La Feria Stock Car, el salón del vehículo de ocasión y kilómetro 0, ha dado el pistoletazo de salida a los certámenes que se celebrarán a lo largo del año en la Feria de Zaragoza. En el primer día de evento, los usuarios respondieron por la mañana y por la tarde, que llegaron hasta la instalación zaragozana en coches particulares --poco uso de las lanzaderas ofrecidas por la organización-- todavía mirando con detenimiento la oferta de vehículos. Por su parte, los concesionarios describieron cómo ha sido el año de la pandemia para el sector y confiaron que el certamen impulse a los usuarios a adquirir su nuevo coche.

El año ha sido «muy complicado y con una incertidumbre difícil», con épocas y meses «de repuntes fuertes» pero con otras fechas en las que bajaron las ventas, afirmó Antonio Tejedor, del concesionario Velconi que abarca marcas como Fiat o Abarth. Este último mes, no obstante, estaba siendo «bueno». «Hemos vendido coches en el concesionario incluso antes de venir a la feria, la mayoría eran usados», señaló Tejedor. Desde Velconi confían en que la feria «ayude un poquito», y en las primeras horas de evento las sensaciones ya fueron buenas. «Se ha vendido algún coche, hay dos o tres personas que tienen interés y que han dicho que volverán, esté o no el coche. Yo creo que el movimiento más grande vendrá a partir de mañana», aclaró Tejedor.

Precios desde los 2.000 euros y rebajas de hasta más de 10.000

El salón del vehículo de ocasión y kilómetro 0 (Stock Car) se caracteriza por tener precios especiales, y ofertas que en otras condiciones no se darían. Más aún cuando los concesionarios necesitan dar salida a todos esos vehículos almacenados que no se han vendido este último año a causa de la pandemia. Los precios se establecen desde los 2.000 euros en adelante, según la marca y el modelo. Las ofertas también dependen de la antigüedad del vehículo y los kilómetros, si es nuevo, seminuevo o tiene poco recorrido. En cualquier caso, las rebajas sobre los precios originales oscilan mucho, y pueden darse descuentos de hasta más de 10.000 euros. Además, existen las opciones de pagar al contado o financiarlo, y en este segundo caso, en muchas marcas la disminución del PVP es mayor que si se hace un solo pago.

Otro de los expositores (hay más de 30 concesionarios y servicios de venta) es el grupo Carza, que aglutina Kia Autosalduba, Peugeot Carza, Skoda Zaratecno, Mazda Saracosta Motor, Hyundai Seulcar, y la marca del grupo Carza Ocasión. Su director comercial, José Antonio Casas, aseguró que el ejercicio económico fue complicado a nivel nacional, pero ellos no se han visto tan afectados como quizás otras marcas «premium». «En este 2020, el primer trimestre del año debido a las restricciones y a Filomena en enero, a nivel nacional las ventas bajaron en torno a un 40 o 50%, pero a nivel de grupo, en computo general, descendieron en torno a un 18 o 19%», expresó Casas.

«Sí que es verdad que nosotros manejamos muy bien el mercado de ocasión, pero hay todo tipo de opciones. El año pasado creo que vendimos 1.100 vehículos usados frente a 5.000 vehículos nuevos a nivel de grupo», añadió el director comercial del grupo Carza. Aun así, Stock Car se presenta para esta empresa aragonesa como una feria «de muchas expectativas» para la que han realizado «el mayor despliegue logístico de la historia desde que comenzamos a venir», apostilló Casas.

Reto de 600 vehículos

Por otro lado, el presidente de la comisión de automoción de la Cámara de Comercio (organizadora del evento), José Cerón, aludió al «plantel de vehículos seminuevos» expuesto, con «condiciones económicas estupendas», para superar «un año muy complicado». El reto para Cerón, vender al menos 600 de los 1.200 vehículos ofertados.

Los compradores se mantuvieron cautos el primer día. Aunque se vendió algún coche, tal y como señalaron desde los concesionarios, la tónica habitual fue ir a mirar precios y modelos. «Estamos viendo y si podemos comprar, compraremos. Material hay y bueno», dijo José Luis, acompañado de su amigo Eduardo que parecía no tenerlas todas consigo respecto a los costes. «Aun así se me van los precios un poco. Este los ve bien y yo los veo altos. Piensas este coche, con estos kilómetros, podría bajar un poco de precio…», lamentó este último.

Stock-Car en la Feria de Zaragoza JAIME GALINDO

Una pareja de jóvenes, Álvaro y Daniel, también se acercó hasta la Feria de Zaragoza, y aunque tenían coches recién estrenados, llevaban un recado a la espalda. «Habíamos venido otras veces a dar vueltas, a curiosear. Y ahora también para una amiga que nos había dicho que si encontrábamos algo sobre 10.000 euros que mereciera la pena que se lo dijéramos». O Miguel y Mapi, un matrimonio que tenía claro que necesitaba coche «a corto o medio plazo» pero solo lo comprarían en este salón en caso de «una oferta espectacular». «No conocemos mucho el mercado, pero el kilómetro 0 está parecido a otros sitios, y alguna oferta me ha sorprendido pero no sabemos si es real, si no…», sonreía Miguel.