Entrevista |

Manuel Jabois: "Siempre he vivido con mucha más intensidad fuera de los libros que dentro"

El escritor y periodista gallego publica su tercera novela: 'Mirafiori'

El escritor y periodista Manuel Jabois, en una imagen promocional reciente.

El escritor y periodista Manuel Jabois, en una imagen promocional reciente. / jairo vargas

Rubén López

Rubén López

Tras 'Malaherba' (2019) y 'Miss Marte' (2021), que lo consagraron como uno de los mejores escritores de su generación, Manuel Jabois regresa con 'Mirafiori', una novela de amor plagada de fantasmas. En ella, el periodista gallego indaga en la belleza de todo aquello que no tiene explicación (como el misterio que rodea cualquier enamoramiento), mezclando constantemente realidad y fantasía. El autor presentará este miércoles a las 19.00 horas su tercera novela en el Aula Magna del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza dentro del ciclo La buena letra.

¿Cómo nació ‘Mirafiori’? 

Pues nació en un tren yendo a la Feria del Libro de Tomares en 2021. Yo estaba oyendo la canción 'Too many drugs' de Rigoberta Bandini y al escuchar el verso ‘Todo está bien porque es que siempre estuvo bien y estará bien’ me encantó ese uso del futuro. Me encantó esa fuerza, ese convencimiento de que todo va a estar bien pase lo que pase. Ya había escuchado la canción bastantes veces pero ese día debía de estar sensible y empecé a escribir en el móvil un párrafo en futuro de alguien que va en tren a reencontrarse con una persona que hace mucho que no ve. Entonces no sabía si era un familiar, una exnovia o un amigo, pero el mensaje era ese, que todo iba a estar bien. Lo empecé a escribir todo en futuro y ya en forma literaria. Luego estuve retocándolo durante unos días y ya lo tuve casi como el que quedó finalmente. Ese fue el origen y a partir de ahí empecé a pensar en escribir una novela.

Entonces, ¿no tenía intención de hablar de las relaciones de pareja?

Nunca tengo una intención clara cuando empiezo. Me parece divertido ir escribiendo y tratar de averiguar poco a poco qué es lo que estoy haciendo. No hubo intención de escribir una historia de amor. Se fue imponiendo poco a poco. En lugar de un familiar fue una exnovia y después ya sí quise introducir los fantasmas porque una buena amiga me contó que de pequeña los veía. Y pensé qué pasaría si esa amiga fuese en realidad mi novia y estuviese perdidamente enamorado de ella. A partir de esa pregunta se puso a andar la novela. Debería empezar a hacerlo, pero no suelo hacer esquemas ni nada parecido cuando afronto una novela. De hecho, las tres han surgido de forma casual.

"No cambio 15 minutos de mi vida real por diez horas metido en un gran libro"

undefined

¿Son los personajes los que van tirando de sus novelas?

Un poco sí, aunque también las experiencias vividas y las cosas que pasan en tu vida y en la de los demás. Lo que sí tuve claro cuando retomé ese primer párrafo del que te hablaba es que yo quería abordar tres ejes temporales. Quería que en esta novela tuviera mucho protagonismo el tiempo. Y luego siempre me había llamado mucho la atención algo que yo nunca he tenido: una relación larga, de esas llamadas a ser para toda la vida y que de repente se interrumpe de forma dramática. Muchas veces escribimos para eso, para vivir cosas que no hemos vivido.

¿Así que ‘Mirafiori’ tiene poco de autobiográfica?

Creo que es la menos autobiográfica de mis tres novelas. Al final, las emociones del narrador y de la protagonista son las que tenemos todos cuando vivimos una historia de amor y cuando se desmoronan. Lógicamente, los cuatro grandes amores que yo he tenido durante mi vida me han servido para escribir sobre esos sentimientos, pero hay bastante distancia entre lo que ha ocurrido en mi vida y lo que sucede en la novela.

Ha asegurado que esta es su novela más oscura. ¿En qué sentido?

Es una novela oscura pero escrita con un estilo muy luminoso, con humor y ligereza. No con un estilo solemne ni intenso. Sin embargo, los temas de los que habla sí son oscuros y jodidos. ¿Todo estará bien? Pues no, al final nada está bien. Pero es cierto que luego hay una voz narrativa que se impone a la principal y que dice que después de todo nada era para tanto. Ni las grandes alegrías fueron tan intensas como recordamos ni las tristezas tan duras. Al final, el protagonista de la novela, que es el tiempo (de ahí esos ejes temporales), da su sentencia. Y esta es que no somos más que una insignificancia en el tiempo y en el espacio. Por supuesto, eso no tiene que justificar absolutamente ningun mal, pero sí puede relativizarlo.

"Creo que 'Mirafiori' es mi mejor novela; lo más 'de verdad' que he escrito hasta ahora"

undefined

La imaginación y la ficción se mezclan con la realidad en su novela. ¿Qué le interesaba de ese universo?

Bueno, me gusta distorsionar la realidad, hacer todas esas cosas prohibidas que los periodistas no podemos hacer. Coger un hecho y jugar con él, usarlo para la ficción. Es una especie de divertimento. 

Como lector y escritor, ¿vive dentro de los libros con la misma intensidad que en la vida real?

No, yo siempre he vivido con muchísima más intensidad fuera de los libros que dentro. Dentro de ellos me lo he pasado muy bien y he conocido mucho, pero no cambio 15 minutos de mi vida real por diez horas metido en un libro de cualquier gran novelista. Pero eso no quita para decir que yo soy el que soy porque he leído libros y he visto películas. Me han ayudado a entender el mundo y a los demás.

¿Para qué le ha servido el periodismo a la hora de escribir novelas?

Me ha ayudado a escribir de forma sencilla y comprensible. Lo principal es saber que el que está al otro lado tiene que entender lo que dices. No asombrarse por lo bien que escribes ni la cultura que tienes. Tiene que asombrarse por tu capacidad para conectar con él. Yo no escribo para meterlo en un cajón. Ni tampoco como terapia, que es muy legítimo (ojalá mis males se curasen con la escritura...). 

¿Es ‘Mirafiori’ su mejor novela por el momento?

Sí, siento que es lo más ‘de verdad’ que he escrito hasta ahora. Cuando escribes ficción no tiene que ser real, no tiene que haber pasado ni tiene por qué pasar, pero sí debes pensarlo de verdad para que la gente crea que es de verdad.