+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Dos amigos

 

Ángel Giner Ángel Giner
19/05/2019

Después de venerar el románico insuperable de San Juan de la Peña pedaleando con el culo levantado sobre sus consistentes desniveles, dos ciclistas aragoneses pusieron la carrera en un estado incandescente. Arcas y Barceló tenían marcada la etapa del Pirineo atacando tras el obligado calentón de San Juan de la Peña, sobre un terreno que conocen como el pasillo de su casa. Por momento se llegó a pensar que el de Sabiñánigo se podría unir al reducido club de ganadores aragoneses de la Vuelta Aragón que conforman Carlos Hernández y Fernado Escartín. Los dos amigos, aunque en equipos diferentes, se entendieron bien pero detrás, un pelotón absolutamente estimulado por el desfondamiento del líder Jules, se afanó en dinamitar una fuga que no iba de broma.

Los notables del pelotón querían mantener la etapa abierta o lo que es lo mismo, mantener toda opción derivada de las bonificaciones. Y así fue. Por otro lado, el viento del norte que se encajona habitualmente en el Valle del Aragón puso la dificultad añadida para romper cualquier ilusión ya fuera de Arcas y Barceló o incluso después con el portugués Marque.

Pero Canfranc, que recibió la Vuelta a España del 98 con Bugno escapado, no permitió ayer una recepción similar. Fue un esprint duro donde Hivert, con trece años de carrera profesional y ahora disfrutando de una segunda juventud tras su victoria reciente en el GP Miguel Induráin, se hipermotivó para imponerse al grupo de notables con Rolland y Taaramae como elementos más distinguidos.

Hivert, con 34 años, es un ciclista que apenas ha dejado temporadas en blanco. Ha vestido ocho maillots de diferentes equipos y disputado tres Tours de Francia, acumulando un interesante palmarés. Hoy la carrera queda al albur de las bonificaciones, tanto las del camino a Zaragoza como la del esprint final. Un resultado incierto ante el desarrollo de la etapa final consagrada irremediablemente al marcaje, la estrategia y el control. Nueve corredores, metidos en un pañuelo de 6 segundos, tienen opción a cualquier veleidad. Emoción hasta final.

Destacamos

Galerías de fotos