Kiosco Caso Abierto - El Periódico de Aragón

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

SUCESOS EN ARAGÓN

"A mí no me dan órdenes, yo con mujeres no hablo", la reacción de un infractor ante dos policías en Zaragoza

El hombre cometió una infracción con su bici delante del coche patrulla de la Policía | El vecino de Zaragoza les espetó: «Dos putas mujeres no me van a parar»

El incidente tuvo lugar en la calle Barcelona, en el barrio zaragozano de Delicias. ÁNGEL DE CASTRO

Acabó en los calabozos y no por la infracción viaria que acababa de cometer, sino porque decidió descargar todo su machismo en las dos agentes de la Policía Local en Zaragoza que le habían dado el alto para recriminarle una actuación vial. No solo insultó a las dos uniformadas, sino que una de ellas acabó lesionada durante el arresto del individuo que no dudó en intentar huir.

Todo se inició a la altura del número 59 de la calle Barcelona y acabó en la confluencia entre Duquesa Villahermosa y Juan Carlos I, pasando por el parque Delicias. Fue el recorrido de la persecución que tuvo lugar ayer a las 16.35 horas. En ese momento coincidieron en la misma calle el vehículo en el que iban la dos agentes pertenecientes a la Policía de Zaragoza y el hombre de 39 años, identificado como S. A. y de origen marroquí.

El sospechoso se cruzó con el coche patrulla y le adelantó con su bici en una vía de un único carril. Ante ello, las agentes le dijeron que eso no podía hacerlo. Ni siquiera les dio tiempo a nada más puesto que rápidamente recibieron el primer improperio. «Tú detrás de mí puta», le espetó. Ante ello, las policías le pidieron que se detuviera y que les diera su identificación, si bien S. A. decidió emprender la marcha.

Detrás de él fue las dos miembros del cuerpo local que llegaron a colocar su turismo delante de la bicicleta para intentar pararle. Lo consiguieron y cuando fueron a bajar del mismo para proceder a su identificación y sancionarle por desobediencia, el individuo cambió la trayectoria, huyendo del lugar hacia el parque Delicias.

Las dos uniformadas fueron detrás, llegando a introducirse por el parque Delicias sin perderle de vista, mientras le gritaban el pertinente «¡Alto Policía!», si bien S. A. les contestó: «A mí dos putas mujeres no me van a parar». Pese a su bravuconería, consiguieron alcanzarle a la altura de la calle Juan Carlos I.

Ya no se iba a ir con la bici, puesto que una de las agentes la cogió para que no se subiera y emprendiera la huida. Por toda su negativa anterior a las órdenes de la autoridad le informaron que iba a ser detenido, mostrando gran resistencia hasta el punto que tuvieron que inmovilizarle. No sin antes resultar lesionada una de ellas, mientras el hombre les decía: «A mí no me dan órdenes, yo con mujeres no hablo, me dan repugnancia». Por todo ello, S. A., de 39 años, fue detenido por un delito de desobediencia a la autoridad y otro de odio. Asimismo, le intervinieron la bicicleta.

Tanto el hombre como este medio de circulación quedaron a disposición policial a la espera de ser puestos en manos del Juzgado de Guardia.

El pasado año se contabilizaron un total de 11.932 agresiones a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según datos del Ministerio del Interior, lo que supone un incremento respecto de los 11.205 de 2020. Solo en la Policía -que es el cuerpo que con diferencia recibe más ataques- la subida fue de un 9% tras la pandemia.

Compartir el artículo

stats