Ronald Araujo no va a jugar con Uruguay frente a Ghana. Y no va a jugar porque todavía no está recuperado de la lesión en el aductor, como se presumía, y no porque exista una prohibición expresa del Barcelona. Diego Alonso, el seleccionador de Uruguay, ha aclarado de nuevo la situación del central, al que su país necesita por al sanción de José María Giménez, y el pacto al que llegó con el club azulgrana para la convocatoria del jugador, que no tiene el alta médica.

"Que juegue o no Araujo va a depender de mí, que soy el entrenador, no de lo que diga el presidente del Barcelona", aseguró el técnico para querer destacar su autoridad sobre la selección. Pero, al mismo tiempo, desgranó los términos del acuerdo con el Barça por los cuales se permitió la incorporación de Araujo, operado el 28 de septiembre de "la avulsión del tendón del aductor largo del muslo derecho" y con un pronóstico de baja de tres o cuatro meses.

FIFA World Cup Qatar 2022 - Uruguay Press Conference BENOIT TESSIER

Reunión en Barcelona

Araujo depende de Alonso, depende de su recuperación y depende del "pacto" cerrado por el técnico charrúa y el Barça respecto a que el jugador "estaría disponible" para reaparecer cuando hubiera alcanzado el nivel físico suficiente. Y si hubiera un desacuerdo, lo decidiría un tercero", apuntó Alonso. Ese tercero es el doctor Lasse Lempainen, el cirujano que le operó.

Alonso viajó a Barcelona y se reunió en Sant Joan Despí con Xavi, con el doctor Ricard Pruna y con Mateu Alemany, el director de fútbol Mateu Alemany. El Barça estaba alarmado por la aceleración que se efectuaba en el seno de la concentración uruguaya para adelantar el reaparición de Araujo, al que necesitan frente a Ghana por la sanción del defensa del Atlético. "Está en evolución franca, y cuando esté apto jugará. No podemos adelantar si será el próximo partido o el siguiente", añadió sobre la obviedad de que Araujo no está al nivel competitivo que exige un Mundial.