+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TEATRO

La realidad contemporánea vista desde "El Criticón" de Baltasar Gracián

La obra se representará en el Teatro Principal de Zaragoza, en cinco funciones, una de ellas para niños, del 1 al 4 de febrero, con una duración aproximada de 90 minutos.

 

La realidad contemporánea vista desde 'El Criticón' de Baltasar Gracián - FABIÁN SIMÓN

EFE
31/01/2018

El Teatro del Temple afronta el estreno absoluto de "El Criticón" del aragonés Baltasar Gracián desde la alegoría de una obra que fue escrita en el siglo XVII y así poder encontrar los puntos en común con la realidad contemporánea el siglo XXI.

El actor José Luis Esteban, que encarna en la obra a Critilo, ha sido el encargado de escribir el guión basado en la obra homónima del jesuita aragonés.

"Lo he escrito manteniendo un diálogo con Baltasar para averiguar qué tal se lleva esta obra del siglo XVII con el siglo XXI y los puntos de apoyo que se pueden encontrar con la realidad contemporánea", ha manifestado Esteban en la presentación de la obra, que se representará en el Teatro Principal de Zaragoza, en cinco funciones, una de ellas para niños, del 1 al 4 de febrero, con una duración aproximada de 90 minutos.

El objetivo que se ha marcado Esteban ha sido buscar en forma de alegoría las claves teatrales de la "peripecia dramática" basada en la obra de Baltasar Gracián, un autor del que se ha oído mucho pero se ha leído poco.

Además, ha insistido en que han tratado de ofrecer en la representación "un ritmo muy cercano a la realidad tumultuosa de hoy en día", en la que además del planteamiento que sería una primera capa hay "una metáfora escénica que cada espectador puede disfrutar desde su punto de vista".

Por su parte, el director Carlos Martín ha apuntado que han creado un espectáculo "muy dinámico, con extrañas coreografías musicales", en lo que ha sido un proceso que han realizado desde el Teatro del Temple de "investigación de fusión del texto con lo físico, y por eso cuenta con música en directo".

Tras varios trabajos en verso, como "La vida es sueño" de Calderón de la Barca, que estrenaron hace un año y con la que todavía siguen de gira, Martín ha subrayado que "la vuelta a la prosa se afronta de una forma especial".

Alfonso Plou, creador de la dramaturgia junto a Esteban y Martín, ha recordado que la obra de Gracián, "que le costó toda una vida escribirlo y su salud", supone un reto "muy complejo" en el que han tenido que trabajar los tres volúmenes que es la obra completa de "El Criticón".

"Se trataba -ha dicho Plou- de partiendo del texto proponer algo nuevo", porque "el pensamiento y la denuncia que hace Gracián sigue muy viva. La crítica de la Europa del XVII es paralela a la contemporánea".

Plou ha recordado que en esta adaptación han tomado al Ángel Exterminador de Luis Buñuel y los Caprichos y los Disparates de Francisco de Goya como "referencia", ya que los conocen bien porque los han llevado al escenario. "Baltasar Gracián tiene más que ver de lo que pueda parecer con Luis Buñuel", ha comentado.

Por su parte, la productora María López ha recordado que para poder llevar adelante la obra ha sido necesario "un esfuerzo de producción importante", ya que la obra cuenta con ocho actores y dos técnicos, además de se una "apuesta compleja, porque no se había hecho nada de Gracián".

El compositor musical y también actor en el papel de Quirón, Gonzalo Alonso, ha remarcado que ha sido un trabajo arduo el que se ha visto obligado a realizar porque cuenta con música vocal en directo y también instrumental que apoya la dramaturgia y las transiciones con "sonoridad tanto contemporánea como barroca", y que además es "original" y que se ha grabado en estudios locales.

Los actores del reparto también han destacado que se trata de un espectáculo "audaz, que se la juega y no va a las cosas que esperas que te pueda dar" e incluso han subrayado que cuenta con "un punto friki", pero que para ellos supone "un reto y un privilegio trabajar en estas condiciones".

La obra está ambientada en la fiesta del embajador Salastano, en la que aparecen por sorpresa dos extraños viajeros, Andrenio y Critilo.