El equipo técnico del programa europeo Life ha hallado este lunes en el Maestrazgo (Teruel) el cadáver de uno de los dos quebrantahuesos que formaban parte del proyecto que trata de recuperar esta especie amenazada en el Sistema Ibérico.

Así lo recoge la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos en una nota de prensa, en la que indican que a finales de junio se recibían los dos primeros ejemplares de quebrantahuesos que formaban parte del programa Life, y que, diariamente, el equipo técnico se ha encargado de documentar la evolución de los mismos mediante la observación directa de campo y la teledetección.

Por ello, este lunes al ver que la señal indicaba «inactividad», el equipo se ha desplazado hasta la zona y ha encontrado el cadáver del ejemplar macho llamado Sabino bajo un tendido eléctrico propiedad de la compañía Endesa.

Funcionarios del Gobierno de Aragón han trasladado el cadáver al centro de referencia de la Alfranca de Pastriz (Zaragoza), donde un equipo de veterinarios y especialistas realizará la necropsia.

Actualmente, se esperan los resultados para iniciar las acciones administrativas o legales que corresponda.

Sabino era uno de los dos primeros ejemplares (el otro, una hembra, se llama Masía) de los 15 que se esperan incorporar en el territorio durante los próximos cinco años de duración del proyecto Life Corredores por el quebrantahuesos, cuyo objetivo es recuperar la especie en la zona tras más de un siglo de ausencia.

Fue en junio cuando el director general de Medio Natural, Diego Bayona y el vicepresidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, Juan Antonio Gil, liberaron en el Maestrazgo a estos dos primeros quebrantahuesos.

Los ejemplares proceden de huevos rescatados de nidos de alto riesgo situados en el Pirineo aragonés. El objetivo es conseguir recuperar la especie en este entorno de la provincia turolense.