Había tenido un problema con la entidad en la que tiene depositado su dinero y decidió, de madrugada, reventar dos cajeros automáticos que su banco tiene en pleno centro de Zaragoza. Lo hizo de noche, pero no pudo evitar que no le pillaran. Por ahí pasaba una patrulla de la Unidad de Apoyo Operativo de la Policía Local de Zaragoza (UAPO) que le sorprendió y le detuvo.

El arrestado, identificado como J. S. N. D., de 37 años, fue sorprendido sobre las 01.45 de la madrugada en la sucursal que ING tiene en el Coso alto, frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). Fuentes de la Policía Local, apuntan a que al parecer, el hombre había tenido algún conflicto con el banco que podría haber motivado este ataque. En cuanto los daños causados superan el límite de los 400 euros, al autor se le abren diligencias penales por un delito contra la propiedad.

Por otro lado, un hombre de 43 años, fue detenido en la Vía Ibérica por conducir un turismo con una tasa de alcohol superior a la penalmente establecida. Los hechos tuvieron lugar también en la madrugada de este viernes, a las 00.55, en el distrito de Casablanca. El conductor, que se identificó como D. J. A. G., fue interceptado por los agentes tras cometer una infracción de tráfico. Tras su arresto fue puesto en libertad a la espera de ser citado para comparecer en juicio rápido, mientras que su vehículo ha quedado inmovilizado. 

Además, una mujer de 46 años resultó herida de gravedad al caerse de la bicicleta en la que se desplazaba por el interior del casco urbano de Zaragoza y golpearse contra la calzada. Según la Policía Local de la capital aragonesa, el accidente tuvo lugar sobre las 13.45 de este jueves en el Puente del Emperador Augusto, en el barrio de la Universidad, tras perder la mujer el control de su bicicleta.

La accidentada, que no portaba casco de protección, fue trasladada por las asistencias sanitarias desplazadas al lugar del accidente hasta un centro hospitalario de la ciudad para ser atendida de las graves lesiones sufridas.