Un camionero residente en Asturias ha fallecido este sábado en un nuevo accidente de tráfico en el tramo sin desdoblar de la carretera N-II, en el término municipal de Candasnos. El siniestro se ha producido a las 2.15 horas de la madrugada, a la altura del kilómetro 409, y se han visto implicados dos vehículos pesados y un turismo en el que viajaban cuatro personas que han resultado ilesas, al igual que el chófer del segundo camión.

Debido a la colisión, que ha provocado la rotura de cristales y la caída de chapa y elementos de los motores a la calzada, la carretera ha estado cortada varias horas. Durante ese tiempo, se ha desviado el tráfico por la travesía de Candasnos.

El fallecido, según la Guardia Civil de Tráfico, es un hombre de 46 años residente en el Principado de Asturias. El accidente ha podido producirse al invadir el lado izquierdo uno de los vehículos implicados.

Una carretera maldita

El tramo que está sin desdoblar de la N-II es frecuente escenario de accidentes graves y lo mismo sucede con los tramos que cuentan con alternativa en la autovía A-2. Así, el pasado 31 de mayo una persona que iba de ocupante en una moto perdió la vida al precipitarse el vehículo por un puente situado en el kilómetro 226 de la citada vía entre Ateca y Terrer por causas que se desconocen.

El conductor de la moto también cayó por el puente, de unos cinco metros de altura. El vehículo en el que se desplazaban quedó tirado en el asfalto, sin precipitarse por el desnivel.

Además, el 21 de enero del 2020, tres personas murieron en otro accidente en el tramo sin desdoblar de la N-II, en una recta cerca de Osera de Ebro, a la altura del kilómetro 256,6. Se vieron implicados dos camiones y dos turismos. Fallecieron los dos chóferes de los vehículos pesados y el conductor de un coche. En el otro turismo viajaban dos personas que no sufrieron lesiones graves. Al parecer, colisión se debió a un fallo en los neumáticos de un vehículo o a un adelantamiento incorrecto.

Ese mismo año, en el mes de febrero , el día 7, falleció un joven de 22 años que iba en moto, residente en Pastriz. Su vehículo se salió de la calzada en una curva y chocó posteriormente con una señal vertical de tráfico en el kilómetro 338 de la N-II, dentro del término de Alfajarín.

Ya durante el confinamiento, el 21 de abril, un camionero murió en un siniestro cuando su vehículo volcó sobre el lado izquierdo y cortó la N-II a la altura del kilómetro 361, en el término de Pina de Ebro. Quedó atrapado en la cabina.

Posteriormente, el 23 de agosto del 2020, una mujer de 30 años falleció a las 22.00 horas en Bujaraloz, asimismo en el tramo de solo dos carriles de la N-II, al chocar dos coches y un camión. Se registraron además varios heridos.

Asimismo, una persona resultó muerta y otra herida grave cuando un camión que invadió el carril contrario chocó frontalmente con un monovolumen en el kilómetro 392,5 de la N-II, en el término de Bujaraloz, el 20 de octubre del 2020.

Fin del peaje

Pese a la alta siniestralidad, la N-II nunca será desdoblada, dado que el próximo 31 de agosto terminará la concesión privada de explotación de la AP-2, que corre paralela, en los 91 kilómetros que separan Alfajarín de Fraga y que son, precisamente, los de mayor mortandad.

Ya en la actualidad, gracias a las facilidades concedidas a los vehículos que hacen un uso intensivo de este tramo, en particular camiones, la N-II ha perdido mucho tráfico en favor de la autopista. Además, en los últimos años se han construido variantes en algunas de las localidades atravesadas por la general, lo que ha aumentado considerablemente la seguridad vial en las travesías urbanas.

La N-II, por tanto, dejará en breve de ser una de las vías más peligrosas de Aragón e incluso de España. Y lo mismo sucederá con la N-232 entre Zaragoza y el límite con Navarra debido a la construcción de una autovía, la A-68, que usa solo en parte la plataforma existente para el desdoble.