Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

SUCESOS EN ARAGÓN

El móvil, el objeto ‘fetiche’ en el 90% de los robos violentos en Zaragoza

Cada madrugada de fin de semana se registran una quincena de asaltos. La Policía Nacional reconoce que «la agresividad ha aumentado»

El inspector Monreal, jefe del Grupo de Robos con Violencia, analiza unas imágenes de una cámara de seguridad junto a miembros de su equipo.

 

Hombre que camina solo, generalmente bajo la influencias de bebidas alcohólicas y en las inmediaciones de las zonas de ocio de la capital aragonesa. Es la situación propicia y buscada por los jóvenes que cada madrugada, principalmente en el fin de semana, forman grupos para robar de forma violenta a viandantes. Atrás quedaron los asaltos para conseguir carteras de otros tiempos; el objeto fetiche es el móvil.

El inspector Monreal, jefe del Grupo de Robos con Violencia de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, asegura que en el 90% de los casos el objeto sustraído es el terminal telefónico, sea de la marca que sea. «No se los quedan, sino que intentan darles una rápida salida, vendiéndoselos a otros a cambio de dinero o drogas e incluso se han dado casos de venta en locutorios», afirma el agente que lleva al frente de este equipo policial desde el 2020 y que vio como la pandemia hizo caer bruscamente los asaltos de este tipo, aunque con la nueva normalidad los robos violentos han vuelto y, tal y como reconoce, «con más violencia gratuita».

El grupo policial que dirige este inspector pocas veces va vestido con el uniforme, ya que su lugar es la calle. De ahí que lo más habitual es que doblen turno y que el fin de semana, momento de descanso para la mayoría, sea su pico de trabajo. Es cuando realizan vigilancias para tratar de prevenir «los 15 robos con violentos que suelen registrarse cada día de estos».

Pero no solo están para prevenir y detener en colaboración con el Grupo de Menores (Grume) y la Brigada de Seguridad Ciudadana, sino para investigar unos ataques que no suele ser trabajo fácil.

Reconoce que, en primer lugar, el hecho de actuar de noche, sin testigos y a víctimas que están ebrias «complica la identificación». A ello se suma que muchas personas no se acuerdan de su IMEI o tienen desactivada la geolocalización, por lo que les es complicado rastrear dónde puede estar no solo el móvil sino los autores del robo. Pero por si no fuera poca la dificultad de dar con ellos, ahora, con la pandemia, se suma el uso de mascarillas. El aliado de todos ellos para ocultar sus rostros.

VÍDEO | Brutal paliza de dos ladrones a la dueña de un bar en Zaragoza para reventar las tragaperras

VÍDEO | Brutal paliza de dos ladrones a la dueña de un bar en Zaragoza para reventar las tragaperras El Periódico de Aragón

El perfil de estos asaltantes es generalmente el de un joven de entre 18 y 25 años, que va en grupo, que pertenece a un ambiente marginal y que usa la violencia como modus vivendi. Suelen siempre actuar en grupo, si bien el inspector quiere destacar que «no tienen nada que ver con las bandas latinas». De hecho, señala que el uso de machetes o armas blancas de grandes dimensiones «es habitual entre miembros de grupos rivales». Sus zonas de actuación o puntos calientes son el casco viejo, la zona de la avenida Madrid en el barrio de Delicias y la zona de ocio en Cesáreo Alierta y Camino Las Torres.

Este tipo de delincuente es el habitual al que ellos se enfrentan, si bien existe otro, formado por hombres a partir de los 40 años, que son los que emplean armas blancas en la mayoría de las ocasiones y que eligen como lugar de actuación los establecimientos abiertos al público. Especialmente, regentados por mujeres. Tanto unos como otros son sus frentes a intentar reducir. Ya consiguieron algo: erradicar la técnica del mataleón, que constituían el 10% de los robos violentos en 2019. De hecho, fueron la razón de la creación de este grupo policial. 

Compartir el artículo

stats