+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Testimonio de Amedo

El expolicía condenado por el ´caso GAL´ desvela en un libro supuestas presiones de Garzón, Pedro J. Ramírez y Cascos hace 12 años para desbancar al PSOE.  

LUIS DIEZ SONIA GUTIERREZLUIS DIEZ SONIA GUTIERREZ 12/02/2006

Un libro recién publicado desvela nuevos detalles de la supuesta conspiración maquinada en los años 90 para reabrir el caso GAL y echar al PSOE del Gobierno. En esta ocasión, es el expolicía José Amedo, condenado por la guerra sucia contra ETA, quien aporta datos de la trama formada, según dice, por el director de El Mundo , Pedro J. Ramírez, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y el entonces secretario general del PP, Francisco Alvarez-Cascos.

Amedo cuenta en La conspiración, el último atentado de los GAL (editorial Espejo de Tinta) las presiones a las que fue sometido por el director de El Mundo para que implicara a la cúpula de Interior y al entonces presidente del Gobierno, Felipe González, en las actividades del GAL, por las que el exsubcomisario fue sentenciado en 1991 a 108 años de cárcel.

Según Amedo, a cambio de contar lo que sabía del GAL, sería indultado cuando el PP llegara al poder y recibiría de Ramírez cantidades millonarias, que se concretaron en 30 millones de pesetas. El fin de estos pagos (negados ayer por El Mundo en su editorial) era que el diario pudiera organizar "un flujo de escándalos" que "fuesen arrinconando" al Gobierno.

El libro narra la versión del famoso condenado sobre cómo se armó el proceso judicial que comenzó en 1994 con la confesión de los expolicías Amedo y Michel Domínguez contra responsables del Ministerio del Interior por el secuestro de Segundo Marey. Considerado la primera víctima del GAL, este ciudadano francés fue secuestrado el 4 de diciembre de 1983 al ser confundido con el dirigente etarra Mikel Lujua. Estuvo encerrado 10 días en una cabaña de Cantabria sin luz ni agua. Nunca se recuperó de las secuelas.

El Supremo condenó a 12 personas en julio de 1998, entre ellas el exministro José Barrionuevo, el exsecretario de Estado de Interior, Rafael Vera, y el exdirector general de Seguridad, Julián Sancristóbal (10 años para cada uno) y varios mandos policiales.

El relato de Amedo confirma datos conocidos en los últimos 12 años. La supuesta conspiración comenzó, según Amedo, en abril de 1993, cuando Garzón interrogó a su compañero, el también condenado Michel Domínguez, y le ofreció "solucionar su problema si contaba todo lo que sabía". Domínguez le dio "las claves del secuestro" de Marey.

Garzón no prosiguió sus pesquisas porque abandonó el juzgado para presentarse a las elecciones generales como número dos de la lista socialista al Congreso por Madrid, que encabezaba Felipe González, pero las retomó al abandonar la política y regresar a su puesto en la Audiencia Nacional. Según Amedo, en diciembre de 1994, el juez le "presionó" para que colaborase y le hizo saber que conocía las cuentas de su esposa y la de Domínguez en Suiza.

Después narra sus entrevistas con el director de El Mundo y el periodista Melchor Miralles en el hotel Eurobuilding de Madrid, y dice que acordaron una entrega inicial de 12 millones de pesetas por su relato y otra cantidad similar por una grabación de Sancristóbal en la que implicaba al entonces presidente del Gobierno. "Vas a estar plenamente respaldado por mí, por amplios sectores sociales y por determinadas personas con mucho poder", dice Amedo que le aseguró Ramírez.

Aznar, al corriente

El expolicía relata que el director de El Mundo le informó de que Alvarez-Cascos y José María Aznar estaban al corriente de la trama. Amedo relata una entrevista que mantuvo con Pedro J. en su despacho y en la que éste le pidió, en nombre de Jose --supuestamente José María Aznar--, que exculpara a Ricardo García Damborenea, exdirigente del PSE que se pasó al Partido Popular. Pedro J. Ramírez le contó, según relata Amedo: "Jose me ha dicho que ponga en tu conocimiento que te está sumamente agradecido y que jamás se olvidará de este favor".

Más tarde se refiere a cómo Garzón le orientó para que imputara a Vera por haber pagado un millón de francos a Sancristóbal para el secuestro de Marey y a cómo, tras el encarcelamiento de Vera, Ramírez le pidió que imputara al exministro José Luis Corcuera. Por estas dos acciones, el director de El Mundo desembolsó a Amedo, según éste, 18 millones de pesetas.

Sin indulto

En diciembre de 1998, cinco meses después de la sentencia del caso Marey , el Gobierno concedió el indulto parcial a los condenados, salvo a Amedo y Domínguez. Pero el Constitucional ordenó su ingreso en prisión en el 2001. Barrionuevo, Vera, Sancristóbal y Damborenea lograron el régimen abierto. Después de toda la "conspiración", Amedo no fue indultado por el Gobierno del PP.