La primera experiencia de La Pandilla, esta versión rejuvenecida de La Familia, es este Eurobasket en el que van rompiendo pronósticos partido a partido. Advertía antes del medirse a Lituania Scariolo que "no tenemos más centímetros, más kilos o más talento de los que teníamos cuando llegamos, pero sí mejor química. Ahora todos conocen su rol y lo asumen cuando salen a la pista". Y eso retrata perfectamente lo que pasó en el partido: un equipo limitado en el talento y el físico, pero intachable en la actitud que combate hasta la extenuación sin rendirse. Y eso le llevó, junto al swing de Brown, que justificó a acertada elección, a meterse en los cuartos. El zaragozano Jaime Pradilla, que anotó dos puntos en 10 minutos, salió en el quinteto titular.

De inicio, Scariolo apostó por un quinteto reconocible con Pradilla Willy por dentro, el swing de Lo Brown, y el trabajo en el perímetro con Jaime Fernández López-Arostegui. Comenzó el partido con una falta de ataque de Valanciunas sobre Pradilla y una asistencia del joven jugador español en el juego entre postes a Willy, que castigó a Sabonis. El mayor de los Hernangómez anotó los seis primeros puntos y tuvo buenos pies para forzar personales. Mientras los puntos lituanos los ponía Grigonis, aprovechando el exceso de agresividad de los exteriores españoles. La aparición de los pívots lituanos les dio la primera ventaja (9-11), pero la rotación española y la aparición de Rudy permitieron a los de Scariolo mantener la consistencia. Garuba mandaba a Valanciunas al banquillo con dos faltas antes de que terminase el primer cuarto. Alberto Díaz se sumaba a Rudy con otro triple, pero al final del primer cuarto mandaban los exteriores lituanos (19-20).

 

La segunda unidad

La segunda unidad española insuflaba energía con un 8-0 de parcial gracias a Darío Brizuela y la inspiración defensiva de Alberto Díaz. Juancho tomaba el testigo adelante y Garuba mantenía el fragor atrás, con Willy sacando la tercera a Valanciunas. Pero entonces Kuzminskas y Sabonis sacaron a bailar a los defensores fuera y eso dolió a una España (34-38) desacertada en el lanzamiento exterior. El exceso de celo defensivo metía rápido a los de Scariolo en el bonus, regalando puntos fáciles. Al descanso, Lituania dominaba al ritmo de Kuzminskas (45-40).

Empezó España la reanudación con faltas ingenuas y desajustes defensivos que le hacían nadar contracorriente. Brown se fabricaba buenos tiros, pero fallaba en la ejecución y los lituanos abrían brecha. Los de Scariolo pasaban por el peor momento del partido (47-58) tanto en sensaciones como en el marcador. No condicionaban desde la defensa y en ataque ni dominaban la pintura ni estaban acertados desde el perímetro. Con Kuzminskas on fire y Brown fallando lanzamientos cómodos los lituanos hacían valer su favoritismo. Ante esa tesitura Scariolo volvía a recurrir a la segunda unidad, cumplidora como siempre y con un Juancho valiente (13 puntos). Un colosal Garuba y un triple de Rudy metieron a España de nuevo en el partido al final del tercer cuarto (63-68).

Los errores en los lanzamientos seguían lastrando a los españoles. Faltaba determinación para ir a por el aro rival, cuando Rudy rescató al equipo con su carácter. España hacía la goma en el marcador, mientras Scariolo buscaba soluciones en el banquillo. Solo la resiliencia española invitaba al optimismo y esa actitud provocó el último arreón para ponerse a uno (74-75) a 3:25 del final. Con Brown llevando la batuta con inteligencia y Garuba Y Willy peleando dentro llegó un canastón en los primeros puntos de López-Arostegui para adelantar a los españoles (80-78 ) con un minuto por delante. Tras un triple lituano Garuba palmeó su enésimo rebote ofensivo para colocar el 82-81 a 16 segundos. A una defensa de cuartos... ¡Y Alberto Díaz sacó otra falta en ataque! Sin embargo, un tiro libre de Willy fue respondido por un palmeo lituano llevó el partido milagrosamente a la prórroga.

Momento Brown

Y entonces Brown, monopolizó el juego ofensivo con doce puntos en la prórroga. Inteligente una vez más, Scariolo planteaba a la perfección la prórroga: defensa ganadora y el swing de Brown. España se clasifica para cuartos dejando a una Lituania favorita (102-94. La Pandilla no deja de crecer.