Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

EL HORROR Y EL ALFABETO

MARIANO GistaínMARIANO Gistaín
19/09/2006

 

José Luis Melero aprovecha sus conocimientos enciclopédicos, su ordenada biblioteca y su red de amigos para armar una historia transversal de la guerra civil en Aragón. Este enfoque, una enumeración bibliográfica, le permite desplegar un western lleno de atrocidades y también, como contrapunto, de buenos sentimientos y destellos de piedad. El resultado es Los libros de la Guerra. Bibliografía comentada de la guerra civil en Aragón (1936-1949) (Rolde), que se presenta esta tarde en Zaragoza y el 28 en Huesca.

El trabajo bibliográfico ya tiene un mérito indiscutible: el recuento de 128 libros y folletos, algunos rarísimos, esconde una labor de muchos años, pero si se hubiera quedado en eso el libro habría sido para especialistas. Melero, como ya demostró en Los libros contados, tiene vocación de bestseller. Las dos antologías de Cuentos Aragoneses preparadas con José Luis Acín y La jota, ayer y hoy, con Javier Barreiro han sido superventas aragoneses. (Prames lanza otro discolibro sobre la jota, con textos también de Melero y de Alberto Turón Lanuza, que desde el 98 mantiene la estupenda web de la Música Tradicional Aragonesa arafolk.net. Por cierto, las VI Jornadas de Aragón en Internet, este viernes --jornadas.blogia.com-- podrían incluir a este profesor y webmaster entre los ponentes).

El enfoque bibliográfico, riguroso y lleno de descubrimientos y novedades, le permite a José Luis Melero dedicarse con total libertad a lo que le gusta: contar historias sin parar. Y también consigue una cosa increible: mostrar una abrumadora erudición sin espantar al lector, insertando indicios, referencias y vínculos en medio de lo que es una narración pura, una tragedia de tiros, emasculaciones, odio vecinal y pasiones desatadas, todo bajo el paraguas de unas abstracciones monstruosas, que justifican y alientan tanta carnicería. Algunas de esas abstracciones, como las religiones, siguen insuflando odio ahora mismo. Cuando ya se te va a salir el corazón por la boca, termina el episodio gore, la Iliada, y el libro te devuelve mansamente al discreto andamiaje: eh, calma, no pasa nada, esto es un listado de libros comentados: la cosa más civilizada y apacible, un mero recuento o registro de títulos. Tras la masacre vuelve la civilización, la escritura, el maravilloso orden alfabético. Una síntesis magistral.

Periodista y escritor

Opinión
El Independiente

Y los catalanofóbicos, ¿qué dicen?

Por: José Luis Trasobares

Políticamente incorrecta

El agua otra vez

Por: Lola Ester

Sala de máquinas

La comunidad de los corazones rotos

Por: Juan Bolea