+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER

Un nuevo simulador predice los efectos de la radioterapia

El Gregorio Marañón incorpora un sistema único en el mundo

 

EL PERIÓDICO
12/01/2012

El Hospital Gregorio Marañón de Madrid cuenta con un simulador de cirugía virtual de cáncer desarrollado íntegramente en España, que permite planificar y predecir los efectos de la radioterapia intraoperatoria, y que ha generado la primera patente internacional en este área. El sistema de navegación virtual, con el que ya se han evaluado a 70 pacientes con tumores graves, ha sido diseñado en el Gregorio Marañón y desarrollado en colaboración con los hospitales Ramón y Cajal (Madrid), el Provincial de Castellón y la Clínica La Luz de San Jaime.

Además, han participado cuatro universidades --la Complutense de Madrid, la de Granada y las politécnicas de Madrid y de Valencia-- y dos empresas tecnológicas, GMV (Madrid) y Técnicas Radiofísicas (Zaragoza).

El "sistema dosimétrico", que presentó ayer el consejero madrileño de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, simula mediante imágenes 3D el comportamiento de los órganos en una cirugía oncológica, anticipa cómo se van a manipular y exponer los tejidos del paciente antes de que este reciba la radiación, y es capaz de calcular la cantidad de radiación adecuada en cada caso.

Según señaló el consejero, se trata de un método "más seguro y fiable" y permite un tratamiento "más personalizado", ya que aumenta la precisión y eficiencia de la radiación para cada paciente, lo que posibilita, en muchos casos, erradicar el tumor en una sola intervención, en vez de someter al paciente a múltiples sesiones de radioterapia.

A través del simulador, los médicos planifican, por ejemplo, dónde se van a introducir las placas protectoras para que un determinado órgano y los tejidos sanos no sean irradiados, y el punto exacto donde hay que dirigir el haz de radiación.

Con ello, se reduce la duración de la intervención y el postoperatorio, lo que beneficia la recuperación y calidad de vida de los pacientes, señaló Lasquetty. Por ejemplo, en el cáncer de mama precoz el tratamiento radioterápico, en vez de durar de 6 a 8 semanas, se reduce a solo 24 horas con una intervención quirúrgica y la radioterapia intraoperatoria planificada.

Este avance tecnológico ha generado la primera patente de un simulador de este tipo en el mundo, cuyos beneficios revertirán en la investigación del hospital, donde se han realizado más de mil tratamientos de radioterapia intraoperatoria en 15 años.