+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MUJER Y DEPORTE

Las mamis al poder

En menos de tres años desde su fundación, el Pilaricas ha unido a 36 mujeres en la pasión por el hockey hierba que tienen sus hijos y que ahora les hace entrenarse, competir y disfrutar de este deporte

 

El equipo del Pilaricas Vach Club Hockey, en el campo de entrenamiento. - SERVICIO ESPECIAL

S. VALERO
04/04/2020

Disfrutar del hockey como lo hacen sus hijos y fomentar un deporte que a ellas les ha dado ya mucho en muy poco tiempo. Esos son los objetivos del Pilaricas Vach Club de Hockey, un equipo que nació en junio del 2017 y en el que hasta 36 mujeres, la gran mayoría de ellas madres de jugadores que practican este deporte, han encontrado una pasión, no solo por competir, sino también, como dice Domi Pobo (Zaragoza, 5-8-72), su presidenta, un punto de encuentro, donde «el buen ambiente, las ganas y el compromiso son maravillosos. Queremos que crezca el hockey en Aragón, que esta pasión que tenemos siga aumentando».

De momento, lo está haciendo de una manera casi imparable, como lo demuestra el premio Zaragoza y Deporte 2019 concedido por el ayuntamiento de la ciudad y cuya gala fue cancelada por la pandemia del coronavirus. «Jugar a un deporte de equipo femenino en edad adulta no es sencillo, no es el pádel, que necesitas a poca gente, o la natación, que puedes hacerlo sola. Y nosotras hemos crecido mucho en poco más de dos años, porque la gente ha demostrado un compromiso increíble. Por eso creo que el ayuntamiento pensó en nosotras para el premio», sentencia la presidenta del club.

Ese crecimiento tuvo un comienzo anterior al 2017, cuando, hace cinco años, los Veteranos Club de Hockey invitaron a las mujeres de otro club catalán a jugar el Torneo San Jorge. «No habían jugado nunca, pero ahí ya el gusanillo entró». Hubo que esperar un poco más. «Llevaba a mis dos hijos a entrenar al Parque Deportivo Ebro y empezamos a hablar varias madres de jugar. El primer año estuvimos federadas con los veteranos, pero cuando ya alcanzamos la decena de jugadoras nos planteamos hacer algo por nuestra cuenta, ir a torneos de mamis y competir», explica Domi, siempre hablando en primera persona del plural, dejando claro que el esfuerzo del Pilaricas es colectivo, una labor conjunta y desinteresada. «Nos autofinanciamos, todo es gracias a nuestra voluntad y disposición a colaborar».

El hockey hierba sirvió para que todas mostraran su pasión por el deporte, que en el caso de Domi venía del baloncesto, que había practicado durante toda su vida. «El club lo formamos en junio del 2017, ya con 16 integrantes. Ahí ya la cosa iba más en serio pero si quieres salir fuera y competir necesitas más gente, tirar de redes sociales y del boca a boca. Se fueron uniendo jugadoras que no tenían nada que ver con el hockey pero que entraban y les encantaba». En ese proceso de formalización de la actividad llegaron los entrenamientos semanales, los viernes a partir de las 19.00 horas mientras sus hijos también lo hacen. Y, tras entrenar con el Salduie 78, llega el Tercer tiempo, «donde nos tomamos algo, compartimos ideas y nos desahogamos».

El estado de alarma ha suspendido esos entrenamientos y también la competición para estas 36 mujeres, 33 de ellas federadas, que componen el Pilaricas. «Es el segundo año que jugamos en Liga. Nos desplazamos ahora en furgoneta y antes en coches particulares. Los viajes son siempre a Valencia, porque jugamos contra cuatro equipos de allí, Giner de los Ríos, Valencia. Xaloc y Carpesa. El año pasado fuimos cuartas de cuatro y en este vamos terceras ahora mismo».El premio del ayuntamiento «lo estamos todavía digiriendo. Nos encanta, pero sería perfecto si tuviésemos ayudas para competir en condiciones».

Domi y todo el club están orgullosas del Encuentro de Mamis que se hizo en octubre, con más de un centenar de participantes de toda España y, sobre todo, de la formación del equipo de hockey sala para que las chicas jóvenes pudieran jugar. «También se llama Pilaricas y están en categoría sénior en Primera Nacional. Han tenido que competir sin entrenarse en una pista con las medidas reglamentarias», revela Domi, que menciona la labor fundamental de Dionisio María. «Ha dedicado su vida al hockey y nos entrena sin cobrar y solo por amor a este deporte». Junto a Dioni, están Antonio Oteo y Miguel Revilla, para que este crecimiento no se frena. «El próximo objetivo es el Campeonato de España de Mamis», avanza Domi. Sí, ellas tienen el poder.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla