Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

ENTREVISTA
José Antonio Mayoral Rector de la Universidad de Zaragoza

Mayoral: «En 9 meses hemos gastado todo el presupuesto para el consumo de luz»

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, posa para EL PERIÓDICO en los pasillos de Paraninfo, el pasado martes. ANDREEA VORNICU

-¿Es un comienzo de plena normalidad o van a mantener alguna medida covid por prevención?

-No hay previsión de ninguna medida y esperamos que el covid no tome otra dirección.

-Si algo marca este comienzo es la subida de costes en todos los ámbitos. ¿Cómo han diseñado el curso en materia de eficiencia energética?

-Sí que hay medidas planteadas y se van a trabajar en una reunión interna. Los centros han planteado medidas de ahorro y de optimización de usos horarios cada uno en la medida de sus capacidades para hacer esfuerzos y reducir el consumo energético.

-¿Cómo va a ser esa racionalizarán de horarios y los usos de espacios que, a ciertas horas, quedan sin actividad?

-Los centros no cerrarán antes, pero en el momento en el que acaben su actividad académica se aplicarán medidas. Por ejemplo, si se termina a las 19.00 se dedicará un tiempo a vigilar que las luces estén apagadas y las ventanas cerradas. Ese es un esfuerzo para que no haya gastos innecesarios.

-¿A cuánto asciende el gasto actual por consumo energético?

-Ahora mismo ya hemos gastado lo presupuestado para todo el año, que era de casi seis millones. Es decir, de enero a septiembre, en nueve meses, nos hemos comido todo. Por tanto, vamos a empezar octubre ya con sobrecoste.

"Los centros no cerrarán antes, pero en el momento en el que acaben su actividad académica se aplicarán medidas. Por ejemplo, si se termina a las 19.00 se dedicará un tiempo a vigilar que las luces estén apagadas y las ventanas cerradas"

decoration

-¿Y cuánto prevén tener de sobrecoste?

- La previsión era gastar 8 millones más de lo previsto cuando planteamos las medidas de ahorro, incluso llegar a 12 millones si nos poníamos en el peor escenario. En todo caso, confiamos en quedarnos por debajo de los 5 millones de sobrecoste. Aquellas medidas en marzo fueron muy criticadas, pero luego, afortunadamente, nos siguió hasta el Gobierno de la nación.

-¿Esto les cambia mucho el planteamiento?

-Cambia porque el ahorro tiene que dar resultado y estamos haciendo inversiones en sectorializar. El esfuerzo en cambio en iluminación led sigue, pero todo necesita dinero y tiempo. Ya tenemos un edificio de coste energético nulo, Medicina también lo será y vamos en esa dirección. En estos años hemos hecho lo que hemos podido, es lo que hay.

"La situación es muy preocupante, no es dramática, pero lo será si no nos ponemos todos a trabajar. Si alguien no ha vivido este verano, igual no entiende que esto del cambio climático va en serio. Aunque la energía fuera barata, habría que hacer cosas"

decoration

-Si la situación se vuelve más complicada, ¿tocarían a la puerta de la DGA?

-La posibilidad sigue existiendo, pero hemos hecho un trabajo presupuestario estos años muy callado que nos ha permitido dejar la deuda en una cantidad más que razonable con respecto a nuestro presupuesto. Tenemos opciones, de momento, de acudir a deuda a corto plazo. La situación es muy preocupante, no es dramática, pero lo será si no nos ponemos todos a trabajar. Si alguien no ha vivido este verano, igual no entiende que esto del cambio climático va en serio. Aunque la energía fuera barata, habría que hacer cosas.

-¿A cuánto asciende la deuda?

-Un poco menos de 7 millones. Cuando llegué a rector estábamos en 30 millones, la DGA nos ayudó y bajamos a 17 millones. Después pasamos a siete en cuatro años, es una baja muy seria.

-Todo cuesta más dinero ahora. ¿Se han planteado subir el precio de los grados?

-No, es algo que no está en cartera y no nos los planteamos.

-¿Qué resalta del curso académico que empieza?

-Sobre todo que tendremos más de 6.500 personas que van a formar parte de esta gran familia universitaria. Es la mejor noticia. También se entregarán las obras de Filosofía, empezaremos con la obra en Las Anejas, en Teruel, el proyecto de Medicina arrancará y eso está en agenda. Lo que no está es la savia nueva y joven que sigue eligiendo la Universidad de Zaragoza y de eso vivimos.

"Me gusta que haya una ley de la Ciencia, que se apoye y que haya una carrera científica, pero me gustaría ver que todo lo que está en un papel pase de las musas al teatro. Escribir está muy bien, pero poner los euros es un poco más difícil"

decoration

-Va a ser el primer año académico sin exámenes en septiembre. Eso también es un plus…

-Sí, sobre todo para el estudiantado. El rechazo inicial fue menos grave de lo que se dijo. Si se quiere hacer un máster, trabajar o irse de Erasmus hacía falta este cambio. Jaén, Elche, Cádiz y Zaragoza somos los únicos con esa convocatoria. ¿Ese era el mensaje? Con quien compiten nuestro estudiantes son Bilbao, Cataluña, valencia, Madrid, Navarra… Por tanto, estaban compitiendo mal.

-La LOSU (Ley Orgánica del sistema universitario) ya está en el Congreso por procedimiento de urgencia y esta semana ha entrado en vigor la Ley de la Ciencia ¿Contento como investigador?

-La LOSU nos obligará a mucho trabajo y a muchos cambios, pero todo lo que sea innovar para crecer será bueno. Respecto a la ley de la Ciencia, estoy contento como investigador, pero también descontento porque no han entendido que la ciencia también tiene características especiales que sí han tenido en cuenta para la Cultura y los Espectáculos.

