Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Infancia

Se buscan 300 niños en Zaragoza para inculcarles patrones de vida saludable

El proyecto incluye la alimentación y evitar el sedentarismo / La obesidad infantil se ha duplicado en Aragón y el sobrepeso casi se ha triplicado en los últimos 20 años

El sedentarismo ha crecido entre los más pequeños.

La obesidad infantil se ha duplicado en Aragón y el sobrepeso casi se ha triplicado en los últimos 20 años. Así lo señalan los estudios previos del Grupo Genud (Crecimiento, actividad física, nutrición y desarrollo por sus siglas en inglés) del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (IIS Aragón). La obesidad infantil es considerada una prioridad de la salud pública, y la prevención, en este caso, es esencial. 

De ahí que un equipo liderado por los investigadores Luis Moreno Aznar y Pilar De Miguel Etayo, junto a la Fundación Alcampo haya puesto en marcha el programa Alass (Alimentación, actividad física, salud y sostenibilidad), cuyo objetivo es «promover la alimentación saludable, disminuyendo la ingesta de grasas y también el sedentarismo», señala De Miguel.

El proyecto, en fase inicial –tiene una duración de dos cursos escolares–, busca la adhesión de 300 menores de entre 6 y 17 años (las familias que quieran participar pueden informarse en el 695370293) del barrio Valdefiero-Oliver, donde está situado el centro comercial Alcampo Los Enlaces.

La idea es promocionar los patrones de alimentación saludable, pero además, que «tenga bajo impacto ambiental, sea accesible, asequible, seguro, equitativo y culturalmente aceptable», asegura la investigadora. Además, reconoce que «la pandemia no ha ayudado nada, porque aumentó el tiempo de pantalla y bajó la actividad física», explica, antes de señalar que «todos hemos tirado de alimentación no saludable y rápida». 

A esa situación hay que añadir que los grupos de nivel socioeconómico más bajo tienen dos veces más posibilidades de presentar obesidad, y por tanto, mayor riesgo de diabetes o problemas de corazón. «Fácil no nos lo están poniendo, pero hay alimentos frescos y de proximidad que no tienen por qué aumentar el precio», asevera; y además, incide en que es cierto que «ahorras más tiempo que dinero pero hay que ver la salud».

Importa la promoción de la dieta mediterránea: «agua como bebida principal, la vuelta a la cocina de casa, de cuchara y a llevar un poco de orden en la alimentación y el sueño». A eso hay que añadir el ejercicio diario, ya que, recuerda, la OMS indica que «cada movimiento cuenta, es decir, hay que ser constante a lo largo del tiempo. Hay que jugar más», insiste.

Representantes de la Fundación Alcampo, el IIS Aragón y el Gobierno de Aragón, implicados en el proyecto.

Las edades seleccionadas se debe a que los más pequeños están creciendo «y es cuando se crean los hábitos»; mientras que en los adolescentes «hay demandas del organismo nutricionales mayores y todo lo que está aprendido se desaprende». Son, señala De Miguel, «dos puntos de nuestra vida en los que somos esponjas y aún se puede reconducir para ser adultos sanos».

Una vez seleccionados lo menores, se les realizará mediciones antropométricas, de cintura, cadera, peso y talla, así como la fuerza en la mano. De esos 300 jóvenes «habrá intervención en la mitad»; 150 participarán las actividades habituales del Club Alcampo y los otros, realizarán «talleres gratuitos, dos veces al mes el primer año escolar y en el segundo, uno». El objetivo final del programa es esa promoción de vida saludable y de implicación familiar porque «si beneficia a los niños, también a toda la familia», y, sobre todo, mejorar la salud de los niños de hoy, adultos del futuro.

Compartir el artículo

stats