Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

UN MOTOR ECONÓMICO PARA EL PIRINEO Y GÚDAR-JAVALAMBRE

Cuenta atrás para la temporada de esquí de Aragón

Las seis centros invernales de la comunidad siguen sin fecha de apertura de sus pistas, pero los situado en el Pirineo confían en poder dar el pistoletazo de salida a lo largo de puente de diciembre. Aramón, Astún y Candanchú anunciarán este miércoles oficialmente el día de su estreno

La estación de esquí de Candanchú, este martes cubierta por un abundante manto blanco de nieve. CANDANCHÚ

El inicio de la temporada de esquí en Aragón está a la vuelta de la esquina. La cuenta atrás ha comenzado, aunque ninguna de la seis estaciones alpinas de la comunidad autónoma se apresura a dar por ahora una fecha oficial de apertura de sus instalaciones, una incógnita que podría resolverse este miércoles. Todo apunta a que el pistoletazo de salida se dará en los próximo días coincidiendo con el puente festivo de diciembre, que marca el inicio ideal de la campaña para un turismo blanco que es vital importancia para las economías locales de los valles pirenaicos y la comarca turolense de Gúdar-Javalambre. Ganas no faltan entre los aficionados y las empresas que explotan los complejos invernales, pero no hay una certeza absoluta de cuál será el día del esperado estreno. Todo depende de los avatares del tiempo. Las predicciones meteorológicos no son del todo favorables, ya que no hay previsión de nevadas en los próximos tres días. Las esperanzas están puesta en el fin de semana, cuando sí se espera que bajen las temperatura y caigan copos.

También han caído importantes espesores de nieve en las dos últimas jornadas, lo que permitir consolidar la primera la base de la temporada y eleva las posibilidades de una pronta apertura. Las estaciones aragonesas trabajan a destajo estos días para estar preparadas para ese momento y cruzan los dedos para que se den las condiciones oportunas. El año pasado sí pudieron ponerse en marcha para este puente las seis centros invernales de la comunidad gracias a las grandes nevadas que hubo por entonces. El inicio de la presente temporada es más incierto.

Por lo pronto, las estaciones del Pirineo lucen un manto blanco gracias a las precipitaciones heladas que han traído los primeros frentes de frío polar se han registrado este otoño, que hasta pocas semanas había sido más cálido de lo habitual. De hecho, el mes de octubre ha sido el más cálido de últimos 70 años y en la primera quincena de noviembre también se registraron temperaturas más altas de lo habitual por esas fechas. 

En el grupo Aramón guardan cautela y carecen a día de hoy de una fecha de apertura para sus cuatro estaciones (Formigal-Panticosa, Cerler, Valdelinares y Javalambre). No obstante, trabajan con la expectativas de poder iniciar la campaña a lo largo del puente de la Constitución, al menos, en los dos complejos que tiene en el área pirenaica. Entre el miércoles o el jueves está previsto que la compañía anuncie el calendario estimado para el corte de cinta de la temporada.

Inversiones y novedades del grupo Aramón

"Estamos trabajando para poder abrir en cuanto las condiciones meteorológicas permitan", señala desde la estación de Formigal, buque insignia del esquí aragonés, a través de un mensaje difundido en su cuenta oficial en Twitter. "En cuanto tengamos fecha de apertura, la pregonaremos por todas partes", agregan.

El objetivo para esta temporada del hólding aragonés de la nieve, participado al 50% por el Ejecutivo autonómico e Ibercaja, es superar el listón de los 1,2 millones de visitantes que alcanzó en la campaña pasada. Si el año pasado, el objetivo de sus inversiones estaba en los remontes de Castanesa, Lanuza o Pico Royo, la compañía ha enfocado esta vez sus actuaciones —que asciende a 5 millones de euros— en la experiencia de los esquiadores, dotando a estas áreas de nuevos servicios y espacios gastronómicos con una amplia propuesta actividades. Desde 2015 el montante asciende hasta los 52,7 millones.

En este tiempo, Aramón se ha consolidado como el mayor dominio del sector en España al rozar los 300 kilómetros –en concreto, 294-, además de ser líder en el mercado nacional con una cuota del 25%.

Los planes de Astún y Candanchú

En la estación de Astún, que explota la empresa Eivasa, las perspectivas para la temporada son «positivas», asegura su director comercial Andrés Pita, que confía en poder abrir «probablemente el sábado», aunque dice que dependerá de diversos factores. «Este martes está nevando y este miércoles podremos decir una fecha concreta», indicó.

El centro ha renovado el acuerdo de comercial de colaboración con Candanchú para seguir ofreciendo un dominio esquiable de 100 kilómetros a través de un forfait conjunto.

Astún cuenta con una plantilla fija que ronda los 30 trabajadores, pero llega a emplear hasta 300 personas en los picos de la temporada, una parte de los cuáles ya se han incorporado para ultimar los preparativos.

Candanchú, propiedad de la sociedad Ibernieve, es la estación más optimista de todas sobre la fecha de inicio de la campaña de esquí al haberse sido la más favorecida por las nevadas de los últimos días. Cuenta con una espesores de nieve que van de los 30 centímetros de los zonas más hasta el metro en las cotas altas. «Se están cumpliendo las previsiones del tiempo y eso nos está permitiendo tener una buena base de nieve y a la que hay que firmeza para poder abrir el fin de semana», explicó Álvaro Luna, el director general. El sábado está marcado en rojo en el calendario, pero oficialmente sigue sin contar con una fecha segura para la apertura.

Este centro invernal del valle del Aragón también tiene buenas vibraciones tras los buenos resultados cosechados en la venta anticipada de abonos conjuntos con Astún, cuyas ventas han superado las cifras del año pasado. Candachú alcanza los 150 trabajadores durante la campaña de esquí. Actualmente ha incorporado al 15% de los empleados contratados como fijos discontinuos.

Compartir el artículo

stats