Hoy en día existen muchas maneras de cuidar del medioambiente, empezando por el hogar. A la hora de comprar una vivienda o reformarla si es de segunda mano, podemos optar por unas ventanas altamente eficientes para conseguir un mayor confort térmico y acústico y un importante ahorro en el consumo energético.

Desde Ariño Duglass, empresa aragonesa especializada en el diseño y fabricación de vidrios para el sector de la construcción residencial y de la industria, su presidente Raimundo García-Figueras explica que «la elección del vidrio es clave para la sostenibilidad, ya que se trata de un material muy circular y aislante con el que se pueden diseñar ventanas que ahorren luz y energía».

«Con una ventana altamente eficiente conseguimos hacer un menor uso del aire acondicionado en verano y de calefacción en invierno, lo cual contribuye al ahorro energético y a la disminución de gases de efecto invernadero», añade Olga Sisqués, responsable de producto de la empresa.

Reducir el consumo hasta en un 30%

La diferencia entre una ventana convencional y otra altamente eficiente es mucha. Con estas últimas, «podemos reducir hasta el 30% el consumo de energía en el hogar», asegura la ingeniera, que señala otros elementos importantes para el ahorro como el marco de la ventana o el aislamiento de la fachada

Para que una ventana sea altamente eficiente, lo ha de ser tanto el vidrio como el resto de sus componentes. Lo habitual es usar marcos de ventana de aluminio con rotura de puente térmico u otros materiales más aislantes, como la madera o el PVC.  

Para que una ventana sea altamente eficiente, lo ha de ser tanto el vidrio como el resto de sus componentes

En cuanto al vidrio, la clave está en su baja emisividad, la cual se consigue colocando un recubrimiento metálico casi transparente sobre el vidrio para que el calor se refleje hacia el lugar de donde viene, en invierno hacia el interior y en verano hacia el exterior del edificio. También existen ventanas de altas prestaciones, que van más allá e impiden que el calor procedente de la radiación solar penetre en el edificio y en las que estas capas metálicas tienen una configuración más compleja. 

Ventana con marco en fibra de vidrio

Dentro de las ventanas de baja emisividad las hay de doble y triple acristalamiento, y con gas argón en su interior en lugar de aire, lo que supone una mejora muy importante en cuanto a la eficiencia. Para hacerse una idea, las ventanas de triple acristalamiento con doble capa de baja emisividad y doble cámara de gas argón son las que se utilizan en la construcción y rehabilitación de viviendas bajo el estándar Passivhaus. 

En sus instalaciones de Zaragoza se fabrican vidrios de altas prestaciones. EL PERIODICO

Por otra parte, el mundo del vidrio no deja de innovar y en Ariño Duglass son especialistas en crear nuevas soluciones para cubrir todas las necesidades de sus clientes. «Ahora mismo estamos desarrollando un nuevo producto que se llama Clara, en el que el marco de la ventana está oculto en el propio vidrio», cuenta Sisqués. Se trata de una ventana pensada para la construcción residencial, de triple acristalamiento y marco en fibra de vidrio que permite que sea 100% reciclable, algo elemental para la economía circular.

Inversión sostenible

Según el presidente de Ariño Duglass, en cualquier proyecto de obra nueva o rehabilitación se debería apostar por ventanas altamente eficientes o de altas prestaciones, que si bien suponen un ligero incremento en el coste, se amortizan rápidamente gracias al ahorro en las facturas de la luz y del gas. Además, las administraciones deberían incentivar su instalación en los proyectos de rehabilitación que se financian actualmente.

La empresa ofrece una amplia gama de soluciones con el plus que da su cercanía

García-Figueras recuerda que Ariño Duglass ofrece una amplia gama de soluciones con el plus que da su cercanía. «Al producir este tipo de vidrios en Aragón, la huella climática y de carbono es mucho menor porque se ahorran muchas emisiones en su transporte». Algo que, según dice, también «se valora en las certificaciones energéticas y ambientales».

Alto grado de personalización

Por otra parte, Ariño Duglass es una de las pocas empresas del sector del vidrio en España que cuenta con una máquina propia de deposición de capas, lo que permite cubrir todas las etapas de su fabricación, desde el diseño hasta la distribución, y alcanzar un alto grado de personalización en cada uno de sus proyectos.

La empresa aragonesa es un referente mundial en el sector del vidrio habiendo desarrollado importantes trabajos en distintos países del mundo. Entre los más recientes figura el edificio de Air Promenade en Niza (Francia), el edificio de oficinas Castellana 94 en Madrid o el centro de innovación DFactory 4.0 en Barcelona. También es responsable de los vidrios del AVE a la Meca y actualmente trabaja con una importante empresa de cruceros de lujo para proveer a sus barcos de este material.