No hay mejor forma de arrancar un proyecto que colgando el cartel de entradas agotadas. Así ha sido este martes el estreno de Marzo de cómic, el nuevo ciclo impulsado por la Fundación Caja Rural de Aragón y la tienda MilCómics.com, que tiene como objetivo acercar la realidad del noveno arte al público zaragozano.

El estreno ha tenido como protagonista a uno de los grandes ilustradores españoles de la actualidad. El barcelonés Javier Fernández, que trabaja en la colección King Spawn de Image Comics, ha conversado con la también dibujante y colorista Marta Martínez, con numerosos trabajos en DC Comics y Marvel.

Aunque la conversación ha abordado toda la carrera de Fernández y ambos autores han reflexionado sobre la situación del mercado norteamericano, la actualidad ha tomado el centro del debate. Un nombre, además del de Fernández, se ha hecho con la sala: Todd McFarlane. «Cuando me contactó por Instagram, tuve que preguntar a mis amigos si era real», ha confesado Fernández, que ha definido ese primer mensaje como «escueto. Solo decía si quería hacer algo con Spawn».

El creador de este superhéroe ha creado un imperio en torno a su personaje, «que es toda una gallina de los huevos de oro». Fernández ha valorado, sobre todo, la gestión que el estadounidense hace de la información, así como su capacidad para crear y mantener los equipos: «Es mejor empresario que creador de cómics».

Una viñeta de 'King Spawn', dibujada por Javier Fernández.

McFarlane, los artistas y el personaje son los responsables de uno de los grandes hitos en el cómic estadounidense de los últimos años: el primer número de King Spawn superó el medio millón de copias vendidas, colocándose como el tercer cómic más vendido en el siglo XXI. El dibujante español, sin embargo, resta mérito a su papel en esta conquista: «El primer número lo vende solo el personaje, del que no se estrenaba una serie desde hace casi 30 años».

«La labor de los artistas es mantener el nivel de ese best seller», ha asegurado Fernández, que también ha considerado que las estadísticas influyen en su trabajo, «en el que todos los artistas tenemos inseguridades». Con dudas o sin ellas, la unión del equipo está consiguiendo que la colección sea una de las grandes sensaciones del momento: «Todos los trabajadores de la serie queremos dejar una huella en el personaje».

La trayectoria en DC Comics y el futuro

Tras repasar toda su experiencia en una de las grandes apuestas de Image Comics, Fernández también ha recordado su etapa como dibujante en exclusiva para DC. «He metido el pie en todos los huertos», ha bromeado el ilustrador, en referencia a la gran cantidad de personajes que han pasado por sus pinceles. Ese cambio continuo le cansó: «No renovar con DC fue una decisión para no quemarme con mi trabajo».

Fernández mantiene esa búsqueda de elementos que le alejen del cansancio y el dibujo en físico le ayuda. «Con los lápices y la tinta soy como un niño», ha asegurado el dibujante, que ha incidido en la sensación plena que le aporta trabajar sobre papel y no en digital: «Hay momentos en los que no siento el mundo que existe a mi alrededor».

El futuro del dibujante se ha colado también en la charla. Aunque McFarlane le preguntó si quería seguir hasta el número 300, Fernández duda sobre hacia dónde va su futuro: «Los proyectos que no me esperaba me han aportado más que los que deseaba hacer». En una pequeña pista, el barcelonés citó el cómic europeo «como una posibilidad» así como un regreso a las academias de pintura: «Quiero aprender más y esforzarme por seguir disfrutando el resto de mi carrera».