La empresa Hispania Silva, dedicada a la generación de biogás a partir de residuos agroalimentarios, prevé abrir una planta en una parcela del polígono industrial de Platea, en Teruel, donde invertirá más de 15 millones de euros.

Además, creará 12 empleos directos y más de 50 indirectos en la zona. Javier Moliner e Ignacio Sanchiz, representantes de la empresa, informaron ayer del proyecto a la alcaldesa de Teruel, Emma Buj; al primer teniente de alcalde y concejal de Empresas, Ramón Fuertes; y al concejal de Urbanismo, Juan Carlos Cruzado.

La empresa está ultimando la elección de la parcela en Platea, de unos 15.000 metros cuadrados, en la que construirá la planta.

Hispania Silva es una empresa vinculada a la economía circular que se dedica al tratamiento de materiales finales del sector agroalimentario para generar biogás, cerrando el círculo usando el producto restante para elaborar fertilizantes, según recordó el Ayuntamiento de Teruel.

De este modo, además de generar gas, la iniciativa resuelve el problema de los residuos en el sector agroalimentario y vuelve a proporcionar riqueza a la tierra a través de fertilizantes con el producto que queda una vez extraído el gas. Esto, a su vez, contribuye también a generar créditos de carbono, sumideros de CO2 junto a los núcleos donde se ubica, «redundando en una mejora de los ecosistemas y mejorando la capacidad de generar oxígeno y consumir CO2», añadieron desde el consistorio.

Los responsables de Hispania aseguraron que en la planta «no se van a utilizar purines ni ningún otro producto que genere mal olor», aseguraron.

El proyecto es «uno de los más importantes de España» en cuanto a la generación de gas renovable, con la promoción y desarrollo de más de 20 plantas. Además se va a implantar en Italia, Polonia, Rumanía y Hungría.

Hispania ha considerado a Teruel como «el escenario propicio» para instalar su planta tanto «por las facilidades dadas por el consistorio, como por la positiva situación de Platea, respecto a las comunicaciones por carretera, y por el potencial de la provincia como generadora de residuos agroalimentarios», señalaron los responsables.

Desde el consistorio turolense valoraron la instalación de nuevas empresas en la ciudad, al sentirse estas atraídas por las oportunidades de negocio en la zona, y destacaron que se trate de un proyecto de economía circular.