Contenido ofrecido

Descubre los dos proyectos aragoneses premiados por humanizar la sanidad

Los galardones de Teva han reconocido el ‘Jardín Terapeútico y Sensorial’ de Afedaz y el proyecto ‘Alas Musicales’ de la Asociación Somos Música

Entrega de los Premios Humanizando la Sanidad de Teva 2023.

El Periódico de Aragón

Lorena García

Lorena García

Acompañar, empatizar, aliviar y animar es lo que se consigue humanizando la sanidad. Actividades tan comunes como escuchar música, cultivar plantas, estimular los sentidos o interactuar con otros pacientes tienen un impacto muy positivo en el tratamiento de las personas enfermas, sobre todo en su bienestar emocional. Para ellos, y también para sus familiares, puede ser la vía de escape para hacer más llevadera una enfermedad e incluso para volver a disfrutar de las pequeñas cosas. 

Esto es lo que están consiguiendo las dos iniciativas aragonesas que han sido reconocidas en los Premios Humanizando la Sanidad de Teva 2023. Se trata del proyecto ‘Jardín Terapeútico y Sensorial’, puesto en marcha por la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Zaragoza (Afedaz) para personas con esta y otras demencias; y el proyecto ‘Alas Musicales’ de la Asociación Somos Música para todo tipo de pacientes hospitalizados.  

Teva premia a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Zaragoza por su proyecto 'Jardín terapéutico y sensorial para personas con alzheimer y otras demencias'.

Teva

Afedaz recurre a las texturas, aromas y a la naturaleza para estimular a las personas con demencias

El contacto con la naturaleza ha demostrado tener múltiples beneficios para el bienestar de las personas. Un jardín sensorial es una herramienta terapéutica muy poderosa que teletransporta a un mundo de texturas, aromas y sonidos naturales, ayudando en la batalla contra algunas enfermedades como el alzheimer y otras demencias.

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Zaragoza (Afedaz) quiso que los pacientes de su centro de día y psicoestimulación, especializado en personas con alzheimer y otras demencias, también pudiesen beneficiarse de todas las ventajas de este espacio. “Fueron las terapeutas ocupacionales las que se dieron cuenta de la necesidad de tener una zona verde en el centro para salir a otros ambientes, propusieron la idea y creamos nuestro propio jardín terapéutico y sensorial”, cuentan desde Afedaz. 

Pedro J. Salazar, director gerente de Afedaz, recibe el premio que le entrega Antonio Cabodevilla, director de la planta de Teva en Zaragoza, por el proyecto de ‘Jardín terapéutico y sensorial’.

Pedro J. Salazar, director gerente de Afedaz, recibe el premio que le entrega Antonio Cabodevilla, director de la planta de Teva en Zaragoza, por el proyecto de ‘Jardín terapéutico y sensorial’. / Teva

Esta zona es el entorno perfecto para que los usuarios salgan con sus familiares, un espacio en el que hacer diferentes talleres y actividades de movilidad y estimulación cognitiva con las terapeutas, relacionarse e interactuar con los demás usuarios, además de favorecer a su relajación con algo de música. Desde Afedaz aseguran que es muy beneficioso trabajar los sentidos porque es lo último que pierden las personas con demencia.

Aunque el proyecto apenas cumple un año de vida, desde la asociación ya han notado resultados muy positivos y cómo “ha mejorado la calidad de vida de usuarios y también de los familiares”, aseguran.

Este jardín terapéutico y otros proyectos en los que se encuentran trabajando desde la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Zaragoza comparten un mismo camino hacia la atención centrada en la persona, intentando hogarizar su centro de día “para hacerles su estancia y su vida más fácil”. 

Teva premia a la Asociación Somos Música de Zaragoza por su proyecto 'Alas Musicales'.

Teva

Las melodías de Somos Música dan alas a los pacientes hospitalizados

La música conecta, emociona y anima. Es capaz de evocar recuerdos felices, poniendo en pausa los problemas del día a día y brindando esperanza e ilusión. La Asociación Somos Música de Zaragoza conoce muy bien todo el poder que hay tras una melodía y, por eso, con sus pedagogos y músicos profesionales, trabaja para llevar la música a todas las personas en cada etapa de la vida.

Con esta ambición lanzó el proyecto ‘Alas Musicales’, una iniciativa que nació de forma casual, pero con mucho significado. “Después de la pandemia, entré en el hospital y ponía: ‘si sabes tocar el piano, toca para nosotros’ y, como tenemos escuela de música, pensé en todos los alumnos. Me puse en contacto con el departamento de voluntariado, e hicimos un primer concierto con alumnos mayores”, cuenta Esther Blasco, presidenta de la asociación.

Esther Blasco, también directora del proyecto junto con Lucía Lluciá, asegura que fue una experiencia tan bonita que decidieron continuar el proyecto: “Los alumnos se dieron cuenta de todo lo que podían ofrecer con su música y ese día vimos la alegría que provoca la música en los pacientes; empezamos con pocos pacientes y ahora ya no caben más en la sala en las sesiones”. 

