EDUCACIÓN

Aumentan de forma “preocupante” los casos de acoso escolar, violencia e ideación suicida en Aragón

En los dos primeros meses del curso se han recibido 81 notificaciones de bullying, frente a los 75 del mismo periodo del pasado curso

El equipo de orientadores ha intervenido en 91 ocasiones, un 40% de todas las del año pasado, que ascendieron a 229

La consejera de Educación anuncia un programa para prevenir los problemas y la eliminación de burocracia

Pérez Forniés podría plantear algún tipo de regulación del móvil en la aulas para evitar el ciberacoso

Imagen de la reunión celebrada esta mañana.

Imagen de la reunión celebrada esta mañana. / GOBIERNO DE ARAGÓN

Eva García

Eva García

«Preocupante, muy preocupante», sobre todo porque la tendencia de las notificaciones de acoso escolar, violencia de género y sexual, así como de ideación suicida va «al alza» con respecto al curso anterior. Así de contundente se ha manifestado la consejera de Educación del Gobierno de Aragón, Claudia Pérez Forniés, minutos antes de presidir el primer Observatorio Aragonés por la Convivencia y Contra el Acoso Escolar de este curso.

El informe PISA publicado la semana pasada daba a conocer que Aragón es la cuarta comunidad con mayor tasa de bullying, con un 6% de alumnos de 15 años intimidados. Unos datos que vienen a corroborar los presentados por la consejera, que aseguró que una de las motivaciones del Departamento es «la convivencia en las aulas y la salud mental de nuestros niños».

A 31 de octubre (menos de dos meses después de iniciado el curso escolar) se habían notificado un total de 135 casos de ideación suicida, frente a los 95 en el mismo periodo del curso pasado (649 en todo el periodo escolar 22-23); 81 de acoso escolar (75 en dos meses el año pasado y 487 en todo el curso) y de violencia de género y sexual 29 (fueron 63 en el curso pasado, ya que el protocolo se puso en marcha en febrero).

El equipo de orientadores ha intervenido ya en 91 ocasiones (el 73% en la provincia de Zaragoza), frente a las 229 del pasado curso, lo que supone que en estos dos meses lo ha hecho en un 40% del total del pasado curso. Todo esto hace que Pérez Forniés reconociera que «tenemos un problema» porque «nuestras escuelas e institutos deben de ser seguros», insistió, aunque también reconoció que el aumento de notificaciones puede deberse a una mayor concienciación.

En cuanto a los perfiles, en ideación suicida el 64% corresponden a chicas; y por edades, el 66% se han detectado en Secundaria, el 13% en Primaria, un 11% en FP y un 10% en Bachillerato. En cuanto a acoso, no hay tanta diferencia con un 52% de mujeres frente al 48% de hombres; y seis de cada diez se dan entre estudiantes de Secundaria (se han iniciado actuaciones en el 85% de los casos y en uno de cada cinco se ha solicitado asesoramiento por parte del Equipo de Convivencia. Dos de los casos surgieron de las llamadas (85) al teléfono contra el acoso (900 100 456). En violencia sexual y de género, 16 se refieren a violencia sexual, 8 a violencia de género en el ámbito familiar y 5 e alumnas.

Para paliar esta situación, Aragón va a actuar en dos líneas, la prevención y la reducción de la burocracia. En cuanto a la primera, la consejera de Educación ha anunciado un nuevo programa educativo que estará en marcha el próximo curso y que servirá para «taponar antes de que nos desangremos», aseguró, es decir, en actuar antes de que surja el problema tanto desde el punto de vista de los alumnos, los profesores (más formación) y las familias). Desde el Departamento se está trabajando con expertos, agentes sociales y fuerzas y cuerpos de seguridad para implementarlo. Esta iniciativa estará dirigida a los alumnos de Primaria, ya que es en 5º y 6º (10 y 11 años) donde «empezamos a ver que hay problemas y no debemos dejar que los niños estallen en la ESO». «Si comenzamos a trabajar a los 13 o 14 años, vamos tarde», insistió. Este trabajo implicará una revisión y agilización de los protocolos existentes.

Ahí entra la segunda línea, que consiste en «aligerar y hacer más eficiente el proceso» a la hora de abrir expedientes y notificar por parte de los colegios a los equipos de orientadores y a la administración. «Somos conscientes de que existe una carga burocrática que puede parecer excesiva y que hace que sea más ineficaz el reporte de datos.

Esta es una de las reclamaciones de los directores de centros educativos, como Ricardo Civera, director del Espartidero, que hizo hincapié en las dos mismas ideas que la consejera, la prevención y la reducción de carga burocrática. Le preocupa sobre todo «los casos de ideación suicida» que, asegura, se percibe «un aumento quizá por el uso de las redes sociales y los dispositivos».  

Ahí también hizo hincapié la consejera, que reconoció que los móviles en las aulas será un tema a debatir, como ya han hecho en otras comunidades, aunque aseguró que «la escuela son solo unas horas al día» y los dispositivos durante las 24 horas. Sin embargo, sí que reconoció que tiene que ver con el ciberacoso». «No es lo mismo insultar en el patio del colegio que en las redes y debemos hacer planteamientos al respecto», aseguró la consejera, que no dio ningún otro paso más allá.

En cuanto a aumentar el número de orientadores, aseguró que lo primero es «escuchar a los centros», En estos momentos hay 18 equipos, pero no ha descartado incrementarlos o «dar la vuelta a esta figura si es necesario».