La unidad que, por ahora, no ha sido posible entre el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, sigue inquebrantable en los territorios que, de celebrarse los Juegos de Invierno en 2030, acogerían buena parte de las pruebas y recibirían el impacto directo de un acontecimiento mundial de tales repercusiones.

A ambos lados de frontera porosa que separa la comarca de La Ribagorza en Huesca del Valle de Arán, en Lérida, los responsables políticos reclaman retomar la vía del diálogo para conseguir armar la candidatura olímpica. Pese a la suspensión de la reunión prevista en Balaguer, confían en que la Generalitat y la DGA sean capaces de ponerse de acuerdo en un proyecto común que tenga al Pirineo aragonés y catalán como protagonista.

«El Pirineo es de todos y de nadie, es un territorio que ha estado olvidado mucho tiempo y que no ha albergado nunca unos Juegos Olímpicos. Decimos lo mismo que siempre: tiene que haber una candidatura en igualdad. Plantear la preeminencia de un territorio sobre otro es un error», asegura la síndica del Consejo General del Valle de Arán, María Vergés, del PSC.

"El Pirineo es de todos y de nadie, es un territorio que ha estado olvidado mucho tiempo y que no ha albergado nunca unos Juegos Olímpicos"

María Vergès - Sindica del valle de Arán

Este mismo viernes el consejo de alcaldes del valle corroboró el apoyo a la candidatura conjunta. «Nos preocupa que esto pueda descarrilar por cuestiones políticas o de protagonismos», lamentó, aunque mostró también su esperanza en que «se retomen los contactos y se produzca la reunión entre Lambán y Aragonès». Ambos son conscientes, dijo Vergés, de lo que significaría albergar estos Juegos para el territorio.

Reunión de alcaldes de las comarcas pirenaicas en Viella, de la mano del Comité Olímpico Español.

Reunión de alcaldes de las comarcas pirenaicas en Viella, de la mano del Comité Olímpico Español. EL PERIÓDICO

El río Noguera Ribagorzana traza la frontera entre Aragón y Cataluña. Del lado aragonés, la alcaldesa de Montanuy, donde las relaciones con Cataluña no solo son de vecindad sino muchas veces familiares, económicas, comerciales y de servicios públicos compartidos, como el colegio, califica directamente de «vergüenza» que los líderes autonómicos no sean capaces de ponerse de acuerdo para hacer los Juegos de 2030.

"Si no retoman el diálogo, perderemos la oportunidad histórica de poner a los Pirineos en el mapa"

Esther Cereza - Alcaldesa de Montanuy

Esther Cereza (PSOE) considera que, si no se reconduce la situación, «perderemos la oportunidad histórica de poner a los Pirineos en el mapa». Es consciente de que la candidatura «peligra» y, por eso, hace un llamamiento a mantener las conversaciones para poder optar a albergar el sueño olímpico. «No son solo los Juegos; son los puestos de trabajo que se generan y las infraestructuras que se desarrollarían en todo el territorio, de una forma sostenible, y adaptando las infraestructuras al entorno, y no al revés», reflexiona.

Ignacio Abadías (PAR), alcalde de Benasque, ve el futuro «lleno de incertidumbre» por la «prepotencia de los catalanes, que solo quieren ser ellos quienes hagan los Juegos». El alcalde, que estuvo presente en las dos citas en Viella y en Jaca para apostar por la cita olímpica, recuerda que en el territorio no hay discrepancias. «Todos los alcaldes estábamos de acuerdo», señala. Pese a la «mala noticia» de la reunión suspendida, Abadías confía en que se retome el trabajo conjunto. «Sería malo dar ya por zanjado un asunto, cuando el acuerdo nos beneficia a los dos», añade.

«Sería malo dar ya por zanjado un asunto, cuando el acuerdo por la candidatura olímpica nos beneficia a los dos, a Aragón y a Cataluña»

Ignacio Abadías - Alcalde de Benasque

Te puede interesar:

Para el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón (PSOE), buena parte del problema lo han traído los focos. «La Generalitat no debería haber puesto este debate en los medios. Se tendría que haber seguido trabajando a nivel técnico en una candidatura equilibrada, porque juntos sumamos mucho y podemos generar un destino internacional con nuestra marca Pirineos», defiende.

Su vecino Fernando Sánchez (PSOE), alcalde de Canfranc, recibió las últimas noticias como un «varapalo». «Ojalá encuentren consensos, porque técnicamente seremos mejores y porque es un momento clave para estrechar los lazos que tristemente se habían perdido», reclamó. La unión, dicen, hace la fuerza.