El transporte marítimo se ha consolidado como un sistema de vital importancia en el desarrollo socio económico del país, y es que a través de él se importan y exportan recursos tan estratégicos como la energía, además de permitir ofrecer servicios logísticos para la industrias presentes en el día a día de la sociedad, como son la construcción, la automoción, la alimentación, el textil, o incluso servicios sanitarios y farmacéuticos

Se estima que alrededor del 90% del comercio mundial se mueve a través del transporte marítimo internacional. Esto obliga a los operadores logísticos a plantearse una serie de preguntas acerca de la mejor manera de adaptarse a esta realidad.

Para dar respuesta a todas ellas, EL PERIÓDICO DE ARAGÓN organizó el 19 de abril un foro digital en el que representantes de varios de los principales puertos españoles –el Puerto de Barcelona, el Puerto de Tarragona y el Puerto de Algeciras, y el puerto seco de Aragón, la Terminal Marítima de Zaragoza–, debatieron sobre el presente y futuro del transporte marítimo desde Aragón, los retos y oportunidades que conlleva y los proyectos que tienen en marcha desde las diferentes autoridades portuarias para potenciar este tipo de transporte. Un encuentro moderado por el periodista Jorge Heras.

Una alianza con Aragón

Los principales puertos marítimos han visto en Aragón un gran aliado por su potencia logística, reconocida en el ámbito nacional e internacional por su ubicación geoestratégica, capacidad de conectar corredores y rutas, intermodalidad, concentración de actividad económica y disponibilidad de espacio.

Ramón Adé Allué, director gerente de la Terminal Marítima de Zaragoza Servicio Especial

Para Ramón Adé Allué, director gerente de la Terminal Marítima de Zaragoza (TMZ), los datos sobre lo que representa la terminal para la comunidad son curiosos. «Aragón no tiene mar pero paradójicamente en los últimos diez años ha sido la región de España que más ha crecido en transporte marítimo, lo que muestra –según explicó Adé– el grado de aperturismo que ha tenido nuestra región».

Además, durante años la TMZ «ha actuado como dinamizador, ayudando a las empresas aragonesas a salir de forma más eficiente y competitiva al exterior, al actuar como un puerto tanto operativa como administrativamente», dijo Adé, añadiendo que en muchas ocasiones cuentan con el apoyo de otros puertos, que «entienden que la colaboración con la TMZ es beneficiosa para ellos, ya que evita el acceso por carretera a los puertos, que generalmente se encuentran en zonas muy congestionadas».

Adé: «El sistema portuario español ha logrado demostrar grandes capacidades de resiliencia ante momentos críticos»

En el caso del Puerto de Tarragona, su relación con Aragón viene de lejos. Así lo explicó su responsable comercial, Jordi Anglés Jové, quien remarcó que el puerto tarraconense «sido históricamente puerta de entrada de dos productos importantes para Aragón, como son el carbón que se usaba en la central térmica de Teruel y todo el cereal que se consume en la zona del valle del Ebro». Aparte de esos tráficos, se están añadiendo «servicios que aportan valor y competitividad a las empresas aragonesas, como un servicio Ro-Ro que nos conecta con Turquía, muy competitivo en el Mediterráneo, y realizando importantes desarrollos ferroviarios en contacto con las terminales de Aragón».

Asimismo, el jefe del departamento de Desarrollo de Negocio del Puerto de Algeciras, Nicolás Martínez, detalló que Aragón «ha tenido la capacidad de atraer la inversión y el posicionamiento de grandes actores y cargadores a nivel nacional a través de los cuales se ha concentrado un gran volumen de carga», lo que lo convierte en un «caso de éxito de plataforma logística multimodal, además de un modelo a aportar a otras zonas del territorio nacional». En su caso, independientemente de que sean los que se encuentran a mayor distancia de Aragón, están «gestionando grandes volúmenes de contenedores que tienen como destino final Zaragoza y, coordinando muchos de ellos –como presagiaba Adé– con la TMZ».

Es ese carácter multimodal que mencionó Martínez uno de los aspectos que resaltó Luis Puzo, delegado en Aragón, Navarra y La Rioja del Puerto de Barcelona, del transporte de importación y exportación. «Los puertos son punto de entrada y salida, pero también hay que tener en cuenta toda la infraestructura que tiene alrededor». 

Aragón cuenta con una plataforma logística como Plaza y un aeropuerto que «es el segundo en carga, pero el primero en cargueros puros, lo cual hace más atractivo para cualquier empresa posicionarse como potencial hub». Puzo añadió que tener «plataformas intermodales te hace más flexible a la hora de tomar decisiones y vascular los datos que han obtenido».

