El Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza ha asegurado este miércoles que no existen diferencias entre la carne que se destina al consumo en España y la que se exporta, al tiempo que ha calificado de bulo que en este país se críen animales maltratados.

En una nota de prensa, el órgano colegial critica las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una entrevista en The Guardian en la que atacaba a las macrogranjas de nuestro país, al considerarlas "una ofensa" para todos los profesionales, técnicos, industriales, investigadores y ganaderos que diariamente trabajan "para poner en la mesa de los consumidores carne y productos cárnicos saludables y de calidad procedentes de animales criados en España".

El colegio de Veterinarios atribuye a Garzón las afirmaciones, publicadas en inglés, de que “España exporta carne de mala calidad de animales maltratados”, cuando, aseguran, en este país "se trabaja bien" y "la cadena de trazabilidad funciona desde que nace un animal en la granja hasta que llega al consumidor".

"Los veterinarios y ganaderos españoles trabajamos para criar animales sanos y en óptimas condiciones de bienestar animal. En las granjas se verifica la salud de los animales, en el sacrificio se inspecciona y garantiza la calidad y seguridad de la carne, y tras el sacrificio y hasta su consumo, se controla su manipulación, distribución y venta", precisan.

Es por lo que califican de bulo que España exporte carne de mala calidad o se críe animales maltratados, cuando existe normativa aplicable en bienestar animal en la explotación, en el transporte y en el sacrificio; que la ganadería contamine el agua y el suelo porque también hay una normativa que regula la actividad ganadera; que los médicos y nutricionistas muestren su apoyo al no consumo de carne; que si no se reduce el consumo de carne nos enfrentamos a la contaminación y el cambio climático, o relacionar la ganadería con la desertización o las macro granjas con carne de mala calidad.

Este organismo asegura que los integrantes del sector cárnico de España están "muy orgullosos" del trabajo que realizan en este campo y advierten de que las declaraciones del ministro "generan impotencia, desasosiego, ansiedad y desesperación en el sector y en los profesionales".

En su entrevista, Garzón defendía la sostenibilidad de la ganadería extensiva si bien reconocía que las macrogranjas "contaminan" el agua y los suelos y producen una carne de "peor calidad" además de que suponen un "maltrato animal"