La opinión de Javier Lafuente: 'O Rei' ha muerto, ¡viva Pelé!

En septiembre de 1974, cuando visitó La Romareda con el Santos en su tour de despedida del deporte, miles de aficionados lo aclamaron en Zaragoza.

Javier Lafuente

¿Qué se puede decir de un futbolista que tenía dos apodos, uno terrenal, Pelé, y otro planetario, O Rei? ¿Qué dato más concluyente existe que el de haber sido el único jugador en la Tierra capaz de ganar tres Mundiales? ¿Quién puede presumir, como hizo él, de haber marcado 1.283 goles en su carrera, aunque la FIFA le atribuyó unos 770? Edson Arantes (de nacimiento) ha muerto, pero fue tan mítico que paseó su leyenda incluso antes de retirarse del fútbol, hace casi medio siglo.

En septiembre de 1974, cuando visitó La Romareda con el Santos en su tour de despedida del deporte, miles de aficionados lo aclamaron en Zaragoza. Repartió abrazos, besos, sonrisas y camisetas e incluso fue llevado a hombros en el césped por una multitud entusiasta. Jamás he visto tal devoción rival por otra estrella del fútbol, ya sea Maradona, Cruyff, Di Stéfano o el último en entrar en ese Olimpo, el argentino Messi. Es evidente que todos ellos disputaron la Liga española y, por tanto, llegaron a ser adversarios del Real Zaragoza en diferentes momentos. Pelé nunca jugó en las filas de un club europeo, así que todo lo que podía recibir de los zaragozanos en aquel 1974 era cariño y admiración.

Muerto el rey, días después del Mundial que coronó a Messi, ahora millones de aficionados se harán la eterna pregunta, la que lleva rondando por las cabezas de los hinchas desde que surgieron las primeras estrellas de este deporte: ¿Quién es el mejor de la historia? La cuestión levanta pasiones porque algunos consideran que refugiarse durante casi toda su vida en el Santos brasileño (luego marchó al Cosmos de Nueva York) impidió calibrar y comparar su talento en competiciones más prestigiosas como la Copa de Europa (hoy Liga de Campeones). Pero los sudamericanos tendrán el mismo dilema: ¿se hubieran adaptado Beckenbauer, Cruyff, Platini, Iniesta o Cristiano Ronaldo para jugar y ganar la Copa Libertadores?

Creo que no importa saber quién fue el mejor de la historia. Personalmente, diría que si todos ellos fueran mosqueteros Pelé hubiera sido D’Artagnan. Pero existe un dato casi concluyente a favor del astro brasileño para medir con éxito su talento, su carisma, su potencial y su estrella: el golazo de chilena, con el brazo roto, que marcó a los nazis en Evasión o victoria (1981), de John Huston, la película más famosa sobre el fútbol. Insuperable.