Un mercado al alza

A pesar del contexto de incertidumbre que se está viviendo en todos los sectores a consecuencia del covid, los conflictos bélicos o en el caso particular del transporte, del bloqueo del Canal de Suez, el tráfico internacional de mercancías ha ido al alza. La TMZ experimentó el año pasado un crecimiento de un 20% con respecto a 2020, aunque Adé pidió que se tomaran los datos con cautela puesto que son cifras obtenidas tras «una cierta sobrecorrección por parte de la industria».

Luis Puzo, delegado en Aragón, Navarra y Rioja del Puerto de Barcelona. Servicio Especial

Puzo destacó que, igualmente, el año récord del transporte fue 2019 y que 2021 se quedó «un 3,54% por debajo de ese año». 2021 supuso «una recuperación del 2020, que fue un año de parón». Asimismo, quiso comentar que «los tres primeros puertos a nivel nacional, entre los que está el Puerto de Barcelona, representan el 46% del volumen nacional, algo que está ligado al crecimiento y, en el caso de Aragón, a la zona geográfica o estratégica que cubre, representando el 13% del PIB nacional».

El representante del Puerto de Algeciras, por su parte, destacó la importancia de los puertos españoles a nivel nacional, porque «a pesar de haber tenido que gestionar tiempos difíciles el sistema portuario español ha respondido con muy buena nota, lo cual habla muy bien nuestro sistema portuario».

Puzo: «La intermodalidad es muy importante, te hace más flexible a la hora de tomar decisiones y vascular los datos obtenidos»

A la hora de hacer frente a esos retos, Anglés apuntó hacia «una planificación más a corto plazo, tratando de reducir impactos y buscando nuevas oportunidades para continuar con el crecimiento a todo el hinterland (área de influencia) que damos servicio».

Proyectos entre manos.

Este contexto no ha hecho más que fomentar el trabajo que se está haciendo desde las terminales para impulsar el potencial de los puertos españoles en cuanto al transporte de mercancías. Por ello, cuentan con algunos proyectos entre manos que buscan, entre otros, ampliar sus terminales y dársenas para dar respuesta a las necesidades del mercado.

Es el caso de la TMZ, que se encuentra inmersa en un proyecto de ampliación «que busca incrementar la capacidad ferroviaria a través de vías más largas, para poder adaptarnos a la nueva realidad de la infraestructura que va a conectarnos con los puertos, haciendo a su vez trenes más largos para que sean más eficientes».

El objetivo es convertir la TMZ en «una terminal pasante», que significa que los trenes podrán acceder a las instalaciones de manera más rápida», especificó Adé. Además, quieren incrementar su zona de almacenamiento de contenedores tanto de seco como de Reefer (para mercancías congeladas), que es una de sus especialidades, «ya que estamos en Mercazaragoza, con especialización en el sector agroalimentario», agregó.

Nicolás Martínez, jefe del departamento de Desarrollo de Negocio del Puerto de Algeciras. Servicio Especial

En el caso de Algeciras, fue en la primera década de los 2000 cuando su puerto creció e incorporó nuevas infraestructuras, anexionando «70 hectáreas de infraestructuras portuarias, lo que supuso la incorporación de una capacidad muy representativa», relató Martínez. Durante estos años lo que han venido haciendo, según su representante, ha sido «atraer proyectos para diferentes actividades en Isla Verde Exterior, como la terminal de TTI Algeciras, una inversión que fue la primera terminal semiautomática del mediterráneo», y también proyectos de almacenamiento de granel líquido.

El Puerto de Tarragona destacó que se encuentra en «una fase inversora», con proyectos en marcha como Horizonte 2023, «año en el que van a finalizar muchos proyectos internos y externos que van a posicionar al Puerto de Tarragona como una zona muy importante en mercancías de carga general». Este plan engloba diferentes proyectos como «una nueva zona de actividades logísticas, que va a añadir 100 hectáreas nuevas de suelo, o el desarrollo ferroviario de nueva terminal en Guadalajara-Marchamalo».

Martínez: «La autopista ferroviaria va en la línea de todas las estrategias de descarbonización y reducción del CO2»

Puzo afirmó que el Puerto de Barcelona está inmerso en su cuarto plan estratégico, que va del año 2021 al 2025, donde «va a haber inversiones por valor de 81 millones de euros en el puerto, focalizadas mayoritariamente en el acceso ferroviario para ser más eficientes y lograr operaciones más ágiles en todos los trenes que entran y salen del puerto». También acometerán una «ampliación de diez apeaderos de 750 metros en la línea entre Barcelona y Madrid, que va a hacer más eficiente ese corredor que va ligado al corredor del Mediterráneo».

La Autopista Ferroviaria

Si hablamos de proyectos de futuro en el ámbito del transporte, es necesario mencionar la Autopista Ferroviaria en la que se está trabajando entre Algeciras y Zaragoza, que se prevé que entre en funcionamiento en 2024.

