Kiosco

El Periódico de Aragón

SEGURIDAD CIUDADANA

El medio rural solicita más agentes para una Guardia Civil con cita previa

La mayoría de alcaldes afectados teme que sea el primer paso de los recortes | Todos destacan la labor del cuerpo y piden incentivos para atraer efectivos

Puesto de la Guardia Civil en Alcañiz, el único que abre todos los días en la provincia de Teruel, pero solo de 9 a 14.00. El Periódico

La cita previa de denuncias en la Guardia Civil del medio rural es un proyecto pionero que, tal y como defiende la Delegación del Gobierno de España en Aragón, «se ha probado con gran éxito en otras zonas» y «no va a acarrear ningún recorte de personal», pero que genera diferencias entre los alcaldes de los dos doce cuarteles en los que el Ministerio del Interior va a poner en marcha este servicio.

Los del PP lo critican, mientras que los del PSOE lo ven como una oportunidad de mejora. En lo que coinciden es en aumentar los efectivos, no solo a base de 209 agentes en prácticas que acaban de llegar la comunidad, sino de profesionales que vean atractivo pedir como destino la España vacía a través de incentivos.

La cifra exacta de efectivos no es pública por cuestiones de seguridad, pero en la comunidad hay desplegados en torno a 2.850 agentes en total, divididos 1.200 de ellos de entre los 49 puestos de la provincia de Zaragoza; unos 950 en los 42 cuarteles de Huesca y 700 en los 32 puestos que hay desplegados en Teruel, destacando estos por no abrir ninguno las 24 horas, aunque Alcañiz lo hace todos los días de la semana de 9.00 a 14.00 horas. En Huesca y Zaragoza está la situación un poco mejor y tienen, respectivamente, cuatro y cinco oficinas abiertas al público durante la mañana y la noche.

"Me parece una aberración porque hablan de aglomeraciones y aquí no hay eso"

Alberto Herrero - Alcalde de Calanda

decoration

De ello puede presumir el alcalde de Monzón, el popular Isaac Claver. «Tener el cuartel abierto es una garantía de servicio público y de seguridad», destaca, mientras reconoce que el servicio de cita previa puesto en marcha por Interior le produce dudas porque «hay gente mayor que va a necesitar ayuda porque no van a saberlo hacer».

«Una plantilla deficitaria repercute en nosotros, por lo que es necesario hacer atractivo el medio rural para que vengan agentes y quieran establecerse en el municipio. La Guardia Civil significa eso, atención cercana al ciudadano y cuanta menos gente, menos se abarca», destaca el regidor de esta localidad del Cinca Medio en la que seis becarios del instituto benemérito acaban de recalar y de los que espera que «alguno se quede tras las prácticas».

"Es necesario hacer atractivos nuestros municipios para que vengan guardias civiles"

Isaac Claver - Alcalde de Monzón

decoration

Muy similar se pronuncia el alcalde de Calanda y diputado del PP en el Congreso, Alberto Herrero, quien califica de «aberración» este servicio de cita previa y que «se intente cubrir» con agentes en prácticas. «En Calanda faltan cuatro agentes, ahora nos ponen un servicio de cita previa y hay que pensar que no solo están en mi municipio, sino que cubren otros cercanos, la seguridad está en juego», afirma el primer edil que critica que «se hable de una cita previa para evitar aglomeraciones cuando en el medio rural de eso no hay».

Ayudas

Herrero propone «hacer atractivo el medio rural» con incentivos económicos. «Estar destinado en el País Vasco o en Navarra con la amenaza de los terroristas de ETA iba de la mano de un plus económico. Es el momento de pensar en esto para que vean que un pueblo también puede ser una tierra de oportunidades», señala a la vez que destaca que también se podrían realizar desgravaciones fiscales para los agentes que decidan pedir como destino Calanda o cualquier otro municipio de la España vacía.

En ese intento de «hacer lo posible» para aumentar las plantillas de guardias civiles coincide el alcalde socialista de Calatorao, en la comarca de Valdejalón. En su caso no hay críticas al sistema de cita previa, pero sí admite que «el hecho de que un agente pidiera venir a los pueblos conllevaría fijar población porque tendría familia, consumiría en la tienda de la localidad y si hay niños se pondría en valor también la escuela».

"Ya estamos acostumbrados a la cita previa en el médico y en Hacienda"

Marta Gracia - Alcaldesa de La Almunia

decoration

En estos momentos reconoce que «no se puede quejar» con el número de guardias civiles que hay adscritos al cuartel que hay en la localidad, aunque sí admite que es tal la zona que cubren que ha llegado a suceder que, al llamarlos en mitad de la noche, «te dicen que están a una hora y media de Calatorao, y eso no gusta».

Del mismo partido y en la cercana La Almunia de Doña Godina, su regidora, Marta Gracia, ve en el servicio de cita previa impulsado por el departamento de Fernando Grande Marlaska «toda una oportunidad» porque «hay veces que uno puede ir al puesto y si hay mucho trabajo no te pueden atender». «Estamos acostumbrados a una cita previa en el centro de salud, en Hacienda... No entiendo por qué no en la Guardia Civil», asevera.

Otros alcaldes que se muestran críticos son los de Brea y Alcorisa, Raúl Gracia y Miguel Iranzo, quien se enteró por la publicación de EL PERIÓDICO que se iba a implantar el servicio de cita previa, «En Madrid no saben lo que es un municipio de 3.300 habitantes con una población envejecida. Tendremos que atender a muchas personas que nos pidan ayuda porque no tienen ordenador y pedirles día para que les atienda la Guardia Civil cuando están acostumbrados a lo contrario», afirma el popular Iranzo, quien es apoyado en la crítica por su compañero de Brea. 

Compartir el artículo

stats