Longares celebró del 1 al 8 de septiembre sus fiestas patronales en honor de San Vicente, San Gonzalo y la Virgen de la Puerta. Ocho días marcados por la alegría, la participación y las ganas de volver a celebrar unas fiestas, con una gran asistencia de vecinos y visitantes a todos los actos programados.

El ‘Tributo a Cantajuegos’ hizo bailar a pequeños y grandes. |

El primer día comenzó con la comparsa de cabezudos, la final del torneo de peñas de fútbol sala, y el merecido homenaje a la tercera edad que los mayores recibieron en forma de merienda organizada por la peña La Estrella, y amenizada por el grupo de jota local. El pregón corrió a cargo de la doctora Berta Viñado Oteo, a quien el Ayuntamiento de Longares designó como reconocimiento a su trayectoria profesional tras su reciente jubilación, y en representación de todos los longarinos y longarinas que trabajan en centros sanitarios, a quienes también rindieron un homenaje por su esfuerzo y dedicación durante la pandemia, invitándoles a acompañar a la pregonera en los balcones del consistorio.

El dance del paloteo volvió a ser el protagonista de las fiestas. |

En el día de los patrones, el dance del paloteo volvió a ser el protagonista, con 236 participantes que retomaron la tradición de danzar delante de las reliquias de San Vicente y San Gonzalo, con más emoción, devoción y fuerza que nunca, tras dos años sin poder hacerlo. El último día de fiestas, y en el que se honra a la patrona la Virgen de la Puerta, el número de danzantes fue ligeramente inferior, con 196 participantes.

Los más jóvenes disfrutaron las noches con varias disco móviles. | SERVICIO ESPECIAL

Durante el fin de semana los festejos populares taurinos congregaron a numeroso público de varias localidades cercanas, tanto en la plaza de toros como en los encierros. En el festejo de la tarde del sábado se realizó una brillante exhibición de recortadores veteranos para recaudar fondos para la Fundación Aragonesa de Esclerosis Múltiple, obteniendo una importante cantidad de 1.065 euros, que irán destinados a mejorar el equipamiento de la sede.

La pregonera, la doctora Berta Viñado, ofreció un emotivo discurso. |

En el quinto día de fiestas los más pequeños tuvieron su baile de disfraces amenizado por el grupo Super Éxitos y su Tributo a Cantajuegos, mientras que los mayores revivieron tiempos pasados con las actuaciones de María Jesús y su acordeón, y del showman Jordi LP, finalizando la jornada con una charanga nocturna que recorrió las numerosas peñas.

Los festejos taurinos congregaron a un numeroso y emocionado público. |

El día de la mujer, la asociación de amas de casa organizó una comida popular en el pabellón, y la peña La Bodega preparó su tradicional chocolatada. Numerosos concursos se celebraron en las fiestas, como los tradicionales de tiro de herradura y tiro a la tabla, unidos a otros como los de disfraces, baile del farolillo, pancartas, fútbol-vaca, ranchos, tapas, guiñote o rabino.

Las cucañas, los hinchables, las comparsas de cabezudos, la fiesta de la espuma, los carretones, una exhibición de bueyecitos y un cuentacuentos fueron otras de las actividades que a lo largo de estos días la Comisión y el Ayuntamiento de Longares organizaron para los más pequeños con motivo de las fiestas. Por su parte, las orquestas La Principal, Vendetta y Energy Show, los dj’s Luis Redondo, Sergio Originals, Erik Romero, David Herrando y Chema Cortés, la charanga Aires del Huerva y la Banda de Almonacid pusieron la música con la que los longarinos no pararon de bailar durante todas las fiestas.

Además, para reponer fuerzas, se prepararon un almuerzo, recenas, degustaciones, el tradicional estofado de vaca y la sardinada, que junto a la traca final y una disco móvil, concluyeron los festejos.

En resumen, unas fiestas que contaron con una programación muy completa de la que disfrutaron desde los más pequeños hasta los más mayores y estuvieron marcadas por la alta participación y el buen tiempo. Estos bonitos días se recordarán por ser los del reencuentro de Longares con sus fiestas patronales que tanto echaba de menos.