+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

RELATOS

30 modos de paladear el mundo narrativo de Ferrer Lerín

 

MIGUEL ÁNGEL ORDOVÁS
16/04/2015

30 NIÑAS

AUTOR Francisco Ferrer Lerín

EDITORIAL Leteradura

PÁGINAS 66

PRECIO 15 euros

Merece la pena conocer cómo nació este libro: su autor pidió a 30 amigas que le enviasen una foto de cuando eran niñas junto con un pequeño texto de algún recuerdo infantil. Con esa base, Francisco Ferrer Lerín escribió las 30 breves historias que ahora ha recogido la joven editorial valenciana Leteradura en un libro al que pocos podrán resistirse. Es fácil intuir que el autor se lo pasó muy bien escribiendo 30 niñas, y el espíritu lúdico que está en su origen impregna sus páginas, atrapando a quien quiera entrar en su juego.

En su misma brevedad este libro es además un magnífico muestrario de la maestría que posee la literatura de Ferrer Lerín. Por ejemplo, en la forma en que hace progresar los cuentos, describiendo en algunos momentos amplios meandros narrativos o ejerciendo precisas elipsis en otros, como solamente un escritor de muy buen pulso sabe hacer. O en la obsesión por el detalle en las descripciones de personas, objetos o situaciones, que dan verosimilitud de manera vertiginosa a lo que de otro modo serían sencillamente narraciones alucinantes y alucinadas.

Precisamente una noción de filtro onírico caracteriza también las historias de estas 30 niñas, que poseen una lógica propia --igual que sucede en los sueños--, no exactamente igual a la de la realidad, pero extrañamente parecida. A ese extrañamiento contribuye también el muy depurado estilo de Ferrer Lerín, cuya proverbial elegancia contiene un trasfondo irónico de alta graduación.

Además de estas virtudes, 30 niñas se convierte en una especie de catálogo de cuentos infantiles perversos con diferentes variantes, desde el escrito encubiertamente en verso hasta el cuento tenebroso de terror o el cuento de hadas más inocente pero también el más cruel. Todos igualmente paladeables.