Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN LA COMUNIDAD

Endesa desgrana su plan para Andorra: color esperanza en las comarcas mineras

Los empresarios y los políticos del entorno reciben con satisfacción el anuncio de la eléctrica, que explotará los 1.202 megavatios liberados por el cierre de la central térmica

Una vista desde el aire de los alrededoresde la central térmica de Andorra en la actualidad. ENDESA

Andorra exigía un futuro de certezas, dejar atrás el letargo de las promesas y parece que por fin comienza a vislumbrarlo. De las buenas palabras e intenciones y de la eterna redacción de los proyectos llegan ya las acciones, las medidas tangibles que deben revitalizar una comarca enterrada poco a poco con el fin del carbón. Este jueves se desvelaron los detalles de la propuesta de Endesa para explotar el nudo energético liberado con el cierre de la central térmica, que venció en el primer concurso de transición justa de España. Y el proyecto ha gustado en el territorio, donde se muestran «esperanzados» ante lo que consideran un proyecto «ambicioso e innovador».

Es de hecho la parte investigadora del plan de Endesa la que más gusta a los responsables políticos y a los empresarios de la zona, que esperan aprovechar y reforzar los vínculos con la empresa eléctrica y situar al territorio como un referente al respecto. Sin embargo, tanto unos como otros creen que la piedra angular del plan es la cantidad de empleo que se generará (6.300 puestos de trabajo indirectos y 370 directos para el mantenimiento de las instalaciones), un empleo que tendrá además «un valor añadido importante» al contar con instalaciones punteras y novedosas como la fábrica de electrolizadores.

«Lo más importante es que incluye un buen número de municipios de varias comarcas, una apuesta por la economía circular y cuenta con todo el tema agrícola. Nada es suficiente en estos casos, pero este proyecto es real y supone la creación empleo y la reactivación para las comarcas del entorno», señala Alejo Galve, el secretario provincial de UGT en Teruel. De hecho, Galve no duda en calificar el proyecto de Endesa, que era la empresa gestora de la central cuando esta cerró, como «el mejor de los planes que había sobre la mesa» al vertebrarse con los negocios locales y generar empleos en la provincia.

El hecho de que el ministerio requiriese cifras muy elevadas para avalar cada megavatio explotado confiere una enorme tranquilidad al territorio. Endesa ha desembolsado ya 220 millones de euros para comprometer los 1.202 megavatios liberados por el cierre de la central y gestionarlos con energía verde, algo que disipa la mayoría de las dudas sobre la ejecución de un proyecto que se desarrollará durante los próximos seis años.

Entre el entusiasmo y la satisfacción

En el municipio donde se levantaba la gran central de Andorra han recibido «con satisfacción» el anuncio de la eléctrica. «Es satisfacción porque según dijo la ministra este era la propuesta que más puntos había sacado por valor socioeconómico», explica el alcalde accidental de Andorra, Joaquín Bielsa. «Nos entusiasma porque esperamos que sea el motor y el tractor que le dé a nuestra zona una segunda vida. Un acicate para que la comarca vuelva a despegar y vuelva a convertirse en un nuevo polo industrial haciendo un efecto tractor para nuevas empresas que apuestan por el I+D+i», dice Bielsa.

También celebra esa apuesta por la innovación el presidente de la Asociación Empresarial Andorra-Sierra de Arcos y Bajo Martín, Roberto Miguel, que califica el planteamiento de Endesa de «balón de oxígeno a largo plazo para todo el norte de la provincia». «Es un proyecto basado en la innovación y supone un reto apasionante para esta comarca, que siempre ha estado expuesta a decisiones políticas que han transformado nuestro modelo económico. Los proyectos locales son bonitos, tendremos que ver qué cantidad de empleo generan, pero sin duda son una oportunidad única para crecer», apunta Miguel.

Andorra y el entorno de las tierras mineras ven por fin un futuro tangible, con puestos de trabajo en la comarca que deberían revertir la despoblación creciente tras el fin de la actividad minera. Desde el territorio le ponen buena cara. 

Compartir el artículo

stats