FESTIVIDAD DE SAN JORGE

Lambán reivindica el papel clave de Aragón en la "causa España"

El presidente recalca las bondades del autogobierno sin exigir más financiación ni medidas a Sánchez. Sada pide seguir la senda del "consenso" y contar con las comunidades en la cogobernanza del país

El presidente de Aragón Javier Lambán, durante su discurso en el Día de Aragón.

El presidente de Aragón Javier Lambán, durante su discurso en el Día de Aragón. / Jaime Galindo

Laura Carnicero

Laura Carnicero

Este 23 de abril no ha sido un día cualquiera. El Día de Aragón ha marcado el inicio de la campaña electoral en la comunidad autónoma, el cierre de una de las legislaturas más duras que se recuerda en la democracia –por la pandemia y la guerra de Ucrania– y ha dejado despedidas, como la del presidente de las Cortes, Javier Sada, que se retira de la vida política.

El talento de Ara Malikian, Alicia Asín, los creadores de la revista Turia y el equipo femenino del Club Basket Zaragoza ha subido al escenario de un Palacio de La Aljafería lleno a rebosar para dejar constancia de que el genio aragonés florece en todas las esferas y en todos los rincones.

También fuera de nuestras fronteras, como en el caso del armaño violinista. Solo hay que saber mirar y poner un espejo enfrente: la música, la cultura, la tecnología y la explosión del deporte femenino reflejan que las cosas funcionan en la sociedad civil más allá del ruido y las estridencias que a veces copan las portadas.

Cada 23 de abril es un día de celebración y de reivindicación de lo aragonés. El de este 2023 ha tenido más de lo primero que de lo segundo. El presidente de Aragón, Javier Lambán, y el de las Cortes, Javier Sada, han coincidido en reclamar que la comunidad autónoma ocupe el lugar que le pertenece en la gobernanza del país.

Y han dejado casi de lado el capítulo de las exigencias al Gobierno central, en una legislatura con la financiación autonómica sin reformar, sin ninguna convocatoria de la reunión bilateral Aragón-Estado y sin mencionar siquiera algunas de las frustraciones que han tensado las relaciones con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, como el paso de largo de la Agencia Espacial para Teruel.

Izado de la bandera de Aragón, en el Patio de los Naranjos del Palacio de La Aljafería.

Izado de la bandera de Aragón, en el Patio de los Naranjos del Palacio de La Aljafería. / Jaime Galindo.

Lambán se ha centrado en defender el papel fundamental de Aragón en la "causa España" cuando la política española, volvió a decir, "no pasa por su mejor momento".

"En Aragón tenemos una oportunidad maravillosa para hacer un gran servicio a las grandes causas, como la causa de España como gran proyecto nacional", ha dicho, en un acto que ha cerrado el himno nacional después del sonar el Himno de Aragón, algo protestado después en Twitter, ciudad de los lamentos, por el candidato de CHA y consejero del Gobierno, José Luis Soro.

"A diferencia de lo que pasa en muchos ámbitos de la política, con ruido, frentismo y enfrentamiento, en Aragón hemos conseguido cotas razonables de entendimiento, que la moderación impere y que la transversalidad, el entendimiento entre la izquierda y la derecha no parezca algo imposible", ha reivindicado el líder socialista del cuatripartito.

En el discurso que ha sido también el de su despedida como presidente de las Cortes de Aragón, el socialista Javier Sada ha pedido que los parlamentos autonómicos no sean "islas donde en cada territorio nos miramos el ombligo y aprovechamos para quejarnos de lo que no conseguimos del Estado", sino que reclamen de forma solidaria su "espacio en la acción del país" para "formar parte de las decisiones de España en lo que se llama cogobernanza".

Sada y Lambán se funden en un abrazo, en el Día de Aragón.

Sada y Lambán se funden en un abrazo, en el Día de Aragón. / Jaime Galindo.

Provechoso autogobierno

Ambos líderes sumaron sus voces para ensalzar los frutos del autogobierno tanto en Aragón como en la provincia de Teruel, donde se juega todo en las próximas elecciones. Una defensa de la autonomía que acompaña a los discursos del jefe del Ejecutivo aragonés en el año que se cumplen 41 desde que se aprobó el Estatuto, y cuando La Aljafería celebra 25 de su última restauración. Pero que no se ha traducido en exigir un grado mayor de autogobierno ni de ampliar las competencias que quedan por desarrollar en la carta magna de los aragoneses.

Con todo, cree Lambán que en estas cuatro décadas la comunidad ha dado los pasos suficientes para no mirar con envidia a nadie. "No hay razones para que tengamos complejos, tenemos más talento que nadie para organizar la convivencia y para soñar", ha defendido.

"Podemos decir con orgullo que hemos sido capaces de conformar un modelo económico de éxito, basado en el aprovechamiento inteligente de nuestros recursos naturales y nuestra situación geográfica", ha dicho Lambán, acordándose también de la "paz social" fruto de un "diálogo social eficaz".

Discurso de Lambán ante los galardonados y el presidente de las Cortes, Javier Sada.

Discurso de Lambán ante los galardonados y el presidente de las Cortes, Javier Sada. / Jaime Galindo.

Sada no dejó escapar la oportunidad de pedir a los futuros parlamentarios que no se olviden de practicar el "consenso y los acuerdos, seña de identidad de Aragón". Muchos son los retos, enumeró el presidente de la Cámara aragonesa, como la lucha contra la despoblación, la violencia de género, la atención sanitaria, la incidencia de la tecnología y la inteligencia artificial en nuestras vidas, o el cambio climático.

"Hagan caso al ilustre aragonés, Baltasar Gracián, que reclamaba lo siguiente: ‘no te pongas en el lado malo de un argumento simplemente porque tu oponente se ha puesto en el lado correcto", demandó.

Fuera del protocolo, siendo más Javier que el presidente Sada, el político atecano dedicó unas palabras a su "buen amigo" Javier Lambán, que después le devolvió sus buenos deseos antes de fundirse en un fraternal abrazo.

Entre discursos y galardones hubo espacio para lo más aragonés. La jota sigue zancada tras zancada hacia su reconocimiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, llenó de rasmia y ternura el Patio de los Naranjos en un Día de Aragón en el que los políticos aragoneses miraron también a España, pidiendo paso en ese proyecto común. 

"Que San Jorge nos ilumine"

Aragón es una tierra de genios, una tierra de genio, dijo el presidente de las Cortes, Javier Sada, cuyo poso sigue intacto en un Palacio de La Aljafería donde los discursos se inspiraron de los mejores pensadores, escritores y artistas del lugar.

El recuerdo a la escritora Irene Vallejo por parte de Ara Malikian casi fue el único a una ilustre contemporánea. El genio de Goya, Baltasar Gracián, Ramón y Cajal y el español universal Miguel de Cervantes y su Quijote nutrieron de historia y remembranza el acto del Día de Aragón.

Hasta San Jorge fue invocado. El presidente aragonés en su versión de historiador recordó por qué los aragoneses lo adoptaron como patrón y visto que frente al cambio climático y la sequía toda ayuda es poca, acabó pidiéndole que "llueva en abundancia" y que "nos ilumine para ser pieza fundamental de ese proyecto nacional que es España".