Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Más de 500 médicos extranjeros ejercen en Aragón

Los Colegios Profesionales señalan que "hay que primar la calidad, no la cantidad" / Más de 27.000 personas optarán a 11.170 plazas MIR, cuyo examen será en enero

Cindy Rodríguez llegó hace cinco años a España y no ha parado de trabajar.

Más de 500 médicos extranjeros están colegiados en los tres Colegios de Médicos en Aragón. En Zaragoza son alrededor de 413 profesionales, provenientes de países como Venezuela, Colombia, Ecuador, Nicaragua, República Dominicana, Argentina o Rumanía. En Huesca son 66 y en Teruel, 42.

Los trámites para poder homologar los títulos de sus países son largos, aunque recientemente se ha aprobado que no supere el medio año. Este es un paso imprescindible para poder acceder al MIR porque en muchos casos de los profesionales extracomunitarios se homologa el título pero no la especialidad. «El problema no es la nacionalidad, sino la formación, que sea equivalente a nuestra formación MIR», aseguran en el colegio de médicos de Huesca, ya que este sistema es el que logró que el sistema público de salud español estuviera en «los primeros puestos del ránking mundial», dicen. Además, añaden que mientras la Administración habla de «números» al tratar el déficit de médicos, «nosotros hablamos de calidad. Ni es cuestión de buscar profesionales debajo de las piedras ni sustituir médicos por enfermeros», señalan.

También hacen hincapié en esa formación el presidente del colegio de médicos de Zaragoza, que asegura que «hay estándares mínimos», por lo que considera «disparatado contratar de forma descontrolada»; y es que cuando un profesional extranjero pide la convalidación de su título han que constatar la veracidad de esa formación y eso lleva un proceso de tiempo que «tiene que agilizarse, pero no siempre es posible», señala Javier García Tirado.

Los sanitarios españoles para poder ejercer la especialización tienen que haber superado el MIR porque «si no, no pueden ejercer» en el sistema público de salud» por lo que «sería un agravio comparativo que otros pudieran hacerlo», señala. Durante la pandemia se echó mano de ellos para cubrir zonas en las que eran necesarias manos.

Ismael Sánchez, del colegio de médicos de Teruel, también incide en el tiempo que cuesta formar a un médico, ya que supera la década. Por eso, desde las instituciones colegiales «llevamos tiempo pidiendo hacer una planificación», asegura. E insiste en que «no consiste en formar a muchos licenciados, sino que todos esos licenciados puedan optar a plazas MIR», puesto que muchos que finalizan la especialidad de médico de familia «van al 061 o a Urgencias», por lo que debería existir plazas de estas especialidades.

Además, también reconoce que a atraer esos profesionales puede perjudicar a sus países de origen porque en cierto modo «se les quita talento»; y señala que en ocasiones España «es la puerta de entrada para el resto de países de la Unión Europea», señala Sánchez.

Más plazas MIR

Considera que paliar ese déficit de profesionales podría darse ampliando las plazas MIR y flexibilizando los criterios para ser centro docente. La próxima convocatoria para la prueba de formación sanitaria especializada tendrá lugar el 21 de enero, por la tarde. A este examen están admitidos un total de 27.239 aspirantes (de 28.837 presentados), que optarán a 11,171 plazas, lo que supone un incremento del 5% respecto a la convocatoria anterior y de un 38% respecto a la de hace cuatro años, según datos del Ministerio de Sanidad. 343 de esas plazas corresponden a Aragón, lo que supone 14 más que la convocatoria anterior. Las más numerosas corresponden a Medicina familiar (82), Enfermera de familia (36), Pediatra (16) y Psiquiatra (10).

Según estas listas provisionales (hay hasta el 23 de noviembre para alegar), 12.251 aspirantes (808 menos que la convocatoria anterior) opositarán una de las 8.550 (342 más) plazas de medico interno residente. De otras disciplinas, 7.847 aspirantes optarán a una 1.961 plazas de enfermería; y 4.012 a 231 de psicología, entre otras.

La adjudicación de plazas se estima que será en abril y la incorporación, a finales del mes de mayo de 2023.

Cindy Rodríguez, médico venezolana: «Nosotros nos ofrecemos para apoyar en Aragón»

Cindy Rodríguez llegó hace cinco años a España desde Venezuela. Su título tardó en homologarse 12 meses pero sus especialidades (cirugía y cirugía cardiovascular, con 16 años de experiencia en su país) no obtuvo el informe positivo. «Nosotros nos estamos ofreciendo a apoyar en Aragón, porque siempre lo hemos hecho», asegura la representante de la Asociación de médicos venezolanos en Aragón, quien señala que «en la época de la pandemia ya lo hicimos porque no había médicos y prestamos nuestro apoyo».

Insiste en que «nuestra intención no es quitar el trabajo a nadie» sino que sea reconocida su labor. Sin la especialidad, la mayoría de estos profesionales «trabajamos en centros privados o en las mutuas», señala, para asegurar que «no dejamos de trabajar».

Hay médicos más jóvenes también venezolanos que están preparándose para hacer el MIR aquí y así poder optar a una plaza porque su idea «es quedarse en el sistema»; pero ella no se lo plantea por su larga experiencia y porque su hija también está en la universidad «y era o ella o yo», concluye.

Compartir el artículo

stats