A través de conciertos semanales, ‘dan alas’ a los pacientes del Hospital San Juan de Dios de Zaragoza, aportándoles momentos de evasión junto a sus familiares y cuidadores, favoreciendo su recuperación, mejorando su estado anímico y humanizando su situación. El proyecto cuenta con un programa de voluntariado para jóvenes estudiantes de música que colaboran con los pacientes. Ya han realizado más de 48 sesiones para más de 1.200 pacientes y familiares

Esther Blasco y Lucía Marco, directoras de la Asociación Somos Música, recogen el Premio Humanizando la Sanidad de Teva por el proyecto ‘Alas musicales’ de manos de Manuel Corberá, director general de Salud Mental del Gobierno de Aragón.

Esther Blasco y Lucía Marco, directoras de la Asociación Somos Música, recogen el Premio Humanizando la Sanidad de Teva por el proyecto ‘Alas musicales’ de manos de Manuel Corberá, director general de Salud Mental del Gobierno de Aragón. / Teva

La presidenta de Somos Música evidencia la magia de la música: “Una paciente era violinista, pero le había dado un ictus y no tenía movilidad en la mano; no quería ni salir de la habitación, pero, a base de visitarla e insistirle, ahora con algo de ayuda toca el violín en los conciertos y ha mejorado mucho”. Para muchos de estos pacientes, “cuando empieza la música, se pasa el dolor”, y por eso es su mejor terapia, tanto a nivel emocional como en la recuperación de la coordinación.

“El hospital ha reconocido todo el trabajo que estamos haciendo, ha visto los resultados y los beneficios que está aportando, y nos ha solicitado llevarlo también al área de diálisis; y también vamos a intentar llevarlo al Hospital Miguel Servet. Por eso necesitamos apoyos, y el premio de Teva nos va a ayudar mucho”, recalca Esther Blasco. Desde Somos Música defienden la necesidad de que ya desde jóvenes se conozca la importancia de humanizar la sanidad; y para eso actuaciones como las de ‘Alas Musicales’ son fundamentales.

Teva premia la labor social de 11 proyectos humanitarios

Estas son solo dos de las iniciativas que este año han recibido uno de los Premios Humanizando la Sanidad de Teva, que se entregaron el lunes 27 de noviembre en el Auditorio Rafael del Pino de Madrid. En este evento, la compañía farmacéutica Teva reconoció a un total de 11 proyectos, de las más de 100 iniciativas presentadas.

Estos galardones, referentes en el sector sanitario, tienen como objetivo reconocer y visibilizar la labor de iniciativas que hacen posible esta humanización al tiempo que “ofrecen la oportunidad a diferentes entidades de poder seguir avanzando en sus proyectos”, señala Juan Carlos Conde, director general de Teva en España y Portugal. Una tarea esencial por “humanizar la sanidad es mejorar la calidad de vida de pacientes, familiares y de su entorno; empatizar con el que peor lo está pasando y tenderle la mano en esos momentos tan difíciles”, añade Conde.

Además de los dos proyectos aragoneses, entre los galardonados se encuentran ‘Un hospital con alma’, de la Fundación Andrés Olivares; ‘Jueves del cuidador’, de la Asociación de Enfermos de Alzheimer (AFA) de Huelva; ‘Fantasía en vena’, de la Asociación Música en Vena; ‘Pide un deseo’, de Fundación Pequeño Deseo; y Atención temprana y acompañamiento familiar en neonatología’, de la Fundación para la Salud Infantil de la Comunidad Valenciana.

El resto de iniciativas premiadas han sido ‘Casa Joan, otra forma especial de cuidar’, de la Fundación Cudeca; ‘Contacto. Piel con piel con bebés prematuros’, de la Asociación de Padres y Niños Prematuros (Aprem); ‘EM Casa: atención a personas afectadas por esclerosis múltiple en domicilios para que nadie se quede atrás’, de la Asociación de Esclerosis Múltiple (Adem) de Madrid; y ‘Dulcificación de espacios pediátricos hospitalarios’, de Fundación Andrea.

En definitiva, once proyectos que han surgido con la misma meta de humanizar la sanidad, y que representan una gran labor ética y social en la mejora de la calidad asistencial y del trato al paciente, como en el caso de las dos iniciativas aragonesas ‘Jardín terapéutico y sensorial para personas con Alzheimer y otras demencias’ y ‘Alas musicales’. Todos ellos necesitan apoyos y fondos, por lo que haber recibido el premio Teva les va a dar un fuerte impulso para seguir con sus bonitas y necesarias causas. 

50 años en Zaragoza

50 años en Zaragoza

Teva tiene una fuerte vinculación con Aragón donde cuenta con una planta en Zaragoza que este año celebra su 50 aniversario. Un hecho que destacó Juan Carlos Conde, director general de Teva en España y Portugal, quien señaló que la planta zaragozana es de las más potentes de la compañía, fabricando 8.300 millones de dosis anuales y produciendo medicamentos las 24 horas del día, los 7 días de la semana. «Esto nos llena de orgullo, felicidades y a por otros 50 años llenos de salud», afirmó Conde.

Teva es una de las compañías que más medicamentos produce ymás pacientes trata en el mundo, llegando a 200 millones de personas al día. Su elemento diferencial es la participación en todo el ciclo de los medicamentos: el necesario equilibrio entre sostenibilidad, accesibilidad e innovación. Todo ello lo logra produciendo y desarrollando medicamentos asequibles mediante procesos de alta calidad, así como fármacos especializados e innovadores, e ingredientes farmacéuticos activos.