Uno de los retos más importantes para la industria del reciclaje hoy en día es ser más eficiente energéticamente para lograr un impacto mucho más positivo de su actividad en el medioambiente. Un desafío que tienen muy presente en Industrias López Soriano, grupo aragonés especializado en la gestión de residuos con más de cinco décadas de trayectoria .

López Soriano no solo es un referente de la economía circular y el reciclaje de material férrico para la industria del automóvil, la aviación o los electrodomésticos en todo el país, sino que incorpora el cuidado del medioambiente en su actividad diaria con distintas acciones.

Una de ellas es la búsqueda de una mayor eficiencia a lo largo de todo el proceso de recuperación. En 2018, la empresa realizó una importante inversión para la renovación de su flota de vehículos, compuesta por una veintena de camiones encargados del transporte de los residuos desde los puntos de recogida hasta las plantas de tratamiento, y el posterior traslado del material ya recuperado a las fundiciones, donde los deshechos se transforman de nuevo en materias primas. 

Además, está llevando a cabo la sustitución de maquinaria pesada con alto consumo de energía por otra más eficiente, con la adquisición de nuevas máquinas Hidromek y Liebherr (pulpos y palas) para el movimiento de residuos en las plantas. 

«Con ambas acciones, hemos conseguido un importante ahorro en el consumo de energía y también reducir notablemente las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera», asegura María López, gerente del Grupo López Soriano, que también tiene en mente la apuesta por el autoconsumo en un futuro no muy lejano.

Movilidad sostenible 

Como empresa líder del sector del reciclaje, con un índice de recuperación de residuos cercano al 100%, López Soriano se ha convertido en un aliado para centros de estudios y empresas de la industria del automóvil a la hora de impulsar el cambio hacia la movilidad eléctrica y sostenible colaborando en el ecodiseño de sus prototipos, poniendo a disposición sus conocimientos y experiencia en reciclaje para fabricar baterías con un mayor índice de recuperación. En este sentido, ha participado en el proyecto Horizonte 2020 junto a la Fundación del Hidrógeno en Aragón para el diseño de baterías de almacenamiento de hidrógeno, y también ha colaborado con Seat en un estudio sobre la reciclabilidad de las baterías para el vehículo eléctrico.