Kiosco

El Periódico de Aragón

TALENTO DE LA TIERRA

Un aragonés en el Universo Marvel

El zaragozano Pablo Ibáñez, de 22 años, ha realizado parte de los efectos visuales de la película ‘Thor: Love and Thunder’, estrenada hace unas semanas en los cines. A pesar de su juventud, Ibáñez ya ha trabajado en varias producciones de Netflix, HBO y Disney+

El zaragozano Pablo Ibáñez junto al cartel de la película ‘Thor: Love and Thunder’, en la que ha trabajado.

"Un gran poder conlleva una gran responsabilidad". Esta frase icónica formó parte del Universo Marvel con la saga de Spiderman desde los años 60 del pasado siglo y ese lema también es aplicable al aragonés Pablo Ibáñez. Este joven compositor de efectos visuales de 22 años ha formado parte del equipo de trabajo de la superproducción 'Thor: Love and Thunder', en la que, entre otras tareas, se ha encargado de las integraciones del croma, diferentes efectos de 3D y la realización de los poderes del villano (Christian Bale).

Ibáñez se considera un afortunado por trabajar en aquello que le apasiona desde joven, el mundo de los efectos visuales. Fan acérrimo de Marvel, recuerda que de pequeño devoraba sus cómics, aunque tampoco olvida otras sagas cinematográficas como Harry Potter o El Señor de los Anillos. «Ahora se está rodando una serie en Nueva Zelanda de esta última película. Ojalá pudiera formar parte de ella para aprender del trabajo de Juan Antonio Bayona, uno de los mejores directores españoles actuales», apunta.

Ibáñez comenzó a estudiar en el Centro de Formación Profesional Salduie de Zaragoza y luego se trasladó a Madrid para cursar simultáneamente la especialización avanzada en efectos visuales (cine, televisión y publicidad) y el máster profesional en composición digital de efectos visuales. Este último, impartido por Adrián Pueyo, fue un estímulo para el futuro de Ibáñez. «Le conocía personalmente, es un referente en la industria y seguí más de cerca su trabajo desde una entrevista que hablaba sobre el Libro de la Selva y Piratas del Caribe. Aprendí y me nutrí un montón en lo técnico y podía desenvolverme mejor en los efectos visuales», explica.

«La verdad es que fue una locura compaginar los estudios con jornadas de mañana y noche sin parar. Al acabar los estudios básicos, entré en Entropy Studios, un estudio de Zaragoza, donde pude participar en mis primeras series y películas como 'Alta Mar' (Netflix), '30 Monedas' (HBO), 'El Asfalto' (Prime Video) o 'García y García', entre otras producciones», señala Ibáñez.

El joven zaragozano trabaja actualmente en Irlanda, en la empresa internacional SSVFX. Para llegar hasta ahí, también tuvo que desarrollarse de manera autodidacta, antes de terminar sus estudios básicos, ya que su pasión no es casual. «Con 9 o 10 años, pude grabar vídeos para clase, editar con Movie Maker y crear pequeños montajes. En 2010 creé mi canal en YouTube. Empecé a grabar mis primeros vídeos con la cámara de mis padres y a editar pequeñas piezas para compartir con mis amigos. En ese punto, enfoqué el canal a un ámbito más personal, con viajes (grabados y editados) y el trabajo de filmmaker, que evolucionó a los after effects, como la transición o el montaje, entre otros», explica.

Sus inicios en Zaragoza

En sus comienzos en la capital aragonesa, Ibáñez realizó campañas para los Bomberos de Zaragoza y otras marcas, pero pronto decidió dar un paso adelante. Su llegada a Irlanda le abrió un mundo de posibilidades y poco a poco se fue nutriendo de otras grandes producciones audiovisuales y aprendiendo de ellas. Una evolución que se observa con claridad en su trabajo dentro de la cuarta entrega de Thor, aunque anteriormente el zaragozano ya se había labrado un caché en producciones como 'Ms. Marvel' (Disney+).

«Como compositor de efectos visuales, el trabajo abarca numerosas tareas, como el matchmaking, la estación de chroma (azules y verdes), FGI, 3D, además de borrados de cable y unir los trabajos de otros departamentos de 3D (texturizado, animación, iluminación) o simulación (trabajo de humos, explosiones,...) para hacer la composición y acabar el plano con el mayor realismo posible para que se proyecte y vea en la pantalla, sea en cine o televisión». No obstante, Ibáñez aclara que el trabajo «varía según la producción. Hay muchas empresas y artistas detrás de todo el trabajo final».

Tras tanto esfuerzo en la sombra, al joven zaragozano le hizo una ilusión enorme ver su nombre en los créditos finales. «Es la consecución de un sueño de juventud. Fui al cine a ver 'Thor: Love and Thunder' con mis amigos y al final, cuando vi los créditos, me hizo muchísima ilusión y me recordó a mi infancia. No podía estar más feliz, la verdad. También la disfruté junto a mi pareja, que me apoya constantemente y es un gran pilar para seguir mejorando como editor y compositor de efectos visuales», concluye Ibáñez.

Compartir el artículo

stats