Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

INICIO DE LA CAMPAÑA

Las residencias de Aragón se blindan contra los virus para afrontar el otoño

Manolo ha sido uno de los primeros inmunizados en la residencia Elías Martínez de Zaragoza. "Ha sido rápido. No me he enterado de nada", ha dicho / Los mayores están concienciados de que la vacuna es "la mejor forma" para evitar problemas de salud

El personal sanitario vacuna a dos mayores de la residencia Elías Martínez, este lunes. ANGEL DE CASTRO

Bien sabe Manuel que el otoño está a la vuelta de la esquina y que con él llegará el frío. Con un marcado acento andaluz, Manolo, como todos le llaman en la residencia Elías Martínez de Zaragoza, es consciente de que las temperaturas en Aragón no son tan cálidas como en su tierra, de la que habla emocionado, y eso le apremia a vacunarse de la gripe y del refuerzo de covid. «Es lo mejor que se puede hacer. Hay que protegerse», aseguraba este lunes tras recibir los dos pinchazos. A sus 87 años y tras dos años y medio de pandemia, no se ha contagiado en ningún momento de covid. «Llevo dos años en esta residencia y estoy muy contento», decía.

Manolo fue uno de los primeros inmunizados esta campaña en Aragón, que comienza una vez más por los centros residenciales. Estos son puntos vulnerables y por eso se vuelven a blindar para evitar cualquier circulación de virus respiratorios en los próximos meses. Antes de que él abriera la veda en la Elías Martínez, a las 10.00 horas el personal sanitario ya estaba preparando toda la logística para iniciar la inoculación de unas 30 personas en el salón de actos de esta residencia ubicada en el barrio de La Paz.

12

Vacunación contra la gripe y refuerzo de covid Ángel de Castro

Un equipo del centro de salud de Torrero-La Paz se ha desplazado hasta la instalación con todos los recursos. «Hemos preparado antes las dosis y en unos 10 minutos hemos puestos todas las vacunas. La organización es muy buena, ya la hemos hecho muchas veces e iremos en las próximas semanas a las otras residencias del barrio», apuntaba a este diario Javier Zamora, uno de los enfermeros que acudió a a la residencia junto a Isabel Alonso y la coordinadora Pilar Mallor.

«Me encuentro muy bien. Me ha puesto un pinchazo aquí (en el brazo izquierdo) y otro aquí (en el derecho). No me ha dolido nada», decía satisfecha una residente. «Yo tampoco me he enterado. Me encuentro fenomenal», indicaba a su lado un compañero. Sus afirmaciones las fueron reiterando, uno tras otro, todos los mayores. «Ya veremos luego cómo estoy, pero no noto nada. Me he vacunado todas las veces. La gripe sí la he pasado algún año, pero el covid no. La vacunación hará que si lo cojo sea todo más flojo. Eso espero», decía entre risas Pilar.

Dosis garantizadas

Con el comienzo de la campaña de vacunación en Aragón se abre un proceso de inmunización que será escalonado. La previsión es inocular a unos 32.000 residentes y personal de estos centros. Después, el 10 de octubre será el turno para los mayores de 80 años, que serán protegidos ya en los centros de salud y, seguidamente, le tocará a los mayores de 60 años y a los grupos de riesgo. "La idea es que a comienzos de diciembre ya haya sido inmunizada la población diana. Es decir, unas 350.000 personas", ha señalado la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, que ha acudido a la residencia Elías Martínez junto a María Victoria Broto, consejera de Ciudadanía y Servicios Sociales.

La llegada de dosis a Aragón está garantizada. "Hay una logística definida para recibirlas a tiempo. Tenemos ya consignadas 350.000 y tenemos la esperanza de que, sobre todo en gripe, se vacune mucha gente para llegar a porcentajes altos", ha dicho Repollés. En este caso, el año pasado se alcanzó un 75% de cobertura, un dato "histórico" que se espera repetir esta año.

Las residencias, lugares clave en la protección

Las residencias siguen siendo, por excelencia, uno de los puntos clave de la pandemia por acoger a un colectivo vulnerable como son los ancianos. Con la situación epidemiológica muy estabilizada, la protección en estos centros es fundamental porque el otoño está a la vuelta de la esquina y la gripe, tras dos años sin hacer acto de presencia, puede llegar con fuerza. De hecho, ya se han producido brotes en residencias en los últimos días.

En cualquier caso, la vida en estos espacios ya parece que ha recuperado la normalidad después de dos años largos muy complicados. Los residentes no llevan mascarilla, se relacionan entre sí, comparten espacios y tienen libertad de movimiento. No hay zonas covid, no hay lugares aislados. Todo ha cambiado para mejor. "El covid nos enseñó la vulnerabilidad de todos los seres humanos, especialmente aquí. Hemos vivido con la pandemia una cruz muy grande, pero la cara ha sido la ciencia porque en tiempo récord hemos tenido una vacuna que nos libra de la enfermedad", ha señalado Broto.

Eso sí, toda persona ajena a la instalación y la que sale al exterior debe llevar mascarilla. Esto parece que, por el momento, va a seguir siendo así. "Las medidas las decreta Sanidad y no somos expertos. La situación está normalizada y la vacuna ha dado pasos muy importantes, pero siempre me he dejado llevar por la prudencia y cuando hablamos de personas vulnerables muchísimo más", ha indicado Broto. "A mí mientras me digan que tengo que entrar con mascarilla a una residencia, no voy a oponerme a nada. Hemos sufrido mucho. Cuando Salud Pública me diga que se puede acceder con normalidad, así lo haré, pero mientras no voy a insistir en nada", ha apuntado.

Compartir el artículo

stats