Kiosco

El Periódico de Aragón

AMBIENTADA EN EL SIGLO XI

Chesús Yuste: "La historia aragonesa no tiene nada que envidiar a 'Juego de Tronos'"

El escritor aragonés presenta su última novela sobre historia de Aragón, 'Jaque al reino'

Chesús Yuste ha presentado 'Jaque al reino' este jueves en el museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

La novela histórica es, sin ningún ápice de dudas, un género creciente en los últimos años. Chesús Yuste (Zaragoza, 1963), escritor y exdiputado de las Cortes Generales por Chunta Aragonesista, lanza su nueva novela, Jaque al reino. Ambientada en el siglo XI, durante la época de Sancho Ramírez, este viaje por la historia aragonesa tiene todos los ingredientes de una novela negra, pero ambientada en sucesos reales: conspiraciones, poder eclesiástico, envidias y celos, etc. El libro se ha presentado este jueves en el museo Pablo Gargallo.

¿Escritor o político?

Escritor. Todo el mundo puede tener inquietudes políticas y desarrollarlas a lo largo del tiempo. He estado preocupado por el interés general durante algunos años, y he llegado a tener ciertas responsabilidades en algunos cargos. Pero durante todo ese tiempo he seguido escribiendo, y ahora que no estoy en primera línea política lo sigo haciendo. Ser político es algo de paso, ser escritor es permanente.

Ha publicado libros de ficción y no ficción. ¿Cómo definiría Jaque al reino?

En realidad, todos los libros que he escrito tenían componentes de novela histórica, aunque por lógica eran calificados como novela negra. Soy licenciado en Historia y siempre me ha preocupado el contexto histórico de mis obras, sea la Irlanda de los 90 o la España de Mariano Rajoy. En este caso, me he zambullido en el Reino de Aragón del siglo XI. Lo importante, más allá de los géneros, es la historia que se cuenta. En esta novela hay una trama real y una trama de ficción que hace más amena la lectura y la comprensión de unos sucesos que, en mi opinión, deberían ser más conocidos.

¿Cuándo surge la idea de publicar este libro?

Jaque al reino surge cuando descubro un suceso histórico excepcional. Investigando sobre otros asuntos referidos a los monasterios aragoneses, me topo con una mujer que llegó a ser obispa de Pamplona, la condesa doña Sancha, hermano del rey Sancho Ramírez. Esto es algo excepcional, único, y que probablemente no se haya repetido en la historia de la Iglesia Católica. Este hallazgo despertó mi curiosidad, y tras indagar te das cuenta de que, más allá de sus cargos eclesiásticos, el rey le encargaba cada vez más responsabilidades. La mayoría de los escritos firmados por Sancho Ramírez y, más tarde, por su sucesor Pedro I, están firmados por ella. Que una mujer tenga tanto poder en una etapa como la Edad Media despertó mi admiración y quise conocer más.

El libro contiene conspiraciones, trama histórica... ¿Cómo espera que sea acogido?

Creo que está teniendo muy buen eco hasta el momento. La gente se está dando cuenta que hay muchas cosas de la historia de Aragón que no conocemos bien, y que merecen la pena ser conocidas. No tiene nada que envidiar a Juego de Tronos. Espero que este libro tenga recorrido y éxito, pero sobre todo que ayude la gente a echar la vista atrás, conocer el pasado y que eso nos ayude a construir nuestro futuro.

¿Se podría considerar a doña Sancha como una de las incontables olvidadas de la historia?

Nos hemos acostumbrado a borrar los personajes femeninos que, a lo largo de los siglos, han tenido responsabilidades y que han hecho cosas muy importantes. Creo que es momento de recuperar todas esas figuras. He tenido la suerte de poder recuperar, en parte, la figura de una de ellas, como fue la condesa doña Sancha.

El poder de la Iglesia Católica en la vida política no ha cambiado tanto en el último milenio...

Hace mil años, la Iglesia era más poderosa que los Estados. Era un Estado dentro de los Estados. El propio Sancho Ramírez consideró clave tender puentes con el resto de Europa a través del papado de Roma. En los últimos tiempos, a medida que la sociedad se ha ido secularizando, la Iglesia ha pasado a tener el papel que yo creo le corresponde, limitado a la intimidad de las personas.

Doña Sancha fue la máxima responsable del obispado de Pamplona, algo técnicamente imposible en nuestros días en la Iglesia Católica.

Es cierto que en otras Iglesias es posible, pero en el caso católico está claro. Con todo, el caso de doña Sancha fue excepcional, en un momento en el que se precisaba alguien de máxima lealtad para ejecutar las reformas que se estaban impulsando desde Roma. La Corona de Aragón podía permitírselo, pues estaba siendo un aliado clave para el papado, tanto en el impulso del cambio de rito litúrgico como en el cambio de la ordenación de los monasterios. Estas dos reformas, de hecho, se implantan en Aragón antes que en cualquier otro lugar de la Península. Lo hacen en el mismo año, el 1071, y en el mismo lugar, San Juan de la Peña. En el monasterio, además, se produce simultáneamente un tercer acontecimiento clave: la instalación del Santo Grial.

En el libro también aborda el crecimiento de Jaca como ciudad, en un momento donde los Pirineos eran clave en un sentido geoestratégico.

Jaca apenas era un pequeño enclave militar que, tras la constitución de Aragón como reino y el fuero de 1077, se convierte en una ciudad libre. Crece gracias al comercio, a la llegada de artesanos, y se convierte en una ciudad bulliciosa y abierta a Europa. En esos años se construye la catedral, y Jaca vive un momento de esplendor como capital del reino, algo que terminará unas décadas más tarde con la conquista de la Saraqusta musulmana por Alfonso I el Batallador.

En pleno debate educativo sobre el peso de la historia en las distintas etapas educativas, ¿cree que la novela histórica es uno de los mejores métodos de aprendizaje para la gente joven?

Los pueblos que olvidan su historia pierden su identidad y desaparecen como colectividad. En ese sentido, es importantísimo que la historia de Aragón no se olvide y que los aragoneses y aragonesas sepamos de donde venimos y asumamos el legado de los siglos. A partir de ahí, el esfuerzo de mucha gente, como la editorial Doce Robles, es un paso fundamental para ello.

Compartir el artículo

stats