Para el Puerto de Algeciras «es un proyecto que va en línea con todas las estrategias de descarbonización y de reducción del CO2, fundamentado por el gran volumen de tráfico que gestionamos principalmente con Marruecos, que sigue creciendo», indicó Martínez, quien anunció para 2026 un incremento de los 400.000 camiones que gestionan anualmente a alrededor de 600.000, lo cual es «un tráfico muy importante que hay que sacarlo de la carretera para complementarlo con el ferrocarril».

Para Adé es una gran noticia que se desarrollen este tipo de proyectos en el transporte rodado, el cual se refirió como una «una asignatura pendiente tanto en Aragón como en España». No es el caso del transporte marítimo, donde «hemos sido pioneros y nos han acompañado el resto de plataformas». Adé dijo que el objetivo es que este proyecto, que conecta el sur de España y el norte de África con el norte del país, continúe posteriormente hacia otras zonas de Europa para lo que es necesario «desarrollar una infraestructura de conectividad acompañada por una apuesta por el tren de mercado».

Jordi Anglés Jové, responsable del departamento comercial del Puerto de Tarragona Servicio Especial

Zaragoza es el destino elegido al ser un punto concentrador y estratégico, «no solamente del flujo contenerizado del Puerto de Algeciras, sino de muchos de los tráficos que tienen origen o destino Marruecos, con grandes operadores de transporte terrestre que tienen base en Aragón», señaló el representante de Algeciras.

Asimismo, para Adé el proyecto trae consigo «una apuesta por mejorar las infraestructuras entre Algeciras y Aragón y que pueda continuarse hacia Europa», y destacó que venga acompañado de «mejoras en materia rodante, que haya más vagones más adaptados y más locomotoras para que la intermodalidad sea competitiva con respecto a la carretera». 

Este proyecto es importante para muchos puertos directa o indirectamente. Es el caso del Puerto de Tarragona, que aunque en esta primera conexión no está directamente involucrado, «si este proyecto sigue en la actual línea ferroviaria entre Zaragoza, Tarragona y Barcelona y continua hacia la conexión con Francia va a ser de mucho interés», explicó Anglés

Además, el responsable comercial del Puerto de Tarragona matizó que el desarrollo de las autopistas ferroviarias «puede abrir un abanico muy interesante para servicios Ro-Ro, que pueden contar con una buena optimización en el puerto, para que la conexión entre el muelle y la terminal ferroviaria sea lo más óptima posible para que estos semirremolques puedan, en el caso de importación, salir del buque, entrar en el tren y directamente continuar hacia el destino final».

El aumento de precios

Otro de los factores a tener en cuenta es el imparable aumento de los precios, entre los que se incluye el aumento del precio de los fletes –costo a pagar por el desplazamiento de una carga–, que se ha multiplicado.

En el caso del Puerto de Barcelona, durante la pandemia aceptaron un pacto de no ingreso de 30 millones de euros para tratar de favorecer a la economía. Ahora que la industria se encuentra más estable apuntó hacia una inversión «para la electrificación, ir más hacia la intermodalidad y hacia la digitalización que nos ayude a ser más eficientes, ya no solo en las operaciones portuarias sino en esta interconectividad».

Para Martínez este aumento de precios, que se ha vinculado muchas veces con la pandemia, es consecuencia de otros muchos factores, como «las dificultades que se están viviendo en algunos puertos asiáticos, de los cambios en las tendencias de consumo o de la restructuración de esos flujos a través de las navieras». 

Todo ello, más que al coste del flete, Martínez consideró que a lo que afecta es al mercado. De la misma forma, estimó que los puertos se ven más afectados por «la distorsión y los efectos que todos estos aspectos han tenido en los servicios marítimos y los servicios regulares que hemos tenido con esos principales mercados».

Anglés: «En 2023 finalizarán muchos proyectos que nos posicionarán como una zona muy importante de carga general»

Tanto el Puerto de Tarragona como la TMZ coincidieron en que en sus casos, no solo no han tenido un impacto negativo en ese sentido sino más bien al contrario, puesto que al consultar sus datos se puede apreciar un incremento del tráfico. Anglés lo achacó en su caso concreto a que en muchas ocasiones al hablar del precio de los fletes «se focaliza mucho en el transporte por contenedor y en nuestro puerto trabajamos más con graneles, tanto líquidos como sólidos, y en estos sectores los fletes incluso se están reduciendo en productos concretos». 

Adé afirmó que el aumento de los fletes no ha afectado a la actividad, sino a la economía, y en su caso se han visto más afectados por «las tensiones y desfases de los últimos años entre la oferta y la demanda de la capacidad de transporte marítimo».

Aun así, Adé consideró que, «teniendo en cuenta temas como la pandemia, el bloqueo del Canal de Suez y otras características, el sistema portuario español ha demostrado una gran madurez, ya que se han podido solventar estas situaciones de una forma bastante buena». Esta situación ha permitido que siempre se haya podido responder a la demanda, «demostrando grandes capacidades de resiliencia ante momentos críticos».