Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

UNA ACTIVIDAD EN AUGE

La logística aspira a crear 13.000 empleos en Aragón en tres años

El sector se enfrenta al reto de atraer talento y formar mano de obra especializada para no morir de éxito / La comunidad emerge como referente europeo y confía en seguir captando inversiones empresariales

La consejera Marta Gastón, este miércoles durante su intervención en el expositor de Aragón Plataforma Logística (APL) en la feria sectorial SIL de Barcelona. GOBIERNO DE ARAGÓN

La logística aragonesa vive un momento de euforia. Las ampliaciones de Plaza, la nueva plataforma de Zuera, el desembarco de gigantes de la distribución, grandes operaciones de suelo... Los anuncios de inversiones son una constante con cifras de dinero y empleo que nublan la vista. Ni siquiera la pandemia o la incertidumbre económica generada por la guerra de Ucrania han frenado una positiva tendencia, un éxito que la comunidad autónoma exhibe esta semana en Barcelona en el marco del Salón Internacional de la Logística (SIL), la mayor cita del sector en el sur de Europa. La eclosión de esta actividad promete generar miles de puestos de trabajo en los próximos años. Hasta 13.000 de aquí a 2024 o 2025, según las estimaciones de los operadores de este mercado.

La «atracción y capacitación de talento» para contar con mano de obra especializada en las grandes cantidades que se requieren es, precisamente, el «principal reto» al que se enfrenta la comunidad para no morir de éxito en este ámbito. Así lo cree Ángel Gil, del clúster logístico de Aragón (Alia), una de las entidades del territorio que participan estos días en el SIL. «Lo prioritario ahora mismo es la formación», señala.

Las cifras de empleo que prometen generar todos los proyectos que hay en marcha son abrumadoras. Unos 4.000 puestos de trabajo en el centro alimentario que BonÀrea construye de Épila, 2.500 en las naves que el promotor logístico Montepino edificará en el polígono Malpica, 2.000 en la nueva área intermodal de Tamarite de Litera, 2.000 en los almacenes que Amazon levanta en Plaza y Centrovía (La Muela) o 300 en la ampliación de las instalaciones de Inditex, entre otras iniciativas. Para cubrir esta fuerte demanda de personal «tendrá que venir gente de fuera», apunta Gil.

El reto de contar con suficiente empleo cualificado es compartido por el Gobierno de Aragón, que está trabajando en diferentes líneas para dar respuestas a las necesidades que pueden darse. «Se van a poder cubrir las vacantes previstas para los próximos años», aseguró este miércoles la consejera de Economía, Planificación y Empleo, Marta Gastón, durante su participación en el Salón Internacional de Logística (SIL), donde el Ejecutivo autonómico cuenta con un expositor para dar a conocer su oferta global en esta materia (infraestructuras, suelo, formación, investigación y servicios).

Un imán para atraer a otros sectores

«No va a faltar mano de obra cualificada», recalcó. En este objetivo se va a volcar Aragón Plataforma Logística (APL), la empresa pública creada hace cinco años para plasmar la apuesta estratégica de la DGA por este sector. «Va a implicarse en la formación a diversos niveles», agregó. En este sentido, adelantó que «la logística digital será el centro» de esa capacitación. «Con la implicación de los distintos actores seremos capaces de dar respuesta a esa necesidad» de personal.

No cabe duda de que Aragón se ha consolidado como un referente internacional en este campo. Gastón afirmó que la sociedad APL –que ella preside– «ha hecho realidad» la propuesta de encabezar a escala europea el dinamismo de un sector económico que ha encontrado en la comunidad «un referente de captación de inversiones» y «ha sabido responder» al crecimiento de la demanda motivada por el auge del comercio electrónico.

El objetivo, subrayó la consejera, es «seguir emergiendo» en este sector «estratégico» y «tractor» para la atracción de inversiones en actividad adicionales como la química o la farmacéutica. «Serán muchos más los proyectos empresariales que se fijen en nosotros y acaben llegando», afirmó en su intervención.

En este contexto, la logística se abre paso en Aragón como alternativa a la industria, pero también como enganche para la atracción de inversiones en otras actividades. El sector está en ebullición, tiene cada vez un mayor protagonismo en la economía regional y registra niveles de demanda no conocidos en años anteriores. Actualmente, representa entre el 5,3% y el 5,6% del PIB de la comunidad, pero su peso real es mayor porque en estas cifras solo se incluyen las empresas registradas bajo este epígrafe y no las vinculadas a otros negocios relacionados. Cuenta además con casi 26.000 afiliados a la Seguridad Social, un número que seguirá creciendo con todos los proyectos empresariales que están desarrollándose.

Desde la Organización Empresarial de Logística y Transporte (Uno) creen que esto es solo el principio y pronostican que en un plazo de diez años o menos será el primer sector económico de la comunidad o le faltara muy poco para serlo.

Al margen del empleo, otro de los grandes desafíos de Aragón en materia logística pasa, según el clúster Alia, por potenciar los corredores ferroviarios de interior para convertir a Zaragoza en el mayor centro (hub) de trenes de mercancías del sur de Europa. En un primer plazo, Ángel Gil confía en poder reanudar las conexiones de mercancías y viajeros con Francia a través del paso de Canfranc, algo que se prevé materializar a partir de 2025 en el mejor de los casos. «A largo plazo hay que revitalizar los planes europeos de la Travesía Central de los Pirineos (TCP)», apuntó.

La falta de promociones a riesgo, la mayor carencia

El sector logístico en Aragón sigue imparable en términos inmobiliarios y comerciales. La contratación de espacios alcanzó los 116.000 metros cuadrados al cierre de 2021, lo que supone el mejor resultado logrado en la historia, según la consultora inmobiliaria CBRE. La superficie de suelo vendida superó los 750.000 metros cuadrados, un máximo histórico, mientras que la inversión en la compra de superficie anotó también uno de sus niveles más altos al rebasar los 176 millones de euros, lo que multiplica por once la cifra de 2020.

Sin embargo, no todo es de color de rosa. «Echamos en falta proyectos a riesgo, propietarios que se lanzan a desarrollar instalaciones sin tener un inquilino o ocupante», afirmó Miguel Ángel Gómez, el director de CBRE en la capital aragonesa. «Faltan naves de calidad construidas en todos los polígonos», apuntó.

Aunque el sector vive un buen momento en la comunidad, con un abultado volumen de operaciones, este experto lamenta que casi todas sean llave en mano (proyectos personalizados) y que abunden las ventas institucionales. «Nos está lastrando la falta de productos disponibles, necesitamos promotores que apuesten por Zaragoza a riesgo», concluyó. 

Compartir el artículo

stats