Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Ganar sin candidato en el PP de Feijóo

Los populares vuelven al origen de la bandera y el himno

Alberto Núñez Feijóo junto a Jorge Azcón, este martes en el Palacio de Congresos de Zaragoza Jaime Galindo

El PP se presentó seguro de que ganará en mayo las municipales y autonómicas en Aragón a pesar de ser uno de los pocos partidos que quedan por definir sus cabezas de lista electorales. Jorge Azcón aún no da el paso –aunque no tardará en hacerlo– y en el partido todos esperan esa decisión, que sigue en el aire desde que hace once meses subiera al mismo escenario como nuevo presidente del PP de Aragón, el cargo que habitualmente marca el camino hacia el Pignatelli.

En el cierre del acto, Azcón y los suyos arroparon a Alberto Núñez Feijóo en una foto de familia de la que ya muchos decían que saldrán los candidatos a las dos principales instituciones, la DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza. Entre Ana Alós, secretaria general del partido; María Navarro, concejala de Hacienda y mano derecha de Azcón en el consistorio; y Mar Vaquero, portavoz parlamentaria del PP, podría estar la terna de candidatas alternativas al por ahora candidato único alcalde y presidente del partido.

Quién sabe si ayer se habló algo del tema en la reunión de media hora que mantuvieron los equipos de Feijóo y el propio Azcón, a la que se sumó también la expresidenta y referente moral todavía del PP en Aragón, Luisa Fernanda Rudi, en una sala aledaña del propio Palacio de Congresos de Zaragoza.

Pese al gran interrogante que sigue en el aire, el partido que este martes se mostró ante los suyos se parece más al PP de siempre. Al que pone el himno de la formación en bucle antes y después de los discursos y que llena de banderines azules y banderas de España la tribuna del público. Aquel que sabe que tiene su fuerza en el territorio y reserva varias de las primeras filas para sus alcaldes.

Un PP, también, menos efusivo, menos enérgico y moderno que en la era Casado, y que se arrancó en contadas ocasiones a aplaudir a sus dirigentes. Casi siempre, a cuenta de la ley del solo sí es sí. Tampoco los discursos, colmados de críticas y más parcos en alternativas, estuvieron al nivel de las mejores intervenciones del alcalde y el expresidente de la Xunta. Pero quedan 180 días para seguir en la carrera electoral. Falta saber quién la correrá.

Compartir el artículo

stats