+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Con mano de Hierro

Rubiales despide a Lopetegui por haber negociado a su espalda el fichaje por el Madrid y el director deportivo asume el banquillo

 

Lopetegui, en el aeropuerto de Krasnodar. - EFE / JAVIER ETXEZARETA

MARCOS LÓPEZ
14/06/2018

Durante casi dos horas, España no tuvo entrenador. La bomba que lanzó Florentino Pérez anunciando el fichaje de Julen Lopetegui como nuevo técnico del Madrid provocó un tsunami justo antes de que ‘La Roja’ debute mañana en Sochi ante Portugal. Un tsunami que se ha llevado por delante a Lopetegui, quien será hoy presentado en el Bernabéu como el sucesor de Zidane, colocando, además, a Fernando Hierro al frente de España. Tuvo, precisamente, mano de hierro Luis Rubiales, el presidente de la Federación, porque no le tembló el pulso en unas horas que resultaron tan volcánicas como esperpénticas.

El efecto de la bomba blanca resultó letal. Instantáneo. Quedó la selección bajo un terrible estado de shock, procesando el carrusel de acontecimientos que se vivieron en una crisis sin precedente alguno. Una crisis descomunal en la que Rubiales, lleno de ira porque Lopetegui había negociado con Florentino a su espalda, no se dejó asustar por el poderío del Madrid e impuso su idea inicial de despedir de manera fulminante al técnico guipuzcoano.

DESLEALTAD

«Nos hemos visto obligados a prescindir del seleccionador», comenzó diciendo el presidente de la Federación una vez había comunicado a Lopetegui que no aceptaba su deslealtad. Deslealtad porque no le informó de la llamada del Madrid. Deslealtad porque no le hizo caso (ni tuvo influencia alguna con Florentino) para no hacer público el acuerdo. Deslealtad porque la Federación solo lo supo «cinco minutos antes» del estallido de la bomba que alteró para siempre el paisaje de ‘La Roja’.

Lopetegui, que había firmado una inmaculada hoja de clasificación hacia el Mundial en sus dos años con la selección (20 partidos, 14 victorias, seis empates), lo ensució todo al recibir la llamada blanca. «La selección es el equipo de todos los españoles y hay decisiones que estamos obligados a tomar en función de una forma de actuar», proclamó Rubiales, mientras el exseleccionador hacía ya las maletas para volar a Madrid, donde hoy será presentado como nuevo entrenador blanco. «Nos hemos encontrado con una circunstancia sobrevenida, con una negociación (habló del Madrid y el técnico, sin citar directamente a Florentino) de la que nunca se informó a la Federación».

HORAS DE CAOS

Por eso, Rubiales actuó pensando solo en la selección, desoyendo presiones de todo tipo, incluyendo de algunos jugadores, que pedían la continuidad de Lopetegui durante el Mundial. El Madrid pensó en el Madrid; Julen en Julen y Rubiales en la Federación. «Tiene que haber un mensaje claro. Hay una forma de actuar que debemos cumplir. Estábamos obligados a tomar una decisión. Aquí nadie puede estar fuera de las reglas del equipo, aquí no estamos para guardar las apariencias sino para defender los valores de la selección», proclamó.

No dijo entonces el nombre del sucesor de Lopetegui, pero sí dio una pista. «Vamos a tocar lo menos posible en la concentración». Un par de horas más tarde, con Lopetegui digiriendo su tumultuosa salida de la selección, la Federación emitía un comunicado confirmando el nombramiento de Fernando Hierro como máximo responsable técnico en el Mundial. Pasó del despacho de director deportivo de la Federación a sentarse mañana en el banquillo de Sochi.

Todo sucedía de manera vertiginosa. En menos de 24 horas, el efecto de la bomba del Madrid había dinamitado la estructura de la selección, al punto de que Lopetegui abandonaba la concentración de Krasnodar junto a sus ayudantes: Pablo Sanz, Óscar Caro (preparador físico) y Juan Carlos Campillo (coach). Hierro, entretanto, lanzaba un «mensaje de tranquilidad» en medio del caos bajando luego a dirigir su primer entrenamiento. Con Albert Celades, el actual seleccionador sub-21 como ayudante, a la espera de que lleguen hoy a Rusia sus hombres de confianza: Julián Calero y Juan Carlos Martínez (preparador físico), además del exinternacional Carlos Marchena, que ejercerá de enlace con los jugadores y que viajaron de forma inmediata.

«No, no podía decir que no. No me lo hubiera perdonado a mí mismo. Hay que dar un paso adelante y ser valiente», proclamó Hierro, eludiendo cualquier referencia al pasado, focalizando toda su mirada en la cita contra Portugal, en el estreno mundialista de España. Sin margen de maniobra alguno queda el nuevo seleccionador. «No se puede tocar en dos días lo que se lleva haciendo en los dos últimos años», admitió el exjugador del Madrid, reclamando a «sus chavales» (los jugadores de la selección) que sean «inteligentes y maduros» para intentar esquivar el tsunami que ha colocado a España a las puertas de un Mundial bajo un clima de improvisación. «El feed back que he recibido de los jugadores es fantástico, les he dicho que todo lo ocurrido no debe servir de justificación». Mañana, en Sochi, se verá cuál ha sido el efecto de la bomba de Lopetegui y Florentino.

Destacamos

Galerías de fotos
  • Mann Filter VS Gernika Bizkaia

  • La ofrenda de flores a la Virgen del Pilar por el Mann Filter

  • Corrida de Concurso de Ganaderías