Zaragoza se ha llenado este viernes de pianos. Hasta ocho han aterrizado en diferentes ubicaciones del centro de la ciudad captando la atención de los viandantes. La novedosa iniciativa ha sido impulsada por la Fundación Jesús Serra y el Concurso María Canals y el objetivo no era otro que acercar la música a toda la población. «A veces se tiene una idea preconcebida del piano como un instrumento elitista que solo se puede escuchar en los grandes auditorios; lo que queremos es derribar ese concepto y divulgar la música», ha resumido este viernes el director de la Fundación Jesús Serra y coordinador del proyecto, Ignacio Gallardo-Bravo.

9

Zaragoza se llena de pianos Ángel de Castro

Música se está oyendo mucha este viernes en Zaragoza. Y en ocasiones de un gran nivel. Frente a los pianos se puede sentar todo el que lo pida independientemente de sus conocimientos, pero lo cierto es que la gran mayoría de los participantes suelen tener estudios de música. De hecho, muchos han llegado a Zaragoza ex profeso para participar en la iniciativa. Ha sido el caso de Regina Albero, una vecina del pueblo zaragozano de Leciñena de 36 años. «Me enteré y he decidido venir porque me hacía mucha ilusión poder tocar en la plaza del Pilar», ha explicado Albero, que es profesora de piano y lleva tocando desde los siete años. 

Como ella, muchos zaragozanos se han animado a tocar en los ocho pianos que se han instalado desde las 11.00 (estarán hasta las 20.00 horas) en diferentes ubicaciones de la ciudad (plaza del Pilar, el Coso con calle Alfonso, plaza Sas, Independencia, plaza de España y plaza Aragón). En cada uno de los pianos hay un «dinamizador» que se encarga de tocar cuando no hay ningún voluntario, pero por el momento apenas están siendo necesarios. «Llevamos más de dos horas y yo aún no he tenido que tocar, así que es buena señal», ha indicado Alejandro Martín, el «dinamizador» del piano instalado junto a la fuente de la Hispanidad. 

Este joven de 19 años no se lo pensó ni un momento cuando le propusieron participar en la iniciativa. «Estudio en el Conservatorio Superior de Música de Aragón (CSMA) y un profesor nos lo comentó. La verdad es que me pareció una idea muy chula y novedosa, porque puede ayudar a quitar esa visión elitista en torno a la música clásica», ha destacado Martín.

En este mismo sentido se ha manifestado Inés Pérez, una de las espontáneas que se ha animado a mostrar sus conocimientos en la plaza del Pilar. «Es una iniciativa estupenda para acercar la música clásica a la calle y que la gente se acostumbre a escucharla», ha señalado esta zaragozana de adopción de 46 años, que es profesora de música en un colegio y en una academia. 

Algunos ciudadanos también han aprovechado la ocasión para hacerse fotos en un piano de cola (había quien no había visto ninguno en su vida) y subirlas a sus redes sociales. «Una mujer me ha pedido que tocara el cumpleaños feliz para mandarle un vídeo a una amiga», ha comentado entre risas Irene Lahiguera, otra de las dinamizadoras y estudiante también en el CSMA.

Tanto éxito ha tenido la iniciativa que incluso han llegado participantes de otras comunidades. Este es el caso de Rafael Montalvo, que ha viajado desde Segovia. «Les debía una visita a unos amigos, me enteré de que esto se celebraba hoy y he aprovechado la ocasión», ha explicado tras tocar una pieza en la plaza del Pilar. No era la primera vez que Montalvo participaba en Tu ciudad se llena de pianos. «Ya toqué una vez en Toledo y otra en Madrid», ha apuntado este joven de 36 años, que trabaja de pianista en un hotel de Suiza.

La iniciativa, en la que ha colaborado el Ayuntamiento de Zaragoza, nació en 2012 en Madrid. Desde entonces, se celebra todos los años en la capital española y en Barcelona y cada ejercicio «se invita» a otras dos ciudades a participar. «Este año les ha tocado a Zaragoza y a San Sebastián y el próximo a Santander y Cáceres», ha informado Gallardo-Bravo.