Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

CASADEMONT ZARAGOZA

La conversión de Jessup

El escolta ha mejorado notablemente sus porcentajes y ya es el máximo anotador del Casademont

Jessup se dispone a lanzar. DAVID GRAU

En el giro de 180 grados que ha pegado el Casademont Zaragoza desde la llegada de Porfirio Fisac al banquillo tiene mucho que ver también la mejora en el rendimiento de algunos de los jugadores. Hay varios ejemplos pero quizá el más claro es el de Justinian Jessup, que comenzó en Santiago de Compostela como una escopeta de ferias y acumula ya tres partidos consecutivos consolidado como un fiable bombardero con 19, 28 y 20 puntos, respectivamente, y unos notables porcentajes de acierto.

JJ, como le llaman en el equipo, es ya el máximo anotador del Casademont Zaragoza con una media de 14 puntos, mejorando ligeramente los números que consiguió en Australia (13,3) y continuando con las medias que había firmado en la NCAA. Desde su llegada se vio que el estadounidense tiene buena mano, pero sus posibilidades se diluyeron en el anárquico ataque que jugaba el equipo con Martin Schiller. Ni una acción para encontrar a su tirador bien situado, lanzamientos forzados, hicieron dudar de la capacidad de Jessup para hacerse a la competición española.

En la primera jornada en casa del Obradoiro hizo 13 puntos pero su terrible 1/10 desde la línea de tres (sin que nadie le frenara a tiempo) encendió las alarmas en un equipo que quería basar su juego de ataque en los triples. A partir de ahí, Jessup tiró mucho menos. Con mejores porcentajes pero con un protagonismo menor, incluso perdiendo minutos progresivamente. Frente al Baskonia, en el último partido de Schiller en el banquillo, ya dejó un 3/4 desde el 6,75 que permitía adivinar que ahí había un tirador más que aprovechable.

El primer partido de Fisac en el banquillo, ante el Fuenlabrada, fue el peor de Jessup en Zaragoza. Solo tiró cinco veces, anotó tres puntos aunque intentó ayudar al equipo en otras facetas –algo que ya se le había visto desde el primer día– y capturó cinco rebotes. Desde ahí solo ha hecho mejorar. En Badalona anotó 19 puntos aunque su punto de mira todavía no estaba perfectamente ajustado e hizo 3/8 en triples. Frente al Real Madrid se hizo con el MVP de la jornada con sus 28 puntos, fruto de 5/9 en tiros de dos, 4/8 en tiros de tres y 6/7 en tiros libres, números a los que sumó seis rebotes para 31 de valoración.

En Sevilla volvió a ser una de las claves de la victoria. Volvió a irse a la veintena de puntos, 20 clavados, con 2/3 en tiros de dos y 5/9 en tiros de tres. Porfirio Fisac sabe cómo sacar rendimiento de sus jugadores y que es mejor tocar poco lo que funciona. Nada de cambios programados ni fijos si eso atenta contra la lógica de lo que está ocurriendo en la pista. Jessup fue el que más minutos tuvo en San Pablo, 33, y, de nuevo, el mejor del Casademont Zaragoza.

El neoyorkino ha encontrado su sitio y el Casademont ha hallado la forma de explotar sus virtudes. Y con cada actuación mejorada, crece la confianza del jugador en sus posibilidades y la del equipo en sus manos, que tienen puntos si se le dan las herramientas tácticas adecuadas. Jessup ya promedia 14 puntos con un 46% de acierto dentro del arco y un 42,1% desde más allá del 6,75. Números que le están consolidando en la Liga Endesa. Ya es el pistolero que necesita el Casademont.

Compartir el artículo

stats