El Instituto Confucio de Zaragoza va a plantear al Departamento de Educación del Gobierno de Aragón que el chino sea incluido como segundo idioma extranjero en Primaria y en Secundaria. Según ha podido saber este diario, la iniciativa forma parte de una petición nacional junto al resto de centros de estas características del país, que harán lo propio en las comunidades en las que están instalados.

La solicitud formal al Ministerio de Educación ya está diseñada a la espera de conocer el nuevo currículo, pero en el caso de Aragón se tiene que esperar a que la DGA publique el plan de estudios autonómico para hacerlo. «El motivo es porque existe una demanda y porque el chino será el idioma del futuro. Francés y alemán están muy bien, pero la sociedad ha evolucionado de tal manera que muchas empresas, por ejemplo, tienen una vinculado muy directa con China», explica a este diario Rafael de Miguel, director del Instituto Confucio en Zaragoza.

El curso con el sector logístico está pendiente de retomarse

El Instituto Confucio de Zaragoza tiene pendiente retomar el curso de chino dirigido al sector logístico, que tuvo que ser parado por la pandemia y que ahora se quiere recuperar «en cuanto se pueda», según dice Rafael De Miguel, director del centro. «En Zaragoza tenemos muchas empresas afincadas con una relación directa con China. Somos un punto estratégico, lo estamos viendo constantemente, y obviamente China exige conocimientos del idioma», cuenta De Miguel. En este sentido, se refiere a la posición de Aragón y de la capital concretamente en la futura autopista ferroviaria Zaragoza-Algeciras. «Estamos en un punto muy importante», señala el director. En este sentido, el curso dirigido a trabajadores del sector logístico está muy orientado a términos de empresa y de negocios, sobre todo para aquellas personas que viajan mucho al país oriental. Los conocimientos específicos del sector les ayudan a la hora de desarrollar su negocio. 

En Andalucía, por ejemplo, hay 6.000 alumnos de Primaria y Secundaria que asisten a las llamadas Aulas Confucio, implantadas en centros educativos. «En Aragón podríamos tener tirón. Tenemos un aula en el Británico y otra en el campus de Huesca con demanda y si pusiéramos más creemos que habría interés», explica De Miguel. «Venimos de generaciones que han estudiando francés e inglés, pero dentro de unos años, nos guste o no, el chino va a tener una importancia muy superior por encima de otros idiomas», considera el director. Por el momento no ha habido ninguna reunión «seria» con la DGA, pero desde el Instituto Confucio mantienen fija su idea de plantear esta propuesta al departamento que dirige Felipe Faci. 

Varias profesoras del Confucio, en Zaragoza, durante la reciente celebración del evento de otoño, el pasado mes de octubre. INSTIUTO CONFUCIO DE ZARAGOZA

En estos momentos, el centro de Zaragoza cuenta con 12 profesores de chino que cubren la demanda. Este año, la institución ha recuperado las cifras de prepandemia y cuenta con 745 alumnos tras un 2020 donde, por culpa del covid, tuvieron 692.

El crecimiento de los estudiantes desde que se estrenó el instituto Confucio en Aragón, en el curso 2017-2018, ha sido progresivo, ya que entonces abrió sus puertas con 136 matrículas. Estas subieron ya fuertemente hasta los 588 en el 2018-2019 y se elevaron hasta los 749 en el año académico 2019-2020.

3.000 horas de clase al año en Aragón

«Estamos muy satisfechos con la evolución porque poco a poco nos hemos afianzado y ganado alumnos. Antes, la única opción para estudiar chino era la Escuela Oficial de Idiomas, pero ahora también tenemos convenios con el Británico, Hueca y Pamplona. La gente que empezó con nosotros ha continuado, muchos son jóvenes, y eso nos hace ver que las cosas se están haciendo bien», matiza De Miguel.

Antes de la pandemia, el centro Confucio de Zaragoza registraba 3.000 horas de clase al año. «Este curso nos volvemos a acercar a ese dato y las matrículas aún subirán porque en el segundo cuatrimestre siempre crecen», dice De Miguel.

La tasa de éxito en los exámenes es de más de 80% de aprobados entre los aspirantes entre los diferentes niveles, que van desde los más jóvenes hasta los adultos. En el curso YCT 1, que está dirigido a estudiantes de Primaria y Secundaria de entre 8 a 14 años que se inician en la lengua y la cultura chinas, hay 40 alumnos este año. En adultos se cuenta con 25 estudiantes de nuevo ingreso, que son hasta 30 si se tiene en cuenta las aulas Confucio de Huesca y Pamplona.