Kiosco

El Periódico de Aragón

MÚSICO CINCOVILLÉS

De la Charanga Cinco Villas a girar con Sabina y Serrat

Josemi Sagaste lleva años siendo el saxofonista de artistas nacionales muy reconocidos

Josemi Sagaste (centro, saxofón), durante un concierto de Joaquín Sabina.

José Miguel Pérez Sagaste lleva toda la vida haciendo lo que mejor se le da: tocar el saxofón. A los seis años, este artista natural de Bardenas comenzó sus estudios musicales en la Escuela de Música de Ejea de los Caballeros, y pronto, a los 13, comenzó a mostrarse al público con la Charanga Cinco Villas. Pese a probar otros instrumentos como el acordeón o el clarinete, su "instrumento central" siempre fue el saxofón, lo que le llevó a estudiar la carrera en el Conservatorio.

"Estudié saxofón clásico, pero siempre me había picado la curiosidad de escuchar a los grandes del jazz, como John Coltrane, Charlie Parker o Michael Brecker", afirma. Sin embargo, su trayectoria posterior ha estado ligada al rock y al pop. Junto a su fiel compañero, el saxofón, ha girado por todo el mundo con artistas de la talla de Joaquín Sabina, José Luis Perales o Joan Manuel Serrat, entre un largo etcétera.

Con todo, su trampolín estuvo mucho más cerca: "Ixo Rai! fue muy importante para mi vida profesional. Cuando entré, ya eran un grupo muy considerado en Aragón. Grababan los discos junto a músicos de Madrid, y esa fue la primera vez que tuve contacto con la capital", explica el músico cincovillés, quien reconoce que, a partir de ese momento, todo fue surgiendo poco a poco. "Te van conociendo, empiezas a ir a sitios, subes a tocar, intercambias teléfonos... Así funcionaba este mundo antes, sin redes", recuerda entre risas.

De Ejea de los Caballeros al Albert Royal Hall de Londres

"Si te digo la verdad, siempre me impone más el artista con el que toco que las grandes masas de públicos". Así explica Josemi Sagaste, conocido así musicalmente, sus experiencias ante escenarios espectaculares. Y es que el tocar junto a artistas de talla mundial le ha abierto las puertas de localizaciones tan insignes como el Albert Royal Hall de Londres, el Teatro Olimpia de París, el Beacon de Nueva York o una Bombonera a rebosar. No obstante, el haber ido con músicos "que repiten ahí", dice el saxofonista, hace que "poco a poco estés más tranquilo", ya que, añade, "el aplauso del público siempre es necesario".

Josemi Sagaste lleva con el saxofón desde los 6 años.

Un camino meteórico que le ha trasladado desde un lado de la barrera, el del espectador, al otro, el del músico. "Yo era un chaval cuando vi a Sabina tocar en Ejea. Le admiraba, como también a los músicos que le acompañaban, como Antonio García de Diego. Con Serrat, más de lo mismo. Son artistas que al principio imponen", asegura.

"Siempre me impone más el artista con el que toco que las grandes masas de público", asegura Josemi Sagaste

decoration

Con ellos le ha tocado vivir todo tipo de experiencias, sobre todo en Latinoamérica, donde reconoce que se les valora "muchísimo". "Siempre hay alguien que te reconoce". Años de desplazamientos que le han llevado a vivir situaciones surrealistas: "Recuerdo una de mis primeras giras con Joaquín (Sabina). Estaba en Caracas, y un hombre llevaba un rato mirándome. Yo ya pensaba que me iba a atracar, y cuando se me acerca, va y me dice: ¿Tú eres el saxofonista de Ixo Rai? ¡En Caracas, qué te parece! (ríe) Resultó que era un chaval de Almudévar que estaba ahí por trabajo".

Ixo Rai!, "una vuelta a los principios"

El regreso de Ixo Rai! ha despertado en el músico emociones y una sensación un tanto nostálgica: "Lo veía tan lejos que no me lo creía. Cuando salí al Príncipe Felipe, fue como retroceder 20 años en el calendario, con la gente eufórica, las banderas de Aragón... Fue una vuelta a los principios".

"Cuando salí al Príncipe Felipe con Ixo Rai!, fue como retroceder 20 años en el calendario", explica el saxofonista cincovillés

decoration

Pese a lo emotivo, para el cincovillés no fue nada fácil cuadrar su calendario para poder asistir a dicho reencuentro. "Se alinearon los astros", admite, pues aquel 23 de abril le pilló justo de regreso en España, tras terminar una gira con Perales, y comenzando a preparar el 'tour' de despedida de Serrat. Sea como fuere, esos mismos astros se han vuelto a alinear para que el saxofón de Josemi Sagaste pueda resonar en aproximadamente "el 80%" de los conciertos que el legendario grupo de folk aragonés tiene previstos.

Inmerso en la gira con Serrat

Además de la ruta por Aragón con Ixo Rai!, el saxofonista se encuentra inmerso hasta finales de año en la gira de despedida de Joan Manuel Serrat. Concretamente, hasta el próximo 23 de diciembre, fecha en el que el cantautor catalán pondrá fin a casi 60 años sobre los escenarios. Pese a lo ajustado de su agenda, Sagaste también ha podido participar en otros proyectos. Sin ir más lejos, este mes ha grabado la banda sonora de la serie 'Amar es para siempre'. Asimismo, augura un 2023 cargado de sorpresas. Alguna de ellas "muy importante y esperada", aunque prefiere no anunciar más.

Josemi Sagaste (al fondo, saxofón), durante la última gira de Perales.

Tras dos años de crisis, en los que la industria en general vivió un parón, el músico aragonés agradece "volver a la normalidad". "Los músicos de sesión necesitamos movimiento. Tuve la suerte de participar cinco meses en plena pandemia en un programa junto a Emilio Aragón, lo que fue un respiro", subraya. El arduo trabajo de plató, asegura, "no me importaba en absoluto tras meses metido en casa". Además, reconoce que a nivel musical fue una experiencia "muy satisfactoria".

Josemi Sagaste no se pone ningún límite, y no descarta lanzar algún proyecto en solitario cuando "afloje la faena": "Es una idea que me ronda desde hace tiempo, y algunas cosas tengo grabadas. Pero requiere de mucho tiempo y olvidarte del resto, ya que es un trabajo muy grande". En cualquier caso, según el cincovillés, su trayectoria supone cumplir "una meta que te marcas cuando estás volviéndote loco en tu cuarto estudiando el saxo". Por ello, reconoce que "saborea a diario" las experiencias que la música le sigue regalando.

Compartir el artículo

stats