Mayoral, en su despacho del Paranfinfo, el pasado martes. ANDREEA VORNICU

-Explíquese...

-Mi decepción es que por mucho que hemos intentado explicar que en nuestro ámbito también hay contratos eventuales porque son proyectos con tiempo y financiación limitada no se nos ha entendido. Me sorprende que la reforma laboral se aplique tan rigurosa para la ciencia cuando muchos proyectos son por obra y servicio, como en la cultura y los espectáculos, lo que incrementará costes. Estoy de acuerdo con la dignificación laboral, pero esto no va a suponer más trabajo estable, sino más costes. Me gusta que haya una ley de la Ciencia, que se apoye y que haya una carrera científica, pero me gustaría ver que todo lo que está en un papel pase de las musas al teatro. Escribir está muy bien, pero poner los euros es un poco más difícil. Tengo fe en que esto algún día sea real y que el sector privado, sobre todo, crea de verdad que aquí en la universidad se crea conocimiento y riqueza.

-Desde hace unos meses cuentan ya con un acuerdo de financiación con la DGA. Pasado el tiempo, ¿fue fácil llegar a un entendimiento o surgieron discrepancias?

-Tenso no fue, pero es verdad que nunca fue sencillo. Se demoró la firma más de lo que preveíamos, pero cuando se llega a un acuerdo de tantos millones hay que pasar unos controles internos que son muy estrictos. En todo caso, no fue un tiempo político, sino de control y transparencia. Javier Lambán y Maru Díaz, así como todos los consejeros, estaban convencidos desde el principio de que la universidad es un auténtico motor de la sociedad. ¿Alguien se ha preguntado alguna vez cómo una comunidad como Aragón puede tener una universidad de este nivel cuando la mayoría de la población está por encima de ser universitario? Es casi un milagro. Este es el mejor acuerdo posible para la universidad. Estoy bastante satisfecho y también comprendo que un gobierno autonómico tiene otras cosas que atender. Ha sido laborioso, pero no duro.

"Tanto con Javier Lambán como con Jorge Azcón mantengo excelentes relaciones, como es obligación de un gestor universitario. Muchos han entendido que la universidad es un activo y si lo comprenden así, solo puede ser para mejor"

decoration

-Viene año electoral. ¿Teme que la agenda política afecte o desvirtúe las acciones hacia la universidad?

-No debería. Tanto con Javier Lambán como con Jorge Azcón mantengo excelentes relaciones, como es obligación de un gestor universitario. Igualmente con la alcaldesa de Teruel, el alcalde de Huesca o el de La Almunia. Tengo relación con todas las instituciones. Muchos han entendido que la universidad es un activo y si lo comprenden así, solo puede ser para mejor. Hay que procurar que todos o prácticamente todos sigan con ese pensamiento. La economía basada en el conocimiento sale de aquí y esta universidad es puntera en muchas cosas.

¿La situación mundial que se vive podría hacer empeorar a la Universidad de Zaragoza en el ranking de Shangai?

-El problema de los ranking es que no se comparan bien. En el de Shangai cuenta mucho tener un premio Nobel, un alumno futuro Nobel o autores altamente citados. Las universidades asiáticas, las americanas de Historia y alguna española están invirtiendo muchísimo en fichar. ¿Qué queremos, fichar a dos Cristianos Ronaldo para estar muy bien en los ranking o tener una muy buena plantilla? Con dos Cristianos seríamos de los 400 mejores del mundo y con una buena plantilla estamos entre los 500 y 600. Esta es nuestra situación natural. Con respecto a España, la Universidad de Zaragoza ha mejorado.

-¿Ya saben qué van a hacer con la residencia de estudiantes Santa Isabel?

-Estamos trabajando sobre ello porque hay varias posibilidades. Tenemos varios edificios en los que tenemos que jugar y pensar cuál es más fácil que sea residencia. Hay que hacer un estudio de costes. La residencia Santa Isabel en las condiciones actuales no se puede hacer alojamiento y nuestra idea es que el Cerbuna resista, por lo tanto las inversiones irán ahí. También tenemos disponible el edificio de Profesores, que sería más adecuado para una residencia, pero en él viven todavía familias. Posiblemente este sería más fácil como alojamiento.

"Nos sorprende que esté habiendo muchas jubilaciones voluntarias desde el covid. Creo que las condiciones de la pandemia, el no venir a clase o el miedo al contacto tuvieron un efecto desincentivador"

decoration

-¿Cuál es ahora la tasa de temporalidad de la plantilla de la Universidad de Zaragoza?

-Al 8% fijado no hemos llegado todavía y es difícil por el perfil de docentes que tenemos. En todo caso, la estabilización de las plantillas es cada vez mejor. Llevamos dos años, a nuestro ritmo, trabajando en la política de estabilizar a los profesores asociados que fueran doctores, tuvieran condiciones y lo desearan. Es algo que está fijando ahora la Losu.

-¿Cuántas jubilaciones hubo el año pasado y cuántas prevén este?

Demasiadas. Es difícil prever, pero nos sorprende que esté habiendo muchas jubilaciones voluntarias desde la pandemia. Eso nos ha cogido por sorpresa porque ya había un porcentaje de caída estimado que se ha sumado a esta situación. Creo que las condiciones de la pandemia, el no venir a clase o el miedo al contagio tuvieron un efecto desincentivador y llevaron a mucha gente a planteárselo. Confiamos en que este año empiece a decaer la tendencia.

Compartir el artículo

stats