Kiosco

El Periódico de Aragón

El Gran Premio de Aragón

Marc Márquez, el hijo predilecto

La vuelta del piloto catalán al Mundial en el GP de Aragón ha sido una bendición tanto para los aficionados como para los negocios de Alcañiz. "Estábamos dudando si ir a Motorland o no, pero en el momento que anunció que iba a correr no había ya mucho que pensar", dice Cristina, una aficionada

11

La mañana del sábado del Gran Premio de MotoGP en Motorland Aragón, en imágenes Ángel de Castro

No hay color. Y si los hay son los de su Repsol Honda. Marc Márquez acapara todos los focos y su regreso al Mundial ha colocado al Gran Premio de Aragón en otra dimensión. "Estoy muy feliz de anunciar que vuelvo este fin de semana. Poder hacerlo en Motorland delante de todos vosotros no tiene precio. Full Gas". Ese fue el mensaje con el que el español cambió de raíz lo que se podía esperar en Alcañiz estos días.

Porque con el piloto catalán las carreras son otras. Ni siquiera hace falta que esté en disposición de pelar por la pole o que tenga opciones de subir al podio. Da igual. Su sola presencia es el reclamo perfecto para una afición que anhelaba volver a ver a su ídolo.

Y Alcañiz lo celebra, por supuesto. La vuelta de Márquez, anunciada por el propio piloto a mediados de semana, ha sido el empujón definitivo para que la ciudad turolense recupere el pulso para recordar cómo se vivía el Gran Premio antes de la pandemia, o por lo menos se acerque a ello. "Estábamos dudando si ir a Motorland o no, pero en el momento que anunció que iba a correr no había ya mucho que pensar", dice Cristina, acompañada por su marido y su hija.

Y como ellos, cientos. Ha dado igual la advertencia de Márquez, que señaló que se tomaba su regreso como una prueba para el próximo Mundial y que no tenía ninguna expectativa sobre el fin de semana en Aragón. Eso es lo de menos, porque la expectación que levanta su figura sobrepasa su hacer sobre el circuito.

Aficionados se hacen fotos ante el camión de Marc Márquez Ángel de Castro

Y eso que sobre el trazado turolense ha vuelto a ser protagonista ya desde primera hora de la mañana de este sábado. En el vocabulario de Marc, que ha estado casi cuatro meses sin poder competir, no existe la palabra tranquilidad, ni tampoco el verbo reservarse. Y es por eso por lo que ha logrado tal legión de incondicionales. En la sesión de libres, el de Cervera protagonizó una salvada marca de la casa que le libró de una caída casi segura que, no obstante, se produciría pocas vueltas después con la que tembló todo el circuito. Afortunadamente, no revistió consecuencias de gravedad y pudo volver a rodar, aunque su gesto contrariado cuando llegó a su box denotaba que no estaba rodando cómodo sobre su Honda.

El seis veces campeón de MotoGP no pudo clasificarse entre los diez mejores y, por tanto no se clasificó directamente para la Q2, teniendo que acudir horas más tarde a la repesca. Aunque en esa nueva oportunidad, Márquez tampoco lo ha conseguido, así que el idolatrado piloto partirá mañana desde la 13ª posición de la parrilla.

El impacto

Pero esa pequeña decepción se ha esfumado rápido entre sus miles de seguidores, que se conforman simplemente con volverlo a ver trazar curvas como solo él sabe hacer. "Me da rabia por Marc porque no se le ve disfrutar como antes encima de la moto", subraya José Antonio, un fiel aficionado del catalán, que habla del piloto con un cariño como si un miembro de su familia se tratase. "Claro que es mejor verlo pelear por ganar o por estar arriba, pero ahora mismo los resultados son secundarios", añade.

Si contentos están sus fans simplemente con su presencia de nuevo en el Mundial, no lo están menos los responsables de los negocios de Alcañiz. "Había rumores de su regreso en Motorland, pero cruzábamos los dedos por que así fuera", confiesa Nieves Ballestero, gerente de la Asociación de Empresarios Turísticos del Bajo Aragón, que asegura que la vuelta de Márquez fue el impulso definitivo para volver a rondar el 100% de ocupación hotelera tras sufrir este año más cancelaciones que en otros. "Su presencia es el mayor reclamo para la mayoría", reconoce Ballestero.

Los responsables de supermercados, bares, restaurantes, tiendas de recuerdos y cualquier negocio en general de Alcañiz saben que con el piloto en la localidad les va a ir mejor y van a ver aumentados sus beneficios. A la vista de su tremendo impacto, pocos se merecerían más que Márquez el título de hijo predilecto de una ciudad que celebra por todo lo alto su regreso al Mundial.

Compartir el artículo

stats