Kiosco

El Periódico de Aragón

EN PRIMERA PERSONA

La cara joven de la reforma laboral: "Soy la única de mi promoción con un contrato indefinido"

Una joven aragonesa relata como su primera experiencia profesional le ha llegado con un contrato indefinido y a jornada completa

María llega a su primera experiencia laboral con un contrato indefinido. El Periódico

María Serrat de 22 años, hasta hace menos seis meses cursaba el último año de Administración y Dirección de Empresas en la facultad de Economía de Huesca de la Universidad de Zaragoza. Ahora, tiene un contrato indefinido como administrativo en la Comunidad Propietaria De Montes y Asociación de Ganaderos de su localidad natal, Alcañiz.

«Fue un conocido el que me dijo que iba a salir la oferta de trabajo a través del Inaem, me apunte, mandé el curriculum y me llamaron para la entrevista», relata la joven alcañizana.

Fue en enero cuando a la joven se le presentó la oportunidad, en aquel momento a María todavía le quedaban dos asignaturas y entregar el trabajo final de grado para finalizar sus estudios. «El curriculum lo mandó mucha gente pero la entrevista solo la hicimos cinco personas, todos eran mayores que yo», cuenta la joven.

Desde el primer momento la oferta incluía un contrato a tiempo completo e indefinido. María asegura que fueron los que ahora son sus jefes los que no pusieron ninguna traba porque no hubiera completado los estudios. «La misma semana de la entrevista tenía los últimos exámenes de la carrera, ellos fueron los que me dijeron que me esperaban y que si aprobaba los exámenes estaba contratada», explica.

Durante las primeras semanas María tuvo que compaginar el nuevo trabajo con los últimos retoques de su TFG. Respecto al resto de sus compañeros y amigos, la joven asegura que su situación no es la más común : «De mi clase, soy la única de las pocas que esta trabajando y estoy prácticamente segura de que la única que tiene un contrato fijo» explica. «Con mi grupo de amigos, los que están trabajando tienen contratos o de prácticas o temporales que se han ido renovando con el tiempo», añade la joven.

Respecto al futuro, la joven asegura que aunque el contrato sea indefinido, su permanencia en la empresa no tiene porque serlo. «Al final siempre aspiras a más, un tiempo en casa para ahorrar antes de independizarme siempre viene bien pero supongo que acabaré buscando algo mejor».

Compartir el artículo

stats