Kiosco

El Periódico de Aragón

LA OFERTA GASTRONÓMICA EN ZARAGOZA

La reapertura de Casa Pascualillo: una fusión de cocina aragonesa e internacional

Sus nuevos dueños apostarán por el producto de kilómetro cero para "revalorizar la cultura aragonesa"

Se prevé que vuelva a abrir sus puertas a finales de año. ÁNGEL DE CASTRO

El futuro de Casa Pascualillo no pasará por la cocina italiana, como adelantó ayer este diario. La reapertura de este icono de El Tubo de Zaragoza sí que correrá a cargo de los dueños de La Parthénope, un restaurante de cocina italiana situado frente a las ruinas del Teatro Romano. Sin embargo, se trata de un concepto totalmente diferente, pues se apostará por “una fusión de cocina aragonesa con otras cocinas del mundo”.

“No queremos que se nos eche en falta. Queremos que siga, tiene que seguir”, decía Teresa Blasco, antigua propietaria de Casa Pascualillo, días después del cierre de uno de los establecimientos con más solera de El Tubo de Zaragoza. Su esposo, Guillermo Vela, admitía resignado el fin de su negocio: “Nos costó bastante tiempo decidirnos. Estamos perdiendo dinero y, sin vista a que esto se arregle en un futuro cercano, lo mejor es ‘carterazo’ y a correr”.

Era otoño de 2020, las mascarillas todavía eran obligatorias y el covid y sus restrictivas medidas contra la hostelería se habían llevado por delante a un icono, no solo gastronómico, de la capital aragonesa.

Han tenido que pasar casi dos años para que los deseos de Teresa se vean cumplidos. Y es que Casa Pascualillo vuelve a abrir sus puertas. Con otro nombre, una vuelta de tuerca y otros dueños, pues ya no estarán al frente ni Guillermo ni Teresa, quienes disfrutan ahora de sus años de jubilación.

Una nueva era

Ahora serán Angela Simonetti, Augusto Alois y Massimiliano Buganza, tres italianos afincados en Zaragoza. “El concepto no tiene nada que ver con lo que hacemos en La Parthénope. Vamos a apostar por la cocina de temporada y de kilómetro cero para fusionarla con otras cocinas del mundo”, asegura Angela mientras precisa que “la idea es darle salida a los productos de Aragón y revalorizar la cultura aragonesa”.

La reapertura queda prevista para finales de año. Aunque Angela todavía no desvela el nombre, asegura que “describe una evolución”. Así, pretende que el ambiente gire en torno a esa evolución, pues las tres plantas del local se convertirán “en espacios diferentes, pero con un alma en común”. La coctelería va a ser “contemporánea” y la vermutería se moverá “desde la tradición italiana hasta otras del mundo”.

Con muchas novedades aún por presentar, este nuevo negocio recoge el testigo de los 81 años de historia de Casa Pascualillo. Allí, Teresa Blasco pasó “la parte más importante” de su vida, “desde los treinta y pico hasta los 70”. Al respecto, Angela reconoce que “es un edificio con mucha historia” por lo que le van a dar “el valor que merece” con un soplo de aire fresco: “Al final, no existe algo así por El Tubo y resulta innovador. Queremos que El Tubo no solo sea una zona turística para la gente que viene de fuera, sino que también venga gente de aquí”.

Compartir el artículo

stats