Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

ROBOS

La banda del millonario robo en Inditex de Plaza (Zaragoza) afronta 55 años

Los hurtos de ropa y colonias los realizaban los camioneros que realizaban el transporte / Una vez extraída la ropa, la guardaban en la cabina del camión y después se la llevaban a varios domicilios de Zaragoza, de La Muela o la enviaban a Rumanía

Un agente revisa las prendas intervenidas a los 11 detenidos en la operación XXL. EL PERIÓDICO

Inditex fijó su primer gran centro logístico en Plaza en 2003, reforzando la marca Aragón como epicentro de la distribución en España. Desde esta plataforma el gigante textil distribuye sus prendas a toda Europa disponiendo de una serie de elementos de seguridad que permiten a la compañía conocer la trazabilidad del producto e identificar pérdidas o sustracciones del mismo. Pero en 2016 una banda se dio cuenta de que ese sistema tenía una debilidad: las devoluciones. Entre la temporada invierno 2016 y verano 2017 sustrajeron 71.849 prendas y colonias con un valor de casi 2 millones de euros. Fueron detenidos y ahora se sientan en el banquillo de la Audiencia de Zaragoza.

Los once acusados de origen rumano afrontan cada uno de ellos 5 años de prisión que solicita la Fiscalía por un delito continuado de robo con fuerza en las cosas en un concurso de normas con el delito de pertenencia a grupo criminal. Además deberán de abonar una responsabilidad civil que tendrá que fijar la compañía, si bien en su día ya estimó que las pérdidas habían sido millonarias.

Para conseguir sentar en el banquillo a todos ellos, el ministerio público basa su acusación en la investigación por el Grupo de Hurtos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. El detonante de la investigación fue el arresto de un conductor fugado de un control policial de los agentes de la comisaría de Delicias. En su coche hallaron ropa por valor de más de 3.000 euros, y comprobaron que era conductor de camiones para una empresa subcontratada por Inditex, Bahama Trans.

Tirando del hilo, la Policía Nacional descubrió de dónde procedía la mercancía y cómo funcionaba la red. Los transportistas traían la ropa que no se había vendido en las tiendas europeas de la firma y al entrar en España hacían una parada en la que abrían sus propios camiones y extraían algo de ropa o la mercancía que fuese. Suponía entre 5.000 y 10.000 euros de entre material valorado en un millón, por lo que en principio podía pasar inadvertido. No obstante, la empresa de Amancio Ortega pronto empezó a sospechar de que algo pasaba.

Una vez extraída la ropa, los camioneros la guardaban en la cabina del camión, y una vez descargado el remolque en Plaza se la llevaban a varios domicilios de Zaragoza, de La Muela o la enviaban a su Rumanía natal mediante empresas de mensajería.

Les encontraron unos 300.000 euros en mercancía, la mitad en ropa y la otra mitad en perfumes y aparatos electrónicos, como potentes focos de LED, además de euros y libras esterlinas. También les requisaron ordenadores portátiles y teléfonos móviles, que están pendientes de análisis por si pudieran derivar en nuevas líneas de investigación.

Los once acusados, cuyo líder sería I. B. D., se encuentran en libertad provisional desde el día de su arresto por decisión judicial. En aquel momento, ninguno de ellos, defendidos por los abogados Claudia Melguizo, Joaquín Tortajada, Juan José Serra, Victoria Eugenia Gil, Fernando Manuel Pastor y José Javier Pérez Caballero, quisieron declarar, por lo que romperán su silencio en el juicio que se celebre próximamente.

Todas las prendas y colonias procedentes de esta operación, bautizada policialmente como XXL, estaban guardadas en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. Curiosamente estas, junto con 317 botellas procedentes de otra operación, desaparecieron de estas dependencias. Del supuesto hurto de las mismas tendrán que responder dos inspectores policiales, que serán juzgados próximamente.

Compartir el artículo

stats