Coincidiendo con el 148 aniversario de la fundación del Museo de Huesca, el Salón del Trono y la Sala de la Campana acogen desde hoy y hasta el próximo mes de enero la exposición Santiago Arranz: El artista en su laberinto. Esta muestra mantiene vivo el compromiso del Museo de Huesca con el arte contemporáneo mediante la producción de exposiciones temporales que tienen gran acogida por parte del público.

La muestra es una retrospectiva de Santiago Arranz con obras de distintos tipos: pinturas, esculturas, relieves, collages, dibujos, bocetos preparatorios, libros de artista, etc… creadas en cuarenta años de intensa e ininterrumpida actividad. Se exhibirán en una especie de laberinto abierto que representa tanto la evolución no estrictamente lineal de los temas e imágenes característicos del artista como una invitación al público a reconocer y articular sus propios intereses en un escenario de total inmersión estética.

El Museo de Huesca, ha publicado un extenso catálogo-libro, con más de cien páginas en las que aparecen reproducidas las 142 obras de la exposición y en el que se puede leer un ensayo escrito por el comisario de la exposición, Pablo J. Rico, gran conocedor de la trayectoria artística de Santiago Arranz desde sus inicios a mediados de los ochenta. Un documento, sin duda, imprescindible para conocer su obra en profundidad.

Santiago Arranz

Pintor y escultor nacido en Sabiñánigo (Huesca, 1959). Su obra está basada en el empleo de los símbolos y los signos, se reinventa constantemente y se despliega en todas las disciplinas artísticas: pintura, dibujo, escultura o intervenciones arquitectónicas.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona en 1982, obtuvo dos becas de las diputaciones provinciales de Huesca y Zaragoza que le permitieron desplazarse a París para realizar estudios en el Museo del Louvre. En la capital francesa vivió durante diez años, una época que resultó determinante en su formación como artista. A esa corresponde precisamente la creación de su obra Abecedario, 1990, que se incluye en el libro Le monde du surréalisme, de Gérard de Cortanze. Hasta mediados de la década de los años 90 su obra fue eminentemente pictórica marcada por la figuración humanista y la materia sobre grandes formatos.

A lo largo de su trayectoria artística ha realizado más de 55 exposiciones personales repartidas por España, Francia, Bélgica, Italia, Marruecos y Colombia. Ha participado también en más de cien exposiciones colectivas por todo el mundo.

Otra importante vertiente de su trabajo, además de las exposiciones, son los proyectos en espacios arquitectónicos y de escultura pública, en los que descubre la importante relación entre Arte y Vacío.