Lanzar por los aires a un gato, patearlo una vez en el suelo y grabarlo para colgarlo en las redes sociales. Una actuación que pudo parecerle graciosa a un joven de 19 años vecino de Nonaspe pero que en realidad es un delito de maltrato animal. De ahí que la Guardia Civil le haya arrestado. El animal quedó impedido tras recibir la brutal paliza por parte de H. V. M., de origen español.

El arresto se produjo después de que el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) tuviera conocimiento, el pasado miércoles, de la existencia de un vídeo en el que se podía ver al ahora detenido maltratando de manera agresiva y brutal a un felino.

Tras el visionado de la citada grabación por parte de especialistas de Seprona se observó cómo un gato se hallaba en el interior del motor de un vehículo y la persona que grababa el vídeo tiraba de la cola del felino para extraerlo de manera agresiva e injustificada. Una acción que causó lesiones graves al gato imposibilitándole andar, puesto que, como se puede percibir en las imágenes, tras arrojarlo al suelo el animal no podía mover las patas traseras. Además, encontrándose en dicho estado, este individuo propinó una fuerte patada al gato a pesar de hallarse ya el animal en una situación de indefensión.

De la investigación llevada a cabo por los agentes de la Guardia Civil sobre el perfil de la persona que publicó el vídeo se logró obtener la identidad del mismo, así como verificar que el vehículo que aparece en la grabación era el utilizado habitualmente por él y ubicar el lugar donde se produjeron los hechos, la localidad de Nonaspe. Con toda la información obtenida el SEPRONA localizó y detuvo, este miércoles día 29 de junio, a un joven de 19 años, nacionalidad española y vecino de Nonaspe, por un presunto delito de maltrato animal.